Ir al contenido principal

Primera Lección: Aprender a arriesgarse...


... Y la primera lección que le dio fue: aprender a arriesgarse...
Se suponía que debía ser "al revés"... Era ella quien tendría que mostrarle el camino... Pero la vida es impredecible y las señales no fueron para nada como tantas veces en sus sueños "rosas" las había imaginado...

Lo pensó un instante y suspiró... Después de eso tan sólo tomó su mano (y también todo lo que le ofrecía); pues aunque el futuro no era para nada claro, en el fondo nunca lo sería, y con tan sólo echar un vistazo a su alma, se dio cuenta de que en quien menos se imaginó podría encontrar todo lo que por tanto tiempo buscó en los lugares equivocados...

Comentarios