Ir al contenido principal

Recordarte a través de la radio...


...Ocho años ya... Es increíble como pasa el tiempo... Todavía recuerdo donde y con quien estaba en el instante en que recibí la noticia de que te habías ido, y ni siquiera en ese momento pensé en que tantos años después te seguiría escribiendo tal como lo hacía en ese entonces.

Un montón de cosas han pasado en estos años, y a pesar de que físicamente ya no existes, a lo largo de todo este tiempo me queda muy claro que de alguna forma te haces presente siempre. 

Yo no tengo esa conexión tan especial contigo que poseen algunos otros fans, soy una mujer muy simple que te admira, y al igual que miles de personas en todos los rincones de América y Europa, te sigue escuchando; pero más allá de verte como artista, con el paso del tiempo te convertiste en alguien que pasó a formar parte de mi vida diaria, y en una de las pocas personas que cuando la vi a los ojos, pude darme cuenta de que eras un ángel terrenal.

Siempre que te escribo te digo que sin conocerme del todo, durante el breve lapso que estuviste aquí y todavía más cuando ya te habías ido, me diste un montón de cosas... Pusiste en mi camino a un montón de amigos extraordinarios, a través de ti llegó a mi la persona que vino a enseñarme la infinita capacidad que yo tengo para amar a alguien; mientras que fue también con tu propio ejemplo que yo aprendí la importancia de valorar el momento presente, cada uno de los días en que disfrutar de la armonía de mi cuerpo y alma es una bendición muy grande disfrazada de regalo... Un regalo que se materializa a diario en latidos, suspiros y colores de quien aprendió por ti a ver el mundo con ojos diferentes.

Los años se siguen sumando uno tras otro, pero tú sigues tan presente, incluso un poco más de cuando aquí estabas. Supongo que no soy la única, pero a mi me sigues regalando cosas, pues has traído hasta este punto de mi vida a alguien más -que al igual que tú- será alguien tan difícil de olvidar.

En este instante de la madrugada, donde quiera que estés, te imagino sonriendo al descubrir todo cuanto hemos hecho todos hasta ahora para evitar que tu recuerdo se evapore... También seguramente te daría mucha risa todos los líos que se arman a veces a tu alrededor y los momentos de risa loca como los que vivimos hoy en que nos reunimos para recordarte.

Ocho años después y sin estar tú aquí, sé que siempre voy a tener algo porque agradecerte. En este punto de mi vida en que por fin he descubierto lo que soy y la misión que tengo aquí, sabes que a pesar de que las horas del día no me sobran, es para mi un placer trabajar en un proyecto editorial donde la principal inspiración eres tú.

Siempre lo digo, y cada vez que se llega el día en que se cumple un año más de tu partida, para mi es una celebración de vida... Celebro por haber tenido el privilegio de vivir en esta época, (y aunque tu estancia en este mundo fue muy breve); me siento una mujer muy afortunada por haber tenido el privilegio de haber conocido tu música.

Pasará el tiempo y sé que a ti siempre tendré algo que decirte, serás inspiración constante para muchas de Las Páginas Sueltas que aún no he escrito, pero mientras eso sucede, desde aquí te mando un abrazo hasta el cielo y te agradezco por todo lo que estando sin estar, todavía me das.

El día de hoy, mi regalo para ti fue un programa de radio... Espero que la gente que lo escuche lo disfrute tanto como sé que desde donde estés lo disfrutarás también tú.


Comentarios

Boni dijo…
Genial el programa para Soraya, no cabe duda de que las cosas cuando se hacen con amor, quedan perfectas, "Felicidades" a todo el equipo que hay detras de estos programas, todos los fans de Soraya les agradecemos la dedicacion y el trabajo que hacen.
Saluditos. : )
Boni dijo…
Martuchis, gracias por la dedicatoria amiga, espero poder participar con ustedes en el proximo programa...
Un abrazo a la distancia.