viernes, septiembre 25, 2015

Sueño en el tiempo...


Hace algunos días atrás soñé que estaba contigo. Nos encontrábamos en un Santuario de Ballenas, pero por ti y por mi, habían pasado muchos años ya.

Tú estabas con los brazos apoyados sobre el borde de una especie de baranda que delimitaba los escasos metros que quedaban de la orilla de la playa hasta donde llegaban estos cetáceos. A nuestro alrededor había mucha gente, porque ese lugar era realmente hermoso.

Yo te veía desde lejos, y de inmediato iba en dirección a ti para alcanzarte. Recuerdo que te abrazaba por la espalda, y fue una sensación hermosa experimentar que a pesar de que el tiempo había transformado por completo nuestra apariencia, seguías inspirando el mismo sentimiento de amor en mi.


Apenas un instante después de haberme reunido contigo, con gran emoción me señalabas a una ballena que de pronto emergió a la superficie, muy cerca de donde estábamos tú y yo.

Lo que recuerdo del sueño, (aparte de tu asombro y emoción): fue que no era una ballena común y corriente. Esta era de un color negro imponente, tenía la cabeza redondeada, pero no era una orca.

Parecía que te sonreía y fue tan sólo una décima de segundo en la que se produjo una atmósfera muy especial.



Tú estabas feliz, y para mi también era increíble poder estar a tu lado y haber recibido semejante regalo por parte de la naturaleza. Luego nos alejábamos de ahí y en tu andar lento pude percibir tu fragilidad.

No recuerdo nada más. Desperté poco antes de la hora en que tenía que levantarme, y aunque siempre le busco interpretación a mis sueños, sé que este no tiene vuelta de hoja y reflejó simplemente mi deseo de estar contigo.

Llevamos poco más de un año, pero el futuro siempre es incierto... Nunca logramos ponernos de acuerdo, y a veces pienso que hay cosas para las que no estamos preparados aún.
          
Hace muchos años dejé de hacer planes, también de creer en los finales "para siempre", y no porque sea negativa o demasiado realista, es simplemente que puede suceder que desees con todas las fuerzas de tu corazón estar al lado de alguien, pero conforme pasa el tiempo la gente cambia, los planes se transforman y llega un punto en el que te das cuenta que muchas veces eso que pides, no es exactamente lo más adecuado o lo que es necesario para ti.

Yo no sé si mi tiempo contigo será largo o breve... En estos meses dejé de lado ese pensamiento para enfocarme a vivir lo que me ha tocado hasta ahora en experiencias y aprendizaje contigo. Espero ser una buena influencia para ti y no lastimarte... El futuro yo lo desconozco, pero creo que en el mundo imaginario a veces se trata de engañar un poco a la incertidumbre que provoca lo no certero ni predecible... Y yo desde hace tiempo he aprendido a poner en manos de Dios todo lo que no depende de mi.

Más allá de si nuestra historia es corta o larga... Gracias por tan hermoso sueño.

No hay comentarios.: