Ir al contenido principal

De Repente...

... Y de repente el amor también me pareció emocionante...

Cuando dejó de habitar sólo en el estomago, y comenzó a esparcirse por todo mi cuerpo, convirtiéndose en viajero, en turista, explorando nuevos mundos, nuevas tierras, para quedarse a vivir, a construir, a habitar...

Comentarios