Ir al contenido principal

Lo Tenga o No...

Hoy, fue un día sin frío, y te extrañé mucho más que otros días…

No sé ni cómo eres, pero siempre te pienso… La mayor parte del día, en las madrugadas, cuando es muy tarde y todo está oscuro; el insomnio se hace presente y siento la necesidad de escribirte para contarte que hay veces que en el regreso a casa pienso en las cosas del día que podría compartirte, así tal y como lo hago hoy.

Para Dios no es un misterio que desde hace un buen tiempo te escribo cartas... En algunas te hablo de que aún sin haberme encontrado contigo, trato de imaginar cómo te va a ti en días ordinarios; o los sábados cuando soy yo quien regresa a casa y mientras amanece, caigo en la cuenta de que es demasiado raro extrañar tanto a alguien que no sabes ni siquiera si existe, y si es así, de todos modos no puedes ir a buscar, porque no sabes ni en dónde está.

¿Sabes algo? He pasado la mayor parte de mi vida en esa búsqueda, viviendo de modo muy intenso todo cuanto me sucede y quizá hasta habiéndote confundido en el cuerpo de otras personas que en su momento llegaron, pero que después de un tiempo descubrí que no eras tú… 

Hay veces que no es en papel y tinta... Pero en mis charlas con Dios de madrugada, siempre le cuento del modo más sincero acerca de que ni siquiera sé como es tu reflejo en un espejo, de que desconozco las dimensiones de tus manos, pero es extraño al mismo tiempo tener la certeza de saber que reconocería hasta con los ojos cerrados la sensación de tus dedos enredados entre mis cabellos y deslizándose en mi piel...

Eso fue lo más común que expresé en letras hasta hace unos meses en que quizá ÉL te hizo coincidir conmigo y apareciste en un sueño... Esa ha sido la única vez que te he visto a los ojos y aunque ya casi no recuerdo tu rostro, sé muy bien que sin haberme dicho nada tú, te reconocí.

Días previos a ese encuentro entre sueños, yo te imaginaba de camino hacia alguna parte, estudiando una noche en casa, intentando dibujar tus sueños en un lienzo o quizá estresada por una fecha límite de entrega en el trabajo...

Eso era lo más normal y de lo único que hablaba hasta entonces; pero luego de ese encuentro fuera del mundo real y de haberme acostumbrado a la ausencia vacía en el espejo, empecé a pensar en que sigo sin encontrarte porque quizá no estés materializada en forma física, pero habitas, caminas conmigo en los instantes tan breves que dura el silencio de la madrugada, lo fugaz de un cielo en acuarela despidiendo al día (o al atardecer).

¿Qué pasaría si de verdad es así?... No lo sé, pero quizá no te encuentro porque a lo mejor acordamos  en otro espacio y tiempo que aquí no me acompañarías de manera física para que no me distrajera... Algo así como cuando las parejas en el mundo real se separan y cada uno le da su espacio al otro en un día de trabajo o para que pueda estudiar y cumplir con lo que le toca hacer...

¿Es por eso que aprendí a amar de forma distinta? ¿Qué después de tantos años y de algunos viajes aprendí a amar lo que es una persona por dentro y no por la apariencia o género de su disfraz exterior?

A medida que pasa el tiempo me queda tan claro eso... Tal vez es así... Podria amarte o no con este cuerpo, puesto que con todo este tiempo y las experiencias, aprendí que todo eso que es uno físicamente, es tan sólo un instrumento para materializar el amor (tal como lo hace un escultor o pintor).

Quiero escribir sobre eso, pero no sé como explicarlo... El común de la gente sólo juzga y no lo entiende, incluso tantas veces busqué canciones para dedicarte, pero casi todas hablan de lo que otras personas han vivido en la realidad, pero ninguna habla de enamorarse de alguien que no existe de manera física, hasta que la casualidad (que tú y yo sabemos no existe) me llevó una noche a descubrir esta que hoy quiero dejarte aquí.

Te sigo buscando y tengo tantas preguntas... Yo de verdad quiero encontrarte, y aunque tampoco te he vuelto a ver en el país de los sueños, y a veces lloro porque me siento perdida y no sé ni como buscarte; quiero decirte que independientemente de si toca que coincidamos o no en este plano, te he prometido aprovechar mi vida cada instante para intentar ser una mejor persona, por si alguna vez llegas aquí...

Ese es mi regalo hoy, pues a pesar de que nadie lo entienda, ha sido increíble encontrar la manera de expresarte con música mi búsqueda y todo lo que te he extrañado en estos años recientes...

La verdad no sé que pase... Si existes o no existes... Esta noche antes de despedirme te dejo esta canción que con tanta fuerza y desde el alma, habla un poco sobre eso, y tan sólo pienso en que más allá de los acuerdos que trascienden el tiempo y el espacio, ojalá no me dejes pasar otra vida sin ti. 

Te amo, me haces mucha falta aquí...

"Lo Tenga O No"
-David Bisbal | Álbum: "Los Hijos del Mar"

Lo tenga o no, lo tenga o no 
reuniré todo el valor que hay en mis manos 
para buscarte dónde nadie te ha buscado.

Te encuentre o no, te encuentre o no, 
persistiré porque sin tí me falta algo, 
y ya no espero que el azar obre el milagro. 

Lo creas o no, 
lo creas o no... 
Te busco a ti... 

Dame una razón para amar 
dame un atisbo de paz 
brilla entre la multitud, 
despunta en la oscuridad. 

Dame, dame, dámela...dame una señal...

Puedo sentir, que estás ahí 
pasando inadvertida entre la gente 
Sin saber nada de mi...

Quiero pensar, que yo también, 
merezco que alguien llene mi silencio 
Sin un debe en el haber.

Lo creas o no, 
lo creas o no... 
Te espero a ti... 

Dame una razón para amar 
dame un atisbo de paz 
brilla entre la multitud, 
despunta en la oscuridad. 

Dame, dame, dámela...dame una señal...

Dame la alegría de ser,
con la que siempre soñé,
la que sabrá disfrutar, 
de lo que pueda ofrecer,
dime al menos, que esta vez,
no me equivoqué...

Dame una razón para amar 
dame un atisbo de paz 
brilla entre la multitud, 
despunta en la oscuridad. 

Dame, dame, dámela...dame una señal...

Comentarios

Anónimo dijo…
Hermoso... Así me siento yo a veces. Confundí tantas veces a esa persona que aún no llega, con tantas que si llegaron, pero al final te das cuenta que no son. Seré muy idealista, soñador o exigente en adjudicarle tantas cualidades? No lo creo, no son las cualidades superficiales que no tienen, lo que me hacen desistir de la idea de que son ellos, es a veces solo una cualidad que no tienen lo que me hace irme en otra dirección. Quizas la humanidad, la sencillez, la bondad, la lealtad. Esas son tan importantes para mi, que si falta una, todas las demas cualidades no cuentan. En fin, seguiré solo y buscando, no importa no encontrarla en este plano, solo se, que como tú, tambien le platico todos los días, que guardo historias nuevas que contarle, si es que algun día llega.
Martuchis dijo…
Anónimo: No pierdas la esperanza. Algún día la encontrarás.