Ir al contenido principal

La Voz del Ángel


Anoche tuve fiebre, pues desde la semana pasada he estado un poco enferma como consecuencia de los cambios de clima y el frío que absorbo andando en motocicleta cuando salgo a trabajar. El tema no es ese, la cuestión es que siempre he sido una persona que pocas veces se enferma y cuando eso sucede, la enfermedad me tumba por completo.

El sábado me sentí mal durante todo el día, y para las 10 de la noche yo ya estaba en cama. Debo reconocer que me fui a dormir un poco triste tras una charla y un tanto agobiada por los problemas que en este momento no he podido resolver (tal como le puede suceder a cualquiera de ustedes que me lee).  

El caso es que me quedé pensando en todo eso y fue en ese lapso entre que me estaba empezando a quedar dormida y que al mismo tiempo reflexionaba en algo que me había dicho ya la persona con la que charlaba en la última parte del día y que considero tiene mucha razón.

Siempre reconozco mis errores, sé que tengo un caracter difícil, y aunque trato de ser una persona positiva y darle la vuelta a las cosas, tengo días en que como cualquier persona, me doy permiso de no ser tan fuerte, ni Martha, la que siempre está para todos ahí...

Eso era lo que pasaba por mi mente en ese instante entre que me sentía del nabo y me estaba quedando dormida; pero de pronto fue como si yo misma me preguntara: ¿Por qué razón te sientes tan enferma? y fue en ese instante cuando escuché una voz muy clara que me respondió: "Te enfermas cuando te estresas".

No me asusté, tan sólo asentí para darle la razón y entonces me quedé dormida, tal y como si alguien me hubiese estado acompañando en todo ese rato de silencio.
Sé que no fue producto de la fiebre, sé también que no estaba dormida del todo y simplemente caí en la cuenta de que puede ser uno de mis ángeles.

En los últimos años, para nadie es secreto que leo todo cuanto cae en mis manos sobre el tema, y más allá de quienes creen en eso o no, algo en mi interior me dice que así fue.
La voz que escuché era de hombre. No era grave ni fuerte, no tenía nada de impactante, pero tengo la certeza de que es uno de mis ángeles porque en ningún momento tuve miedo y aunque tengo el vago recuerdo de haberla escuchado en algún momento de mi vida, nunca sucedió con tanta claridad como ahora... Fue algo así como escuchar por primera vez la voz de un amigo con el que únicamente te has mensajeado por textos o correo electrónico (por poner en contexto un ejemplo que ilustre lo que quiero explicar).

No le di mayor importancia. El día de hoy toda la mañana estuve en cama y creo aunque la fiebre aumentó, me levanté hasta en la tarde ya un poco mejor y pensando en todo esto y por eso quise escribirlo.

La voz que me respondió tiene toda la razón, y más allá de si creer o no en todo esto (que sinceramente yo si creo); desde hace mucho tiempo tengo la certeza de que a pesar de ser una mujer demasiado solitaria, ni en los momentos a solas me siento así... No sé si sea por eso que disfruto tanto de mi propia compañía y hace tanto que dejé de tener miedo, ni cuando salgo a la calle o cuando he viajado sin que me acompañen más que mis propios pensamientos.

Es algo muy simple, pero para mi fue relevante. Hoy más que nunca tengo la certeza de que alguien me protege (y de muchas maneras lo he comprobado andando en la calle), por eso no me da miedo como a muchas personas andar sola o quedarme sin que nadie me acompañe en casa. Es por eso que me fascina el silencio, y un incidente tan pequeño como ese que me sucedió anoche me lleva a darme cuenta porque valoro tanto los lugares donde impera el silencio o los instantes en mi cuarto cuando es de madrugada y ya todos se han dormido...

Quizá eso es lo que nos haga falta, subir el volumen al silencio y aunque sea de manera imaginaria colocar un micrófono, para que cuando nadie hable, los mensajes y las voces de quienes sin darnos cuenta nos acompañan, se dejen oír.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La primer vuelta alrededor del sol.

Hoy, completaste la primer vuelta alrededor del sol... Después de más de 300 días con cada una de sus muy distintas noches, volvemos a encontrarnos en el punto donde mientras yo te escribía la primer carta, tu mamá pasó toda una madrugada esperando que llegaras aquí.
Para ti, era el inicio de un camino, para nosotros un lugar donde detener en forma momentánea la marcha para esperarte. Tu viaje había comenzado desde mucho antes, tus días se empezaron a contar a partir de una llamada y un pedazo de papel; que más allá de ser el pase de abordar hacia la vida, tú lo convertiste para muchos en una hermosa manera de mirar hacia el futuro.
De la última vez que te escribí, a hoy, han pasado muchas cosas en el mundo: Transbordadores espaciales que vuelven a la tierra (después de tanto tiempo de estar flotando en el espacio); un país que se cree "guardián del mundo", atrapó después de tanto tiempo a un villano que vivía en el desierto; para luego tirarlo al mar... Pero bueno, todas esas…

"Te Presento a Laura".

"La vida es todo eso que pasa mientras estamos preocupados por algo más".Fotos: Cine Premiere-Selva Pictures-Bazooka Films
“Te presento a Laura” es una de esas tantas películas mexicanas que debido al eterno problema de la distribución me había quedado con ganas de ver.
Después de poco más de 1 año en que ya había perdido la esperanza, la pude ver gracias una persona a quien quiero mucho y me dio mucha risa que ese día me dijo: “esa película es una sucursal de todas las cosas que te gustan”,y ahí  comprobé una vez más lo bien que me conoce porque ¡Tenía razón!
Desde antes de verla yo sabía ya que el guión era de Martha Higareda, y por esa razón tenía mis reservas respecto a emitir una opinión antes de verla, pero creo que si superó por mucho mis expectativas porque la película ¡me encantó!
“Te presento a Laura” es una historia que quizá a las personas que viven inmersas por completo en la realidad les podrá parecer rara, irreal, o hasta cursi y predecible (como la catalogaron l…

¿Nos Tomamos un Café?

Esta es la primera vez que termino de leer un libro y no sé ni cómo empezar a reseñarlo porque son muchas las cosas que tengo que decir acerca del mismo. Para empezar el chavo que lo escribió es alguien a quien admiro mucho; de quien lo más seguro es que siga hablando en el blog más adelante (como siempre lo hago con la poca gente que admiro); y pues bueno, aunque yo sabía ya de la existencia de este libro, y suponía que era bueno (viniendo deOdinno se puede esperar menos); la verdad es que todo lo que encontré entre sus páginas superó por mucho mis expectativas.
"¿Nos tomamos un café?", es precisamente eso, sentarte en un momento del día para leer textos que te hacen sentir como si realmente te los estuviera platicando Odín tomándote un café en un lugarcito bien tranquis,como muchos de esos tan padres que existen en el D.F.
Más que un libro que te cuenta una historia, es una especie de anecdotario en el que Odín platica como empezó a escribir, transcribe algunos de los poem…