Ir al contenido principal

Pensando en Soraya...

Y es que la muerte acaba con la vida de una persona, pero no con lo que sentimos por ella. Los invito a recordar la vida de nuestros seres queridos y no las circunstancias de su muerte, que al fin y al cabo sólo son escenarios para lo irreversible que es su no presencia en nuestras vidas.

Que nada, que ningún pensamiento doloroso, ocupe nunca el lugar que debe estar habitado por el amor.

-Gaby Pérez Islas | "Cómo Vivir Sin Miedo" | Ed. Diana-

Comentarios

Nefer Munguia dijo…
Esa última frase me gustó

y efectivamente no hay que pensar en como se fueron o porque, sino recordarlos bonito como cuando estaban entre nosotros

Saludos!!