lunes, septiembre 12, 2016

Ausencia: No me deja de doler...



La Tanatóloga Gaby Pérez Islas es una de las personalidades que más admiro y de quien he hablado en diversas ocasiones en este blog. Hace un par de semanas estuvo en la radio, nuevamente en el programa de Martha Debayle, y como siempre escucharla es no sólo aprender de lo que ella sabe, sino de alguna manera sentarte y tomar un café para reflexionar con alguien que sabes que lo que te dirá será como alimentar tu alma.

En lo personal, cada vez que me entero que va a estar en la radio, espero a la noche para bajar el podcast o escucharlo antes de dormir. 
En esta ocasión la dinámica fue distinta, porque bajé el podcast un día después de que se transmitió y lo escuché al siguiente día mientras iba en el Vivebus de camino a mi trabajo (aprovechando que era uno de esos días de la semana en que hago más de una hora de camino).

El caso es que como siempre el tiempo escuchándola fue muy sustancioso, introspectivamente hablando, que hasta el camino se me hizo más corto, y así como todo lo que a mi me gusta, me impresiona o de alguna manera me hace reflexionar siempre trato de compartirlo en este espacio, en este inicio de semana les dejo algunas notas de lo más importante que dijeron durante ese programa que fue dedicado a la gente que hasta hoy no ha podido superar la ausencia de algo o de alguien y también el audio con la trasmisión completa por si lo quieren escuchar.

Espero que a alguien le pueda servir y ser alimento para su alma.

Gracias a Gaby Pérez Islas por todo lo que nos aporta siempre.

Buen inicio de semana.

Gaby Pérez Islas | Tanatóloga.

-Extrañar no es malo, es prueba de vida, es prueba de que sientes, es prueba de que estás vivo, es prueba de que has amado.

-¿Por qué vas a priorizar la "no presencia de alguien" a mi presencia?

-¿Que extrañas cuando alguien se va, no necesariamente por muerte?
•Extrañas a la persona que no está.
•Extrañas la relación que tenías con esa persona.
•Extrañas al que tú eras dentro de esa relación.
La fase más intensa es la más dura, porque te confronta contigo mismo.

-Muchas veces creemos que la esencia de alguien, su presencia, nos complementa y nos hace una mejor persona. Eso es un error y tenemos que saberlo. Tú no debes de sentir que si la otra persona no está, ya NO eres.

-Cada dolor que tengas en tu vida, tú lo puedes transmutar, cámbialo a un dolor de parto. Puede doler hasta el tuétano, pero vas a obtener un fruto.  Ese bebé vas a ser tú más maduro, mas grande, más sabio.

-¿Por qué a veces necesitas tanto a alguien?, porque no sabes estar contigo. ¿No te extrañas tú? ¿por qué siempre extrañamos al otro?

-Una cosa es estar solo o sola, y otra es estar "desolado". Si tú no estás contigo, estás desolado.

Los 5 grandes retos de la ausencia son:

1. Convivir con los recuerdos: Extrañar es el precio de haber amado. Si tú extrañas algo congratúlate, significa que lo conociste y fuiste feliz. No se extraña lo que no se conoce.
2. Aprende a cerrar el libro de la historia que se acabó. Las cosas se acaban, tienen un principio, un medio y un fin.
3. Hay que conocer la diferencia entre nostalgia y melancolía.
• Nostalgia: es tener un pie en el presente y pasar uno al pasado. Recuerdas el pasado con una añoranza que es hasta "sabrosona". No se sufre, la vives con ese sentimiento agridulce de lo bueno que fue.

• Melancolía: Sigmund Freud dijo que es una disfunción de las emociones, significa creer que todo tiempo pasado fue mejor. Los dos pies los pasas al pasado. ¿Cómo caminas si los dos pies los pones en el pasado?

4. No tener lástima por estar solo (a).

5. No habitar tu casa de cosas llenas de un difunto.
Debemos revisar en nuestra casa, cuando algo se terminó, hay cosas que tienes que quitar. Regalos que te dio alguien que era tu amigo, y ya no lo es, quítala, ya es parte del pasado. Revisa tu casa para saber si la está habitando el HOY o sigue en el AYER. Eso te va a llevar a un estado de ánimo.

La casa es el lugar donde mora tu cuerpo, y tu cuerpo es donde habita tu alma.

Parte de cerrar el libro es entender que yo fui parte de tu mundo y de tus amigos, pero ya no. Limpia tu casa, y esto incluye en la actualidad tu celular y redes sociales.

La ausencia por la muerte de alguien es otra historia, pero también aunque suene muy cruel: "Los muertos no tienen cosas". Dejémos de decir: "este es el cuarto de mi hijo, este es el coche de mi esposo", etc. Las cosas también tenemos que actualizarlas en nuestra casa, nuestro closet, para decirle a nuestra vida: "Se vale vivir". El que yo esté vivo no es una traición.





"Las cosas también tenemos que actualizarlas en nuestra casa, nuestro closet, para decirle a nuestra vida: "Se vale vivir". El que yo esté vivo no es una traición". 
-Gaby Pérez Islas-

No hay comentarios.: