viernes, julio 29, 2016

Cosas para ser feliz.


Hay días en que no tienes ganas de nada, desde que abres los ojos te cuesta levantarte de la cama, y pueden ser miles los motivos para no hacerlo. 

Hay días en que te encantaría escapar a cualquier lado, o simplemente quedarte en casa acostado, olvidarte del calor o frío, de que tienes el corazón roto, de que el dinero no alcanzará para los gastos, que quizá no puedes estar al lado de quien quieres, que tu mascota se perdió o alguien de tu familia está muy enfermo, y así por el estilo millones de motivos para intentar escapar.

Hay días en que logras sobrellevar todo eso, pero hay otros en que de plano te cansas de remar siempre contra corriente y de hacerte el o la "fuerte"... Hay veces también en que simplemente manejas de regreso a casa y en medio del tráfico y del clima extremo mientras avanzas con lentitud, piensas en que te encantaría encontrar en el camino un poquito de magia.... No sé, que sucediera algo lindo o especial que cambiara ya no el rumbo de tu vida, sino por lo menos ese día.

... Y así se gastan los días... Cuando menos lo piensas ya va más de la mitad del año y sientes que continúas en el mismo punto... No avanzas... El trabajo te asfixia, llegas a casa y nada te llena: la tele, las redes sociales te aburren; a veces sales a dar la vuelta, pero incluso ya ni los pasatiempos de antes logran abstraerte como antes y al final te sientes vacío...

En la calle, todos los días, en todas direcciones te cruzas con personas que están pasando exactamente por lo mismo... La crisis económica, los problemas de todo tipo propician que el alma se marchite un poco cada día, y es un círculo vicioso darse cuenta de eso y no saber que hacer, ni a donde ir, pero al mismo tiempo tener ganas de que eso cambie.

Y la magia no está en ningún lado... Nadie te la dará, porque la llevas dentro de ti mismo... A veces pides que el cielo te de una señal, cuando constantemente las tienes a tu alcance todos los días en el camino.

¿Sonríes aún cuando ves a un perro esperar por horas y horas afuera de un centro comercial a su amo, haciendo evidente que el amor incondicional existe? ¿Te mueres de la risa todavía cuando alguien comenta algo gracioso? ¿o eres capaz todavía de sentir que tu corazón se derrite de la ternura cuando pasa cerca de ti una mujer joven con un bebé que apenas está aprendiendo a caminar o mejor aún... Se ve que tiene pocos días de haber llegado al mundo?

¿Qué siente en tu interior cuando te acuerdas de mirar al cielo y ves que las nubes menguaron por un momento los rayos intensos del sol en el día más cálido del verano?... O por el contrario: cuando un rayito de sol entibia tu rostro durante el equinoccio de invierno.

¿Aún deseas que el tiempo sea eterno cuando abrazas a la persona que más amas? y si no la tienes contigo... ¿Crees que hoy puede ser un día menos para llegar al lugar y el instante justo donde la vas a encontrar?

De eso se trata la felicidad... De encontrar las cosas que te llenen el alma... Un helado después del trabajo, el silencio de un templo al que llegaste luego de un día pesado de trabajo... Jugar como niño con tus hijos o tus sobrinos, quedarte hasta tarde los domingos durmiendo, o despertar de madrugada sitiendo que es una bendición que tus pulmones se llenen por si solos de aire y tu corazón permita que te puedas mover, sentir -y mientras eres joven- moverte, desplazarte, porque la vida es corta y quizá no siempre tendrás esa posibilidad.

Y hay días en que puedes amar las conversaciones largas con uno o más amigos... Las tardes en que alguien te abre su corazón y te cuenta lo que le pasa (eso significa que puedes ser útil y esa persona te tiene confianza). Puedes amar también los silencios, los instantes a solas, acompañado sólo de ti mismo y en ese lapso escuchar lo que quizá Dios o tú mismo tienes para decirte.

Se vale no ser fuerte siempre... Es tan humano como llorar o sonreír... Es tan válido como decir que en medio de la tristeza, tus sentidos y sobre todo tu alma, están completamente abiertos para percibir y coleccionar todo lo que pueda emocionarte y hacer que sonrías... Propiciar que en un día gris -aunque no tengas ganas- te levantes de la cama y agradezcas por lo que tienes y lo que no tienes, y confíes en lo incierto mientras descubres una canción que te pone de buenas, pues a final de cuentas aunque la vida no sea a veces como esperas, también es como "un cielo lleno de estrellas"... Entre millones habrá muchos que sean distintos y traigan posibilidades ya no de esperar, sino de encontrar más cosas para ser feliz, y por ende provocar que por tus propios medios tengas la capacidad de hacer posible que sean mejores días.

P.D. Me encanta esta canción y me pone contenta, pero nunca había visto el video y desde que lo descubrí siempre, no importa las veces que ya lo he visto, me hace sonreír.

-"A Sky Full of Stars" | Coldplay | Álbum: "A Head Full Of Dreams" (2015)-

No hay comentarios.: