Ir al contenido principal

Extrañarte con el cuerpo... Desde el Alma...


Tu espalda... Era el lienzo perfecto para pintar mis historias de madrugada... Esas que hablaban de una vida compartida, mientras dormías. o cuando no...

Antes del amanecer, nos quedamos tan cerca en silencio; y con los ojos cerrados te escuché preguntarme: ¿En qué piensas?

Sin hablar, tal como tú lo hiciste, te respondí:

-Pienso en que ¿y si nuestro encuentro no fuera a suceder en este mundo?... Si llegar a conocerte sólo llegara a suceder a nivel energético... ¿En otro espacio?... Creo que eso explicaría muchas cosas que hemos vivido hasta ahora.-

El silencio interior nos envolvió, al igual que lo hacía ya el de esas primeras horas de un nuevo domingo.

...La verdad no sé si volteaste a verme, pues tan sólo te escuché sin que estuvieras cuando respondiste:

-No lo sé, tan sólo puedo decirte que extrañarte con el alma, hace que me duela el cuerpo que aún no te conoce...-

Comentarios