Ir al contenido principal

Contarte en silencio...


Sábado 7 de Noviembre, 2015

Ayer, por cuestiones de trabajo salí sola a las orillas de la ciudad. Viajando en la moto y sin más compañía que la de mis propios pensamientos no fue nada difícil encontrarme conmigo misma, con todo lo que soy ahora, lo que amo, y lo que creo, mis miedos y también mis sueños.

Soy una mujer curiosa, en el sentido de que desde muy pequeña siempre me preguntaba: ¿cuáles serían las cosas que pasan por la cabeza de las personas cuando se encuentran a solas? ¿cuál será su propio diálogo interno?, ¿qué cosas se dirán a si mismos?; y en ese sentido, ni yo misma soy la excepción.

En esa tarde, mientras manejaba, fue de pronto como si hubiese viajado hasta ese punto tan alejado para tener una cita conmigo misma, para hablarme y conversar con la mujer que soy ahora... No podía escribir, pero contemplando el paisaje desértico y en medio de ese silencio podía haber respondido muy bien si alguien me hubiese preguntado cuáles eran todas y cada una de las cosas que iba pensando en ese momento.

No sé... A lo mejor es un poco loco, pero pienso que por eso me gusta tanto estar a solas y buscar espacios donde exista el mayor silencio posible... Siento que es la manera muy personal y particular que tengo para charlar con Dios; y ayer mientras realizaba ese recorrido sobre una carretera en medio de un paraje inhabitado; de alguna manera era como platicarle a ÉL de alguien que te encuentras en el camino y conoces muy bien, pero no has visto en mucho tiempo.

Me quedé la mayor parte del día pensando en eso y lo disfruté mucho... No lo escribí, pues el día fue intenso, lleno de actividades y cerró con una buena comida enmarcada por una buena charla con una buena amiga y compañera de trabajo con la que disfruto mucho conversar.

Yo vine aquí a contar historias, lo tengo muy claro, pero a veces ya no todas las escribo, me las reservo y me enfoco más en vivirlas, protagonizarlas y sobre todo: disfrutarlas. No obstante eso, el alma siempre me pide demasiado y de madrugada me desperté...  Por ahí de las 5:23 am, otra vez en silencio y con una profunda necesidad de contarle a Dios sobre ese encuentro conmigo misma a las orillas de la ciudad.


Fue así como le hablé de una mujer que está en paz por fin, trabajando en muchas cosas, pero sin saber si ese es su camino. La misma que sigue escuchando música y adora los libros y la radio hablada. Aquella que ya no es dramática y dejó de ahogarse en vasos de agua, porque en contraposición aprendió a adaptarse a lo que tiene en el momento y a que nada es permanente.

En ese silencio enmarcado de oscuridad le conté también de algunos miedos -algo tan inherente a esta condición de ser humano- el temor a no ser útil o quizá a desperdiciar la oportunidad de poner al servicio de los demás esta facilidad para escribir y contar historias... Así como también la incertidumbre de un amor inmaduro y de una historia pendiente por escribirse y de la cual ni siquiera yo estoy segura cuál quiero que sea el final.

Todo eso se minimiza en esas charlas silenciosas y profundas... Y aunque podría hablar horas enteras de todo lo que conversamos, creo que lo más rescatable es eso que se experimenta cuando ya todo se ha contado...

Esta vez fue en pleno desierto, andando en motocicleta y sintiendo la brisa de invierno en un día soleado... La vida en el día en que se vive es lo que en realidad cuenta y así como se disfruta cuando estás en una reunión que no quieres que termine y de la que no quieres irte, yo regresé a la ciudad con ganas de que ese encuentro con ÉL para contarle acerca de esa mujer a quien tan bien conozco, vuelva a repetirse de noche, de día o en pleno desierto... Lo importante es que suceda otra vez.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La primer vuelta alrededor del sol.

Hoy, completaste la primer vuelta alrededor del sol... Después de más de 300 días con cada una de sus muy distintas noches, volvemos a encontrarnos en el punto donde mientras yo te escribía la primer carta, tu mamá pasó toda una madrugada esperando que llegaras aquí.
Para ti, era el inicio de un camino, para nosotros un lugar donde detener en forma momentánea la marcha para esperarte. Tu viaje había comenzado desde mucho antes, tus días se empezaron a contar a partir de una llamada y un pedazo de papel; que más allá de ser el pase de abordar hacia la vida, tú lo convertiste para muchos en una hermosa manera de mirar hacia el futuro.
De la última vez que te escribí, a hoy, han pasado muchas cosas en el mundo: Transbordadores espaciales que vuelven a la tierra (después de tanto tiempo de estar flotando en el espacio); un país que se cree "guardián del mundo", atrapó después de tanto tiempo a un villano que vivía en el desierto; para luego tirarlo al mar... Pero bueno, todas esas…

"Te Presento a Laura".

"La vida es todo eso que pasa mientras estamos preocupados por algo más".Fotos: Cine Premiere-Selva Pictures-Bazooka Films
“Te presento a Laura” es una de esas tantas películas mexicanas que debido al eterno problema de la distribución me había quedado con ganas de ver.
Después de poco más de 1 año en que ya había perdido la esperanza, la pude ver gracias una persona a quien quiero mucho y me dio mucha risa que ese día me dijo: “esa película es una sucursal de todas las cosas que te gustan”,y ahí  comprobé una vez más lo bien que me conoce porque ¡Tenía razón!
Desde antes de verla yo sabía ya que el guión era de Martha Higareda, y por esa razón tenía mis reservas respecto a emitir una opinión antes de verla, pero creo que si superó por mucho mis expectativas porque la película ¡me encantó!
“Te presento a Laura” es una historia que quizá a las personas que viven inmersas por completo en la realidad les podrá parecer rara, irreal, o hasta cursi y predecible (como la catalogaron l…

¿Nos Tomamos un Café?

Esta es la primera vez que termino de leer un libro y no sé ni cómo empezar a reseñarlo porque son muchas las cosas que tengo que decir acerca del mismo. Para empezar el chavo que lo escribió es alguien a quien admiro mucho; de quien lo más seguro es que siga hablando en el blog más adelante (como siempre lo hago con la poca gente que admiro); y pues bueno, aunque yo sabía ya de la existencia de este libro, y suponía que era bueno (viniendo deOdinno se puede esperar menos); la verdad es que todo lo que encontré entre sus páginas superó por mucho mis expectativas.
"¿Nos tomamos un café?", es precisamente eso, sentarte en un momento del día para leer textos que te hacen sentir como si realmente te los estuviera platicando Odín tomándote un café en un lugarcito bien tranquis,como muchos de esos tan padres que existen en el D.F.
Más que un libro que te cuenta una historia, es una especie de anecdotario en el que Odín platica como empezó a escribir, transcribe algunos de los poem…