domingo, enero 25, 2015

Desapego.


Honro tu lugar en el mundo.Te dejo libre, te suelto.
Entiendo que no hay nada de que perdonarte. Yo fui la que construyó esperanzas.
Me libero al quitarte toda responsabilidad conmigo.
No está en ti hacerte cargo de mi. Comprendo en mi alma que nadie me está quitando nada. Que no hay nada que NADIE pueda quitarme si por orden divino está hecho.
Te dejo ser como eres y te quito toda expectativa. No espero nada de ti.
Te acepto por entero con todo lo que eres y también lo que NO eres.
Respiro en paz. No me debes nada. Yo te reconozco y te dejo descansar.
La vida sigue y dejo la mirada en el destino, en la fuerza mayor.
Estaba confundida. Te miraba con la mano extendida pidiendo que fueras lo que no eres, insistiendo en tener de ti, lo que no tienes, ocasionándome dolor inútil al esperar que miraras el mismo ángulo de las cosas que yo.
Ahora veo tu destino y también tu carga, y con el mismo amor con que deposité en ti expectativas, ahora las retiro.
Nadie me ha desposeído; pues ese trabajo me toca a mi. Ahora mejoro mi relación conmigo, porque ordeno y hago fluir mi relación contigo.
Admito y afirmo que no eres igual a mi.
Te dejo libre. 
Dios te cubra de infinitas bendiciones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que hermoso :") decearia en estos momentos tener esa capacidad de desapego. Saludos desde AR años sin leerte,pero que grato es regresar y siempre encontrar algo inspirador :) Gracias !!