Ir al contenido principal

Viaje a La Luna.

Un día normal que se podía haber perdido como tantos otros, llegó hasta mi una propuesta desde un país lejano en forma indirecta.

Después de tanto tiempo era la invitación más original y llena de magia que alguien me había hecho, y consistía en prepararlo todo para viajar el fin de semana directo a la luna.

Rosana fue la encargada de organizar ese viaje. Desde su corazón selló los boletos que se repartieron por todos los rincones del mundo... Sin importar las distancias ni el punto del hemisferio donde la imaginación se encontrara, cada quien dispuso todas sus cosas para estar puntuales en el punto de partida y así comenzar una mágica travesía.

Cada quien con sus maletas y mochilas listas, en el fondo del alma existía ya la convicción de viajar ligero... Eso sí, había que llevar tres canciones dentro del equipaje, y ese era el único requisito para ser parte de la aventura.

A la hora y en el meridiano imaginario se congregaron personas desde todos los puntos, y sin perder tiempo, cientos de sonidos hermosos se empezaron a escuchar... Eran los acordes de la primer canción que cada quien llevaba en su equipaje y serviría para subir.

Así como cada uno eligió su canción, ideó también el artefacto perfecto para elevarse y despegar del suelo... Yo elegí una silla cómoda y sencilla, que en los bordes para reposar los brazos estaba atada a cientos de globos multicolores.

Así, mientras me elevaba a través de los sonidos de los metales y las cuerdas que daban forma a una melodía; en mi viaje en dirección hacia ese mismo punto, me tocó ver el cielo repleto de estrellas y de otras muchas personas ascendiendo sobre unicornios, dragones, cometas de papel gigante y brillante... Incluso vi hasta una escalera larga fabricada con la estela de una estrella fugaz.

La segunda canción era para usarse ya estando en la superficie de aquel astro celeste. Desde ese lugar y con esos sonidos, había que pedir un deseo para el planeta, y era genial imaginar a tanta gente mirando en dirección hacia este lugar que durante tanto tiempo ha sido nuestra casa; bajo una lluvia de buenos deseos que viajaron con la velocidad del pensamiento para cubrir con la calidez que tanto necesita, esa nuestra esfera azul...

Durante la estancia en la luna hubo de todo... Buenos deseos, algunas lágrimas, demasiada risa por parte de otros que se imaginaron un reno en pleno aterrizaje forzoso, pero la intención era viajar a la velocidad de un sueño para poder volar.

Había que regresar, y la última canción que quedaba dentro de la maleta de cada viajero era para eso; y así de la misma forma que con la imaginación se pudo llegar hasta un punto tan distante, estoy segura que al finalizar esta aventura cada persona regresó con algo más adentro de la maleta y el alma...

Así terminó este viaje y yo quise escribir sobre esto para no olvidarlo; porque son propuestas como esta, las que hacen que un día ordinario se vuelva especial...

No sé si habrá más viajes; o nuevas aventuras, pero por lo pronto, gracias a Rosana por esa invitación para soñar con los ojos y el corazón abiertos; por ese puñado de canciones hermosas y positivas encapsuladas adentro de un disco. También por la maravillosa posibilidad de atrapar a través de las letras una página distinta como las que en esta etapa reciente de mi vida son las únicas y las más valiosas con las que me quiero quedar.

Como ya tantas veces ha sido, entre las páginas de mi diario se queda pegado un trozo del boleto que me dio acceso a este viaje fascinante y la pregunta en el aire para averiguar ¿cuáles serían las tres canciones que tu mismo llevarías?... Las cosas de la maleta ya están guardadas, pero en el bosillo de uno de los jeans había todavía un trocito de esperanza guardada, envuelta con muchos buenos deseos y una de las tres canciones que yo elegí para esta travesía y que dejo hoy aquí como símbolo de buen augurio; pues me parece que sus sonidos y sus letras, son el pretexto perfecto para en un inicio de semana, volver a comenzar otra vez.

"Buenos Días Mundo" | Rosana | Álbum: "Buenos Días Mundo"  (2011) | Track No. 1 
"Buenos Días Mundo"
L y M: Rosana Arbelo.

Vuelve a amanecer, ¡Buenos días mundo!
un millón de sueños por segundo, uho, oh, oh,
salen a ganar todas las batallas,
¿quién obliga al corazón a firmar la rendición?

Si está dentro de ti con ganas de volar,
¿Quién va amarrar el viento cuando quieras despegar?
si está dentro de ti, forrado con tu piel.

¿Quién va decirte no es posible? ¿Quién te va a romper lo que sueñas tú?

Desperézate, endereza el rumbo,
abre el corazón despierta al mundo.
Sal a alzar la voz y a librar batallas.

¿Quién le pone a la verdad fecha de caducidad?

Si está dentro de ti, con ganas de volar,
¿Quién va amarrar el viento cuando quieras despegar?
Si está dentro de ti, forrado con tu piel.
¿Quién va decirte no es posible?
¿Quién te va romper lo que sueñas tú?

¿Quién va amarrar el viento? ¿Quién te va romper por dentro?
¿Quién? si el mundo está despierto ¿Quién te pone contra la pared?
¿Quién en nombre del amor pone en jaque al corazón?

Si está dentro de ti, con ganas de volar,
¿Quién va amarrar el viento cuando quieras despegar?

Comentarios

Vane dijo…
La verdad que fue hermoso el viaje, es la misma magia de volar sin despegarte del suelo y eso es maravilloso. Rosana fue la que inventó el viaje, pero si no existieran en el mundo locos lindos como nosotros hubiera sido imposible ir a la luna, eso es lo lindo de esto, encontrar en el mundo gente soñadora que cree en algo mejor para todos.

Gracias por el post y por haber sido parte del viaje, preparate vienen otros!!!!
Anónimo dijo…
No te digo, tenes que volverte Rosanera

Vane