Ir al contenido principal

La Cuarta Entrega de Fernanda Familiar.

Se acabó la semana y no pude publicar el post que tenía reservado para este fin de semana... La verdad siento que fue una semana medio extraña en el blog ¿no les da a ustedes esa impresión?... Quizá alucino y solamente yo percibo eso porque estos días recientes han sido de muchos cambios para mi y de estar inmersa en una serie de cosas que no me permiten a veces escribir tanto como yo quisiera... Pero bueno, el caso es que no quería dejar pasar el Viernes "en blanco" y pues aunque no tenía planeado nada, el día de hoy leyendo el portal de Fernanda Familiar para contestar una trivia, me encontré con un artículo de ella que me encantó.

Sigo escuchando su programa de radio (cada vez que puedo), para mi sigue siendo vital hacerlo porque, aparte de que me hace mucho reír, ella siempre hace y dice cosas que me llenan tanto por dentro; y cuando por cuestión de tiempo y de trabajo no puedo sintonizar la radio para escuchar su programa, por lo menos trato de estar pendiente de las cosas que hace a través de las cosas que publica en las redes sociales y de su portal en internet (que la verdad está muy padre), lleva ya 2 años on line y todos los colaboradores son muy buenos, realmente logró conformar un equipo muy valioso.

Algo muy bueno es que en esta etapa reciente han agregado cosas nuevas al portal y que son muy interesantes y entre ellas una columna que escribe la propia Fernanda que se llama "Entrega", ahí ella publica cosas en torno a las cuales ella reflexiona y la verdad es padrísimo, porque aunque casi siempre hacía la entrevista principal para el portal y también para su revista, ahora que leo las cosas que publica en este espacio, me doy cuenta de que como que hacía falta algo más por parte de ella.

El caso es que para no hacerles el cuento tan largo, el día de hoy me encontré con este escrito suyo y me encantó, y por eso me tomé el atrevimiento de traerlo para compartirlo con ustedes en el blog.

Como siempre, muchas gracias a Fernanda por aportarnos tanto a través de cada uno de los espacios que tiene en los medios de comunicación y pues no me resta más que despedirme y aparte de mis mejores deseos para que pasen un muy buen fin de semana, espero que esta "Entrega" de Fernanda Familiar resulte de su agrado.

¡Nos leemos pronto!
*************
Cuarta Entrega
Por: Fernanda Familiar.
Mi querida amiga Gaby Vargas, me envió, hace tiempo, extractos de un libro para sanar mi corazón lastimado. De esos, jugué a ser una “cuentacuentos” y escribí esta historia, que en esta “entrega”, comparto contigo. 

Había una vez un hombre muy inteligente, bello por dentro y por fuera, muy generoso, que vivía en paz, que disfrutaba de manera muy sencilla pero profunda, la vida. Un buen día le avisaron que había perdido todo, su casa, su esposa, su familia… Como si de un momento a otro y sin saber que había pasado, nada era igual, se sentía sin rumbo. No encontraba en él algo que lo motivara a salir adelante, a ver lo hermoso de la vida misma. No tenía ganas de comer, no dormía, no sonreía, no sentía nada. Ese hueco tan grande en el corazón, no lo comprendía, no se explicaba a sí mismo “algo” de lo que pasaba a su alrededor. No lograba nombrar, no lograba sentir, no identificaba el inicio y el final… Como si hubiera entrado en un túnel, sin querer, sintiendo sin sentir.

Ese hombre se adentró en un bosque, no encontraba el sentido, no deseaba… La bolsa de los “no” en su vida ganaban fuerza y él quería encontrar el rumbo, sin tener rumbo en sí…. Y caminando bajo la sombra de los árboles, se encontró un pergamino abandonado, se sentó en una piedra y empezó a abrir aquello que no sabía a quién pertenecía o porqué estaba ahí…

Parecía muy viejo y apenas pudo desdoblarlo. Descubrió algo escrito con letras muy borrosas, empezó a leer: “Entrevista con las emociones” ¿Qué es esto?, se preguntó. A continuación, encontró una lista en un idioma extraño que decía:

Fear… Wants you to know you are being way too independent and not trusting enough in life, God, or others help you.

Anger… It is trying to tell you that you keep giving your power away inappropriately in certain situations.

Stress… It is an invitation to change something. You are being asked to make better, smarter choices.

Resentment… Wants you to see that you are in sacrifice, playing the role of martyr, and leaving yourself out of your life.

Guilt… It is a sing that you are out of integrity with yourself and that it’s time to be as God created you.

Exhaustion… It is a message that there is a better way. It wants you to listen to your wisdom.

Envy… Is a siren that says “For God’s sake, when are you going to see how beautiful you are?”

Depression… It is a call for love. It wants you to know that you need to love yourself and accept more love from others.

Wounds… Are invitations to practice forgiveness so that you can set yourself free again.

Grief… Wants to give yourself the gift of your own attention and to make sure you don’t lose sight of what is really true.

Pain… It is a remainder to be truly yourself, to remember who you are, and to stick to your true purpose.

Anxiety… It is a call for help. It is asking you to be open to more help from everyone and everywhere.

Aquel hombre no comprendía porque podía leer y entender ese idioma que nunca había visto, ni escuchado. Se dio cuenta de que su corazón estaba lastimado pero también abierto a sentir lo que aquel pergamino decía. Se dio cuenta de que todas estas emociones podían albergarse en su cuerpo, unas más que otras, unas nunca las había sentido, otras describían parte de su sentir… Estaba en silencio, algo lo hizo entender que su cuerpo, su mente, su alma era un santuario para cada una de ellas y que al darles la bienvenida y aceptarlas como eran, sin intentar cambiarlas o resistirlas o guardarlas y negarlas. Algunas de esas emociones estaban visitándolo para ayudarlo a elegir el amor, para elegir la alegría, para elegir la paz, poco a poco, despacito.

El hombre generoso guardó el pergamino y caminó y caminó hasta que encontró un lugar en el que decidió construir una nueva historia. En el pergamino había una parte que no entendía muy bien por el idioma, pero sabía, una vez más, que su corazón estaba lleno de esperanza y de voluntad…

El pergamino decía al final:

"Sometimes the best gift in life comes badly wrapped. The gift of facing, is the chance to be happier".
Texto y foto propiedad de: Fernanda Comunicaciones.
www.fernanda-familiar.com

Comentarios

Martuchis dijo…
No quise poner la traducción en el post porque sentí que por la misma naturaleza del escrito, si ponía ahí mismo el texto en español iba a echar a perder el texto de Fernanda, pero bueno aquí va por si le entienden dos, tres al "english" como yo...
Fernanda, como profesionista sigues siendo mi ejemplo más grande a seguir.

- Miedo... Quiere que tu sepas que estás siendo demasiado independiente y no confías suficiente en la vida, en Dios o en otros que pudieran ayudarte.

- Enojo... Intenta decirte que le estás dando tu poder en forma inapropiada a ciertas situaciones.

-Estrés... Es una invitación a cambiar algo... Podrías preguntarte como hacer para tomar decisiones inteligentes.

-Resentimiento... Quiere que tú veas que si estás en un sacrificio, o jugando el papel de mártir, tu mismo puedes sacar eso de tu vida.

-Culpa...Es como si te cantaras que la integridad está fuera de ti mismo y es tiempo de ser como Dios te creó.

-Cansancio...Es un mensaje de que existe una mejor manera. Si quieres escuchar tu sabiduría.

-Envidia... Es una sirena que dice: ¡Por Dios! ¿Cuándo vas a ver lo hermosa que eres?

-Depresión... Es una llamada de amor. Si quieres saber cuando necesitas amarte a ti mismo y aceptar más amor de los demás.

-Heridas... Son invitaciones a practicar el perdón para que puedas liberarte otra vez.

-Aflicción... Quiero darte el regalo de tu propia atención, para estar seguro de que no pierdas de vista lo que es realmente verdadero.

-Dolor... Es el recordatorio para ser tú mismo, y que cumplas tu verdadero propósito.

-Ansiedad... Es una llamada de auxilio. Te pregunta si puedes ser más abierto a recibir ayuda de quien sea y donde sea.

Lo que dice el pergamino al final:

"A veces el mejor regalo de la vida viene mal envuelto. El regalo de la honestidad es la mejor oportunidad para ser feliz".

Gracias a Fernanda Familiar por compartir esto.
ѕocιaѕ dijo…
Sin duda que sin sentimientos andamos vivos solo de cuerpo y todo lo demás está vacío, aunque haya heridas y dolor en algún momento o en grandes recuerdos algo habrá de dejar como enseñanza, vendrá mal envuelto y al descubrir por lo que se sufre nos dejará encontrar una felicidad que sabremos disfrutar porque nos tocó luchar para obtenerla.

Escucho su programa de radio algunas ocasiones "¿qué tal Fernanda?" pero sin duda habré de darme una vuelta por su página porque hace falta encontrar reflexiones tan buenas como las que ella es capaz de transmitir.

Saludos y que tengas un buen finde, creo que por estas fechas todo se siente "flojito" por blogger jeje