lunes, agosto 22, 2016

Reflexión en letras altas...


Inicio de semana, y el día de hoy, este no va a ser un post sobre algo curioso que investigué, sobre algún personaje que admiro, alguno de esos sueños extraños que tengo a veces y me hacen despertar a las cuatro de la madrugada, ni tampoco será una historia mágica de esas que de repente la inspiración trae hasta mi cabeza y me hacen soñar y suspirar...

Este lunes quiero escribir de manera simple sobre cosas que pienso con bastante frecuencia, la mayoría de las veces mientras estoy atorada en el tráfico e irónicamente en silencio por dentro pero con muchísimo ruido a mi alrededor.

No sé si seré yo, si será la edad, si será la influencia de la luna, las hormonas, el destino o el nivel de las mareas, pero noto que a mi alrededor, la gente (sobre todo en las grandes ciudades), está cada vez más agresiva, con mucho más prisa y demasiado Egocentrismo... En los últimos meses me ha tocado salir bien librada de varios incidentes de tráfico (uno que gracias a Dios no llegó a ser tan grave y solamente terminó en un espejo roto de la moto y la rodilla derecha lastimada por varios días), y lo que evitó precisamente terminara de una peor manera fue el hecho de que a pesar de que yo también soy una persona que tiene limitado el tiempo durante las horas de trabajo, no manejo con prisa, prefiero llegar tarde, aunque suene irresponsable.

Menciono esa circunstancia que me ha costado varios recordatorios del 10 de mayo, no por el hecho en si, sino porque en las últimas semanas me ha hecho pensar con mayor insistencia en algo de lo que ya me había percatado desde mucho tiempo antes... Así es como vivimos las personas en todas las ciudades y la gran mayoría de los accidentes de auto que suceden en todas partes es porque además de la prisa, siempre estamos estresados y somos tan arrogantes y egoístas que sólo nuestros asuntos son importantes y por eso no debemos dejarnos de nadie, ni siquiera para que otro conductor pase primero que nosotros al salir de una lateral o en los semáforos de cuatro altos...

Es irónico pero esa gente que te la raya para que te quites y rebasarte o que te avienta el carro para pasar primero porque lleva prisa, conduciendo a 120 kms y tú a velocidad de tortuga (como si no tuvieras nada más que hacer), vas y te lo encuentras dos cuadras más adelante en el mismo semáforo al que llegaste tú... ¿De qué sirvió la agresión y que te adelantara entonces?

Si esta tarde al volver de tu trabajo o mañana por la mañana al salir de casa volteas a tu alrededor, encontrarás gente como la que menciono en toooodos lados... Es quizá por eso que en esos lapsos prolongados entre el calor y el tráfico de pronto se me ocurrió pensar en: ¿cómo son las personas que realmente están cercanas a Dios?...

No estoy hablando de quienes van tocando de puerta en puerta predicando la palabra... Tampoco en las que se la pasan metidas en un templo recitando oraciones o que piensan que el sacrificio y abstenerse de muchas cosas (incluido el sexo) los hará más puros y los pondrá en un sitio especial durante el juicio final....

No los critico, pues más allá de la idea que cada uno de nosotros tenga sobre Dios, yo me refiero a las personas que precisamente sin importar cuál sea su creencia, su propia vida, la energía que irradia con todas las personas que convive y en los ambientes en que se desenvuelve, es el ejemplo perfecto de alguien que tiene una buena comunicación con ese ser superior (cualquiera que sea la forma en que lo vea).

No es difícil distinguir a estas personas porque la belleza de su alma se ve reflejada en la paz que te transmite cuando conversa contigo, cuando ayuda de verdad a alguien, y a pesar de que es un humano con aciertos y errores como cualquiera de nosotros, es humilde para reconocerlo y en pocas palabras, es más lo positivo que aporta a cada una de las personas que se cruzan en su camino y a cualquier lado donde va.

Creo que el gran origen de todos nuestros problemas es ese, que tenemos más personas estresadas y con prisas, desconectadas por completo de lo espiritual y nos hacen demasiada falta humanos imperfectos que nos llenen de luz.

¿Tú conoces a alguien así?, si te pones a pensarlo bien, seguramente si, y tal vez al hacerlo coincidirás conmigo en que a pesar de que si, es verdad que existen seres especiales dotados de un aura o magia especial, existen también quienes son tan normales (como tú y como yo), pero hacen la diferencia a diario por el simple hecho de que a pesar de los problemas y los conflictos de la vida cotidiana, saben buscarle el lado bueno a cada situación.

No es nada del otro mundo, pero todo cuanto nos rodea es resultado de las cosas que vemos, pensamos y creemos... ¿Cómo podemos pretender que las cosas cambien cuando le damos más poder a lo negativo?: "no vayas sola porque te pueden asaltar", "no te estaciones ahí porque te roban el auto", y proyectando toda esta negatividad a un nivel más grande, los desastres naturales y la situación del país no son culpa del gobierno, ni del presidente que se plagió una tesis, ni de los políticos corruptos, todo es simplemente reflejo de que tenemos más convicción en lo malo que en lo bueno... Es algo así como la contaminación... La energía negativa que todos generamos, obvio repercute en todo lo que está en nuestro alrededor y con más ganas nuestra energía negativa toda en conjunto sobre nuestro hermoso planeta azul.

No se trata tampoco de rezar y creer que los problemas se resolverán por arte de magia y todo nos caerá del cielo, pero si no somos capaces ni de tener un gesto de cortesía con la gente que camina por las calles ¿qué podemos esperar a otro nivel?

Yo creo que no todo está perdido... Independientemente de tus problemas, de lo que creas o no, existe ese alguien que es mucho más grande que todos nosotros, pero vivimos tan adormecidos y tan inmersos en nuestro propio mundo de realidad tan decadente que la conexión se ha perdido por completo.

El mundo posiblemente cambiará cuando dentro de cada uno de nosotros movamos el chip del miedo hacia el lado de la fe... Cuando eso suceda no levitarás, no te harás santo, y tal vez tus problemas no se resolverán como por arte de magia con el simple hecho de ser una persona más positiva; pero lo que si sucederá es que si dejas de victimizarte y enfocas los reflectores del protagonismo hacia las demás personas, la empatía, y algo tan simple como la amabilidad y un pequeño gesto de cortesía hará que el día pesado de alguien desconocido en la calle, cambie.

Creo que todos podemos ser como ese tipo de personas que ejemplifican con su propia vida que tienen cerca a Dios... No es difícil conectarse de nuevo con lo que uno lleva dentro. Los problemas siempre van a estar ahí, pero mientras no sea algo... Como por ejemplo una enfermedad terminal, un trauma muy severo o cosas de ese tipo, creo que tenemos la capacidad de salir adelante.

La vida es muy hermosa... Sí es cierto, todos necesitamos dinero para vivir y cubrir nuestras necesidades, pero si tenemos la facilidad de despertar cada día, de poder usar sin ningún problema la movilidad de nuestro cuerpo ¿Por qué desperdiciar el tiempo sufriendo?...

Hay que trabajar duro si, pero también reconectarse con lo que uno lleva por dentro, disfrutar de lo que en el sitio donde estemos la vida, Dios o la naturaleza nos regala cada día, y de alguna manera silenciar lo que hay afuera para escuchar lo que de otro plano superior o quizá hasta tú mismo tengas para decirte a ti.

Es mágico cuando logras eso... Los problemas no son tan grandes, ni tampoco todo es tan malo... Si bien es cierto que existe mucha maldad, tampoco podemos vivir con miedo (los medios masivos de comunicación -en especial la televisión- son especialistas en infundirnos eso), así que por nuestro propio bien hay que cuestionarnos ¿En qué estoy poniendo mi FE?

Tal vez si cambias eso que crees que sucederá hacia el otro extremo de la balanza, donde se encuentra lo que sueñas, las cosas simples que disfrutas, desde cantar en la regadera o en el auto, escribir, leer, o incluso pasar el tiempo sin hacer nada o soñando despierto, la energía negativa que tiene atrapado al mundo, empiece a cambiar...

Eso era lo que quería compartir hoy contigo...Tal vez puedes pensar diferente, pero se vale, esto es sólo una conclusión a la que yo he llegado, pero no es la verdad absoluta tampoco, así que quien esté listo tome nota, quien no, siga por donde va,

Todo en esta vida es oro molido.

Buen inicio de semana y por muy oscuro que sea el panorama, no pierdas la FE. 

No hay comentarios.: