lunes, octubre 05, 2015

Re-Conexión...


Necesitaba tiempo para mi, para mis cosas... Para quedarme en silencio y escuchar (me); ya que desde hace mucho, desconectarme de todo es lo que me ayuda a encontrarme y conectarme con todo lo que yo en realidad soy.

Llevo muchos días queriendo escribir, pero salgo muy temprano por la mañana y regreso muy tarde a casa por cuestiones de trabajo. A veces llego tan agotada físicamente, que la noche sólo alcanza para bañarme, comer, realizar las actividades pendientes en casa y dormir para al siguiente día volver a repetir el mismo ciclo; con la variante de que durante todo el día pienso en silencio en que a pesar de estar tan atareada, no quiero dejar nunca de escribir.

Hoy por fin pude hacerlo... Después de un buen baño y una rica cena, vine y me senté aquí a solas conmigo misma para empezar a escribir.

Es por esa razón que valoro tanto los escasos instantes del día en silencio... De camino al trabajo o durante los traslados de un sitio a otro, pienso en todo lo que es parte de mi vida en este momento... Pienso en mi familia, pienso en quien amo, y pienso incluso en TI, que me lees y ni siquiera te conozco, pero desde el instante mismo que llegas hasta este espacio y descubres lo que mis letras tienen para decirte, es como si ambos habláramos sin decir palabra alguna y nos estuviéramos viendo directo a los ojos.

No ha habido mucho tiempo para contarte historias, tampoco para investigar algo interesante o compartirte alguna "historia en la canción"... Pero aún así trato de escribir siempre de manera que mis palabras te aporten algo, porque sé que esa es mi tarea... Independientemente de si entran 10 personas o sólo una a este sitio; me queda muy claro que el tiempo que me regalas sirve para platicar contigo de todo aquello que nadie te pregunta, o simplemente no se habla en una charla cotidiana y trivial.

Yo no soy alguien especial, ni tampoco pretendo ser ejemplo de nada para nadie. Tampoco es mi intención decirte como hagas o dejes de hacer las cosas; tan sólo quiero mirarte y acompañarte a través de las palabras y decirte que yo también tengo días en que me canso, o en que se me escapa por completo la esperanza; en que me duele la espalda y no tengo ganas de hablar con nadie o me cuesta levantarme de la cama; hasta que en alguna calle de la ciudad lo más simple y cotidiano, me hace suspirar y recuperar otra vez la FE.

¿Te ha pasado?, yo sé que si, y eso es lo que tanto a ti como a mi nos hace saber que estamos vivos, que sentimos y que somos como todas esas personas que a diario salen de casa buscando mejorar su vida o encontrar su camino. 

De eso se trata la vida y también estas Páginas Sueltas y de Colores. Sé que ya te lo he dicho a través de las letras durante años; pero nunca está de más recordártelo y reafirmar así para mi el compromiso o más bien dicho LA PROMESA que yo hice hace más de una década cuando comencé a llenar de escritos este espacio.

Muchas cosas han pasado desde entonces y yo soy igual y también distinta... No sé si a ti te pase, pero yo si necesito recordar al final del día que soy algo más que una empleada, una hermana, una amiga o un número de seguro o de empleado... Porque no todo es trabajar y ganar dinero. Ser el director o gerente de una empresa, tener un puesto importante o dinero suficiente en el bolsillo para comprar todo lo que se puede tener más capacidad de imaginar que de necesitar.

Es tarde, mis ojos están cansados (al igual que mi cuerpo); pero te deseo una dulce noche donde quiera que te encuentres. Mañana será otro día y todas esas cosas que nos agobian pasarán, dejarán de tener tanta relevancia durante la madrugada... Hay que dar gracias simplemente por lo que la vida nos dio hoy, así como por esta posibilidad de haber tenido otro día completo de estadía en este mundo... Pues sin importar como sea nuestra vida en este momento presente, somos afortunados de estar aquí.

Buenas Noches.

No hay comentarios.: