lunes, enero 04, 2016

El Sabor del Reflejo de Hoy.



Día 4 del primer mes del año 2016...

Me miro al espejo y me pregunto: ¿si sigo siendo la misma?... Es curioso porque aunque en silencio mi alma me responde de manera afirmativa, la sonrisa de la persona que se refleja en el cristal de algún modo me revela que no.

El tiempo pasa rápido y de manera imperceptible, la luz llega, abro los ojos... A veces cuando ya ha pasado un buen rato desde que se ha ido, mis párpados se cierran y comienzo a soñar, pero ya no tanto "despierta"... Cuando el día inicia trabajo, pero hay días lentos... Tan lentos y fríos que tengo demasiado tiempo para conversar conmigo misma y observar sin prisa todo cuanto sucede a mi alrededor.

Y me gusta mi mundo, tan extraño como mágico e inverosímil... Hay veces en que camino por la calle y me imagino que mis pensamientos son en cierta forma como cuando las personas que van de camino hacia algún sitio llevan dulces en los bolsillos de distintos tipos y sabores, que cuando meten la mano para elegir uno, abrirlo y saborearlo no se ponen a pensar cuál será el que saldrá... Simplemente lo disfrutan.

Así yo con todas las cosas que leo y pienso... También con mis recuerdos... y si en este momento compartiera las cosas que he pensado y soñado en los últimos días, ejemplificaría mucho mejor lo que mencionaba de los dulces; pues por ejemplo el otro día me desperté pensando en: ¿qué será lo que se activa en el cerebro y en tu alma cuando sueñas con algo que te llena el alma? Un sueño no cumplido o el recuerdo de alguien con quien pudiste reencontrarte dentro de un sueño y quizá en este plano real en el que tanto tiempo pasamos inmersos, no tuvisite tiempo o valor para decirle.

Hoy más que nunca estoy convencida de que todo es un ciclo... Es como si los últimos cinco o diez años de mi vida hubieran pasado en un sólo día... Obvio en ese lapso de un anochecer a otro, en mi interior ha quedado acumulado todo el aprendizaje que hoy me hace saber, pero sobre todo "ENTENDER" que todo es parte de un proceso, y que a pesar de que seas la misma persona que cada mañana se ve reflejada de nuevo frente al espejo; aunque hayas vuelto al punto donde todo inició, cada vivencia era necesaria para escribir tu historia.

Estamos tan acostumbrados a la imagen que nos revela el espejo, que pocas veces logramos vislumbrar el reflejo de nuestra alma... ¿cómo sería la tuya si esta mañana hubiera sido lo que te revelara el espejo?

La mía sería llena de colores brillantes como oscuros... No sé si hermosa, pero pienso que agradable a la vista si sería... Pero más que aceptable para quien la viera, me llena de mucha paz y sobre todo de agradecimiento el darme cuenta que  la imagen que me regala el espejo me gusta mucho a MI.

La vida no es lineal y por muy rutinaria que parezca siempre nos regala algo distinto a todos... Tal vez en este cuarto día de un nuevo año tú hayas cumplido un año más de vida, o estés en la víspera de eso (al igual que yo); y aunque todavía falten meses, días o semanas, yo suspiro cada noche y agradezco mientras pienso que de ser posible yo me quedaría justo en esta edad, porque nunca había estado tan en paz conmigo misma, ni había amado tanto todo lo que soy y todo lo que tengo... Haberme encontrado en el 2011 con mi propio reflejo en un cuarto de hotel de una ciudad que no era la mía, cambió mi destino y la historia que hoy escribo para siempre.

Los pensamientos y sentimientos que hoy llevo en los bolsillos de mis jeans dentro de envolturas de colores hablan de los libros que he leído y aún aquí no he contado, pero que espero que cuando lo haga te lleven a reflexionar más allá de esta vida que experimentas en este instante... Quizá te puedo ofrecer algún suspiro envuelto en un papelito brillante, porque está dedicado a un sueño o a recordar a quienes he amado en el pasado.... Tal vez te puedo ofrecer una dulce visión de un anhelo no cumplido aún, o mi entusiasmo por compartirte alguna historia mágica en letras o audio dentro de este espacio y las ganas de vivir que me hacen seguir aquí junto a ti.

Eso es lo que mi reflejo de hoy me revela, lo que llevo en los bolsillos para ofrecerte (así como los dulces de esas personas de las que hablaba en un principio); lo que me hace agradecer por mi vida, por ti que sigues viniendo aquí para leerme y que en medio de tantos problemas se vuelve un regalo... Porque soñar, hablar, crear... Comunicarnos a través de las palabras y las cosas que llevamos dentro, es lo que propicia que tu vida y la mía valgan la pena.

Bienvenido a un nuevo ciclo, nos esperan grandes historias.

Que así sea.

Buenas Noches.

No hay comentarios.: