Ir al contenido principal

Lo valioso que queda de ti.



¿Te ha pasado alguna vez que has guardado dentro de una caja algo muy valioso para que no se deteriore o se te pierda?

Igual y si, y con el tiempo acumulaste entre paredes de cartón boletos de una función pasada de cine, una tarjeta de cumpleaños, un trozo de celofán de un regalo que te dio alguien especial, una rosa marchita que fue parte de un ramo que pusieron en tus manos en una ocasión especial –o incluso sin ser una fecha importante-, fotografías de momentos pasados, lo que quedó del pase de acceso para un concierto, la envoltura de un chocolate o las cartas escritas por una persona que dejó de ser parte de tu vida desde hace mucho tiempo atrás.
¿Pero qué pasa cuando todas esas cosas valiosas que has ido acumulando pertenecen a una persona que ya no habita en este mundo?

Al igual que los objetos y detalles que atesoraste durante tu adolescencia o en alguna otra etapa importante de tu vida, la mayoría de las veces, en ese afán por atrapar trocitos de instantes impregnados de magia o felicidad, con el pasar del tiempo te das cuenta que todo eso, además de ser lo único con lo que te quedas, se vuelve aún más valioso porque es lo que realmente importa.

Eso es justo lo que tengo yo aquí. De manera similar a como lo harías tú que me lees o cualquier otra persona en otro tiempo,  hoy es uno de esos días en que por nostalgia o ese sentimiento de que después de que esa persona se fue las cosas nunca más volvieron a ser iguales, de noche y el silencio de mi habitación me siento sobre mi cama para desempaquetar de esa caja y evocar con cada uno de esos objetos que forman parte de lo valioso que queda de ti.

En diez años guardé el recuerdo de tu sonrisa tan hermosa y tan honesta. La magia con la que llenabas el escenario de cualquier lugar sólo con escuchar tu voz y hacer sonar las cuerdas de tu guitarra. En una bolsita pequeña guardé la emoción que me producía ir a buscar a la tienda de discos un CD tuyo, y que no he vuelto a experimentar con nadie más.

Me quedé también con algunos pedacitos de tus letras, esos con los que me tocaste el alma o hablaste de algo que en otro tiempo yo sentía o estaba viviendo y tal como si me conocieras en notas y acordes no pudiste describir de manera más perfecta.

Dentro de esa caja están también cada momento en que estuviste cerca. Tal como si fueran memorias vivas, escucho tu tono de voz tan peculiar en el teléfono y los ojos del alma tan abiertos, me tropiezo con fotografías en movimiento, que con el aroma de tulipanes y café me transportan hasta aquel día soleado en que tú no decidías aún cuál guitarra sería la elegida para acompañarte a subir al escenario.
En un pequeño álbum y junto a los discos, tu autógrafo y los recortes de revistas donde aparecías, está también cada una de las veces en que en distintos días y sin escribirlo en ti he pensado…

Quizá cuando vi a alguien que no era igual pero con aire casual me recordó un poco lo que eras, cuando escuché una canción tuya mientras trabajaba en un centro comercial, o cuando en el camino a casa volví a reflexionar en todas y cada una de las personas que a través de ti coincidieron en mi camino.

Algunas se fueron y al igual que tú me dejaron montones de recuerdos. Otras todavía permanecen y son las que se volvieron tan valiosas e importantes como tú lo sigues siendo para mí…

Si algo aprendí de ti es que nada es para siempre… Por eso, en ocasiones como esta, cada que termino de desembalar cada una de esas memorias de esa caja donde han estado guardadas por tanto tiempo mi imaginación vuela aún más lejos y trato de adivinar que serán las cosas que en el lugar donde estás ahora te llevaste dentro del equipaje tú.

Quizá junto al trozo de servilleta con una frase anotada que tenía intención de convertirse en canción guardaste cada una de las sonrisas de las personas que viajaron cientos de kilómetros y esperaron por horas tan sólo para poder conocerte y charlar contigo por un instante.

Quiero creer que junto a todas esas cartas y poemas que recibiste en tu cumpleaños, guardaste también todas y cada una de las oraciones que personas de todos los puntos del planeta te enviaron en esa etapa tan difícil por la que te tocó transitar.

El aroma de la inspiración casi se ha difuminado, pero tu voz y tu guitarra ayudan mucho a que no se evapore por completo y aunque se te extraña tanto como hace 10 años, para mantener intacta tu esencia, no hace falta más que evocar el sonido de tu risa, los recuerdos de los amores imposibles, la amistad, los viajes en carretera con lluvia y las nubes a miles de metros de altura tras una pequeña ventanilla de cristal, para ahuyentar a la tristeza y darse cuenta lo afortunado que es el hecho de haber coincidido contigo y de que tras diez años de ausencia física, sigas siendo tan importante para mi, (para todos nosotros), y continúes siendo una razón más que suficiente para que en medio de un mundo tan caótico no perdamos la FE ni las ganas de vivir.

Un abrazo donde quiera que estés. 

"Quien pasó por nuestra vida y dejó luz, ha de resplandecer en nuestra alma por toda la eternidad".

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La primer vuelta alrededor del sol.

Hoy, completaste la primer vuelta alrededor del sol... Después de más de 300 días con cada una de sus muy distintas noches, volvemos a encontrarnos en el punto donde mientras yo te escribía la primer carta, tu mamá pasó toda una madrugada esperando que llegaras aquí.
Para ti, era el inicio de un camino, para nosotros un lugar donde detener en forma momentánea la marcha para esperarte. Tu viaje había comenzado desde mucho antes, tus días se empezaron a contar a partir de una llamada y un pedazo de papel; que más allá de ser el pase de abordar hacia la vida, tú lo convertiste para muchos en una hermosa manera de mirar hacia el futuro.
De la última vez que te escribí, a hoy, han pasado muchas cosas en el mundo: Transbordadores espaciales que vuelven a la tierra (después de tanto tiempo de estar flotando en el espacio); un país que se cree "guardián del mundo", atrapó después de tanto tiempo a un villano que vivía en el desierto; para luego tirarlo al mar... Pero bueno, todas esas…

"Te Presento a Laura".

"La vida es todo eso que pasa mientras estamos preocupados por algo más". Fotos: Cine Premiere-Selva Pictures-Bazooka Films
“Te presento a Laura” es una de esas tantas películas mexicanas que debido al eterno problema de la distribución me había quedado con ganas de ver.
Después de poco más de 1 año en que ya había perdido la esperanza, la pude ver gracias una persona a quien quiero mucho y me dio mucha risa que ese día me dijo: “esa película es una sucursal de todas las cosas que te gustan”,y ahí  comprobé una vez más lo bien que me conoce porque ¡Tenía razón!
Desde antes de verla yo sabía ya que el guión era de Martha Higareda, y por esa razón tenía mis reservas respecto a emitir una opinión antes de verla, pero creo que si superó por mucho mis expectativas porque la película ¡me encantó!
“Te presento a Laura” es una historia que quizá a las personas que viven inmersas por completo en la realidad les podrá parecer rara, irreal, o hasta cursi y predecible (como la catalogaron l…

Radiografía de Personaje: Ana Leguina.

Mitad de semana ya, y el día de hoy he decidido darles como regalo por el octavo aniversario de este espacio bloguero, una sección nueva que se titula: "Radiografía de Personaje".
El objetivo de estos posts que ustedes y yo compartiremos eventualmente dentro de "Las Páginas Sueltas y de Colores", será analizar de manera más detallada a los distintos personajes del cine, los libros y la televisión.
En teatro existe lo que se llama "Partitura de Personaje", mientras que en cine y tele se le llama "Estructura del Personaje", y es lo que más allá del guión con la trama completa, a un actor le sirve para entender los matices de la personalidad que tiene un individuo a interpretar y en base a ello prestarle además del cuerpo físico, todas las emociones y elementos que lo hagan creíble para el público.
Ana Leguina, de la serie "Infames", producida por Argos e interpretada por la actriz Vanessa Guzmán, es el primer personaje con el que abrimos…