Ir al contenido principal

Recados del cielo...


Esta mañana muy temprano estaba en el trabajo. La tienda donde me tocó estar en este día estaba prácticamente desierta y yo estaba con el corazón apachurrado pensando en esas decisiones que sabes que tienes que tomar por tu propio bien, pero que por dentro el corazón no te deja realizar.

Ya no tenía nada que hacer (porque ya no había trabajo ni tampoco gente a esa hora de la mañana), así que me quedé pensando... Hablando un poco con Dios preguntando: ¿qué debo hacer?

No sé si estaba tan distraida, que de repente vi que de uno de los pasillos salieron una señora y un muchacho, venían caminado y conversaban como si nada, pero lo que me llamó la atención es que el chavo (que tendría como unos 20 años o menos), llevaba puesta una sudadera de esas tipo chamarrita que tenía escrita la leyenda: "Porque para Dios no hay imposibles"....

Me quedé asombrada y me dieron todavía más ganas de llorar, porque Dios sabe perfecto que desde hace mucho tiempo estoy atorada y siento que soy un caso perdido (mucho más después de toda una serie de circunstancias que han pasado en las últimas semanas).

Desde siempre creí en las señales, y también sé que muchas veces ÉL te da en respuesta algo que ni siquiera tú sabías que ibas a necesitar tanto, pero es la primera vez que me responde y no sé que intepretación darle a un "recado del cielo", y supongo que no está en este momento en mi capacidad entenderlo, y a su debido tiempo lo sabré...

Sea como sea, gracias por responderme y porque a pesar de que yo me sienta sola, sé que siempre está ahí.

Comentarios

Vane dijo…
Siempre él está, y nunca vas a estar sola.
Anónimo dijo…
Me encanta tu blogger,es como si dieras forma a muchos sentimientos que guardo mas en estos momentos de mi vida;me agrada pensar y darme cuenta que hay mucha gente como yo y como tu;que se la pasa autoanalizando a la vida y a uno mismo,soy tu admiradora sigue escribiendo tienes un talento muy especial y me reflej en tu espejo como tu dices;ojala un dia escribas un libro.