Ir al contenido principal

Radiografía de un corazón...


... Y sabía que no era perfecta... Sabía que no era una persona mala, y que llevaba muchas cosas valiosas por dentro, pero en el lado oscuro de su corazón: LOS CELOS, EL MIEDO, y LA INCERTIDUMBRE a veces le carcomían el alma...

Había días en que lograba escapar de eso... Pero no era tan fuerte y esos demonios salían de su propio reflejo en el espejo para además de atormentarla, envolverla en un manto negro sin que pudiera escapar.

Hubo una noche, y muchas otras en las que en silencio y desde su propia oscuridad interior, su último pensamiento fue como un eco, buscándolo a ÉL en la superficie, allá donde se encuentra la LUZ:

"Tú sabes mejor que nadie lo que soy y lo que siento... A veces yo no puedo sola con todo eso... A veces yo no sé como hacer para que ya no me DUELA querer TANTO".

Luego cerró los ojos y con la voz de pensamiento yo quise abrazar su reflejo, y sólo pude hacerlo con sus letras (la verdad... Ya no tenía otra manera para hacerlo). Allá afuera tampoco ya no había nadie y entonces lo único que pude hacer fue desear lo mismo con todas mis ganas: "Señor, que logre entender un día el plan que tú ya tienes para su vida diseñado, que encuentre en el camino las señales para lograr ver las cosas, de la misma manera que las visualizas TÚ".


Hasta Mañana...

Comentarios

Elbert Valentin dijo…
Es triste ver que alguien sufre por algo y saber que no puedes ayudar directamente a esa persona.

Mira que, a pesar de que siempre digo que soy antisocial y que no me gusta relacionarme con las personas, la verdad es que cuando alguien cercano a mí sufre, yo también resiento esa tristeza.

Tal vez por eso me sentí un poco identificado con este texto jeje n__n

Saludos, Martuchis

Peace&Love :)
Vane dijo…
Yo creo que a pesar del dolor, y de que a uno le pasen cosas que parecen imposibles de superar, de alguna manera u otra yo pienso que si se puede, quiero creer que si, sino no se que voy a hacer yo tampoco.