viernes, febrero 13, 2015

Sobre La Pareja de Tus Sueños...


Primero debemos ser como esa persona que buscamos.

Se necesita mirar si Dios está en su corazón y en el nuestro. Lo físico se termina, como el cuerpo, lo económico y los logros. Una persona que no tenga a Dios en su corazón, es como un árbol sin un tronco fuerte; en los vientos tambaleará. 

Igualmente una relación sexual por pasatiempo que no tenga el propósito de un compromiso hasta la vejez, es una relación destinada a causar sufrimiento. Date tiempo para conocerle. 

El amor no es pasión, es una elección de día a día, cuando esa pasión pase, necesitas tener el amor acompañado del compromiso como tu norte. El amor tiene un propósito Divino, pero ambos deben tener claro que vendrán días difíciles cuando quizás ya no quieran estar con esa persona. Si es algo que tiene arreglo, busca ayuda. 

El cansancio, la rutina o una pasión efímera, no son motivos para separar una relación que Dios ha unido en matrimonio, la rutina y el cansancio son estados temporales y pueden tener arreglo si hay respeto y voluntad y si está Dios, pero no podemos controlar o depender del ser que amas, sólo de Dios. A veces se necesita dejar ir. 

Los sentimientos vienen y van, el compromiso es una elección. No se debe tomar una decisión permanente por una emoción temporal. La ficción de las novelas y las películas, son sólo eso, ficción. Orar, tanto para comenzar como para terminar una relación que no es Su Voluntad (porque no es lo mejor, no porque no quiere complacerte); son lecciones importantes en el amor. 

-Sharon M Koening | Autora del libro Los Ciclos del Alma-

No hay comentarios.: