Ir al contenido principal

Algo sobre El Duende Cazador de Sueños...


Ilustración: Alejandra Ochoa.

Este día me pasó algo muy padre que quiero compartirles: Después de tanto tiempo y cuando menos lo esperaba, volví a ver al Duende Cazador de Sueños.

Para quienes han permanecido a través del tiempo acompañándome en el blog, saben de lo que hablo y ese nombre les resulta conocido, para quienes no, sólo les diré que "El Duende Cazador de Sueños" es un personaje muy especial que acompañó a Martuchis cuando era muy pequeña y quien cuando ella creció, como ya no tuvo con quien jugar, se quedó para siempre en un parque, y desde ahí comenzó a recolectar en un frasco de cristal los sueños de todas las personas que pasaban por ahí.

Este pequeño ser, a veces puede ser muy huraño... A él le afectó mucho que Martuchis creciera, pero de cuando en cuando deja ver al maravilloso ser que era cuando los tiempos eran buenos y él tenía con quien jugar.

En esta semana en particular, siguiendo los pasos de Martuchis, los vi a ambos platicando sentados sobre la rama de ese famoso parque donde El Duende Cazador de Sueños vive desde entonces. Ellos no se dieron cuenta que yo estaba ahí y presencié con cierta nostalgia ese encuentro entre ambos.

Cuando se fueron, el pequeño duende no se dio cuenta, pero mientras le mostraba algunos de los sueños que ha ido recolectando adentro de su frasco, se cayó un trozo de papel.

Yo lo tomé, y cuando lo desdoblé, además de quedar impresionada porque en algo tan chiquito cabía una historia muy larga, esta estaba escrita con letras muy brillantes... Empecé a leer y descubrí que era un cuento... ¡Wow!, la verdad yo no sabía que El Duende Cazador de Sueños recolectara historias de otros mundos imaginarios por los que él ha viajado y en los que también ha estado.

Este cuento él se lo contó a Martuchis, y habla sobre un Dragón Triste... Pero hoy ya es muy tarde, mis ojos se cierran por el sueño, pero ya mañana vendré para pedirle a la niña que fui, que venga para que ella se los cuente mejor ¿va?

Gracias por seguir siendo niños y sobre todo por estar aquí.

¡Buen inicio de semana, que descansen!

Comentarios

Nefer Munguia dijo…
Me acordé del monstruo come pesadillas, lo vi en un museo y los niños dejaban notitas con lo que les daba miedo xD

estaba genial

Saludos