Ir al contenido principal

Recuerdos de Infancia... Treinta y "Muchos" Años Después.

La Martuchis en uno de sus primeros "Cumple".

...Hace como cinco mil años que pasó la etapa cuando yo fui niña y la verdad no recuerdo ningún detalle en particular de la celebración de ese día, pero curiosamente cuando veo jugar un niño o niña, siempre pienso: ¿En cómo era yo exactamente durante mi infancia?

Ha pasado ¡Muuuuucho, pero Muuuuushoooo tiempo desde entonces!, pero hay también días en que así de la nada, se proyectan en mi cabeza "Flachazos" de cosas que viví durante la niñez y precisamente, tratando de conservar un poco más nítidas las memorias de algunas de esas experiencias vividas en lugares de Cd. Juárez que ya ni siquiera existen; me pareció un buen ejercicio intentar hacer una especie de listado de las cosas que más recuerdo de cuando yo era niña...

En el sillón de la casa de mi abuelita: mi primo Sergio, yo y mi hermano Jesús.


1. Físicamente siempre fui una niña muy gordita. Fuí la que más pesó al nacer, comparada con mis dos hermanos varones...

2. Cuando tenía como 4 ó 5 años creía que los perros tenían la nariz de chocolate, hasta que un día, afuera de mi casa, ví un perro blanco que tenía la nariz entre roja y negra. Fuí y lo toqué y fue cuando me di cuenta, que no era así

3. En una ocasión mi primo Juan me dijo que la luna se "iba a caer" y yo empecé a llorar, para luego salir corriendo asustada a buscar a mi mamá para preguntarle si eso era verdad.

4. Me acuerdo perfectamente que la primera vez que fui al kinder, cuando vi que de la reja de la entrada mi mamá se estaba alejando, empecé a llorar. Pero de ratito se me pasó y en el jardín de niños me fascinaba jugar con unos muñecos rosas que eran planos y se les movían los brazos y las piernas.

5. Mi lonchera era de fierro con termo de plástico adentro y era de "Los Ángeles de Charlie".

Con la maestra Dora Lilia y el grupo del Kinder (Yo soy la 4ta. de la primer fila, contando de izquierda a derecha).

6. Lo más común en las clases del kinder era rellenar por dentro algún dibujo de un animal u objeto, pegando cuadritos de papel lustre y utilizando "engrudo", desde un recipiente fabricado con el cartón de un cascarón de huevo.

7. Durante esa época el niño que me gustaba se llamaba "Fito", era un chavito con "churritos" muy monos en el cabello, y me acuerdo que en un festival por "El Día de La Raza" a él le tocó personificar a uno de los Reyes Católicos.

Afuera del Kinder con mi hermano Benjamín, al terminar El Festival del Día de La Raza

8. En clase si era muy "Platicona", en 3er. Año de primaria, mi mamá siempre recibía la queja de que no trabajaba por estar platicando, y eso traía como consecuencia que mis cuadernos siempre tuvieran el sello con un perico que tenía la leyenda de "Habla Demasiado en Clase".

9. De las "calamidades" que me han pasado: Me tomé (pensando que eran "dulces"), una caja entera de "Mejoral-ito" y terminé en el hospital para un lavado de estómago. Después, una vez que me iban a bañar, me quemé un pie por meterlo a la tina antes de que mi mamá modificara la temperatura del agua.

10. De la "Quemada" me acuerdo que me llevaron en el auto y el sol que entraba por el vidrio delantero, hacía que me ardiera el pie y cuando llegamos al IMSS una enfermera me curó pasando una gasita que sostenía con unas tijeras y mojada con alguna sustancia que hacía que ya no me ardiera tanto y se refrescara mi pie.

11. De la intoxicación con las pastillas, mi mamá cuenta que me paraba sobre la cuna a bailar y cantar: "Agarra la Jarra" (un comercial de algún licor que anunciaban en ese entonces)... Yo lo único que recuerdo es que estaba amarrada a la cama y que desde la ventana del hospital se veía un letrero del lote de Autos "Ostos" y como la primer palabra que yo aprendí a leer fue "Oso", pensaba que eso decía ahí.

En una carne asada en El Paso, Tx.

12. Mi papá cuenta que mi hermano y yo siempre lo despertábamos en la madrugada con el ruido del chupón del biberón, que nunca nos duraba nada, siempre lo mordíamos y le hacíamos un agujero enorme para sacarle todo el contenido a la botella, pero que yo en especial cuando me acababa la leche o lo que tuviera la botella, la aventaba y me reía.

13. Cuando no despertaba a mis papás por el biberón, no los dejaba dormir porque en plena oscuridad me la pasaba jugando con un muñeco que se colgaba en el borde de la cuna y que cuando le jalabas una cuerda, levantaba los brazos, las piernas y movía los ojos hacia los lados... Mi papá odia hasta la fecha ese mono y creo que fue él mismo quien "lo desapareció".

14. Fuí la única mujer (tengo dos hermanos varones) y me crié entre puros niños. Por esa razón tuve un trompo, me compraron guantes de beisbol con su respectivo bat, máscara de luchador, pistolas de parque, y hasta una tonka de color rosa (que años más tarde me sirvió como coche para mis barbies).

De Izq. a Der: Yo, mi hermano Jesús, mi prima Chela (la bebita), mi primo Juan, la prima de mis primos: Michelle; arriba el hermano de Michelle y mi primo Pancho.

15. Los juguetes que me regalaron y más me gustaron: La tonka rosa, un horno de microhondas que tenía un foco adentro y de verdad servía para hacer pasteles, un muñequito de plástico que mi hermano me rayó todo, una muñeca negrita (a la que le sigo llorando hasta la fecha), ¡El Ken de la Barbie!!! y aunque tuve muchas de esas muñecas, la que más me gustó -y todavía conservo- es una que mi Abuelita Luz me trajo de Los Ángeles, CA.

16. Los juguetes que siempre quise tener y por algo nunca me compraron: Un carrito de mandado con todo y artículos de juguete, la casa de La Barbie (que me decepcionó cuando descubrí que era toda de cartón y además la vendían sin muebles) y ¡UNA AVALANCHA!!!

17. Los recuerdos más bonitos que tengo son:

-Las comidas en casa de mi abuelita los Domingos (se juntaba toda la familia ahí).

-Las tardes que jugaba con una tina volteada al revés y una botella de agua en el jardín de la casa de mi abuelita.

-Los fines de semana cuando mi papá nos llevaba al cine a Futurama Río Grande, al Cine Victoria o si había circo en la ciudad, lo visitábamos también.

Con mis hermanos durante la visita a un circo, lo que más recuerdo de ese momento es la sensación al tacto con la piel del elefante (se sentía como cartón grueso arrugado).

-Los Domingos cuando nos daban ¡$1000 pesos para gastar!, y mis hermanos y yo nos íbamos solos al Parque Borunda. Yo siempre compraba juguetes o posters del grupo "Flans", o si no, entre los tres nos cooperábamos para comprar cassetes para el Atari o para ir a comer hamburguesas a la cabaña del "Tío Tom".

-Que yo "Alucinaba" grueso con esos Domingos de Cine... Soñaba despierta con todas esas historias que mi papá nos llevaba a ver en la pantalla grande y las que más me gustaron fueron: "Anita La Huerfanita", "Karate Kid", "Los Gremlins, "Ghostbusters", "La Historia Sin Fin", "El Vuelo Del Navegante" y también "E.T"... De este último fuí fan durante muchos años y hasta tenía un poster pegado en mi cuarto (Hoy quiero el DVD con la versión remasterizada).

-Los días de entre semana cuando íbamos con mis papás al súper para comprar mandado y siempre "negociabamos" algo para que nos compraran un juguete.

-Cuando íbamos al súper, a mis hermanos y a mi nos encantaba jugar "carreritas" en los carritos de las tiendas, hasta que algún policía nos regañaba por andar corriendo por todos los pasillos.

-Por esa época también nos gustaba escondernos abajo de las mesas donde estaban los dulces que vendían a granel, o escondernos abajo de los percheros en el departamento de ropa.

-Mi hermano menor (Benjamín) siempre lloraba cuando estábamos jugando, a las "escondidas", y en cuanto le caía el 20 de que mis papás "No Estaban". Hasta que mi hermano mayor y yo le enseñamos que siempre que se perdiera, se fuera directamente a "recepción" y de ahí pidiera que los vocearan.

-Que en alguna ocasión mi mamá me compró unos calcetines que tenían para meter "cada dedito" del pie, eran de rayas y los deditos eran de distinto color... Siempre me los ponían a fuerza ¡y yo lloraba!!!... Creo que desde entonces me da pena usar zapatos abiertos o que se me vean los pies.

-Hubo una época en que viví en casa de mi abuelita, y en ese entonces me fascinaba salir a jugar con todos los niños de la cuadra, todos tenían bicicleta y "Walkie-Talkies" que úsabamos para comunicarnos de 1 cuadra a otra... En ese tiempo yo "moría", por José Luis, un niño que me movió el tapete desde la primera vez que lo vi. Jugaba siempre con él, lo dejé de ver un tiempo y en la época de "La Prepa" me volví a reencontrar con él. Yo le escribía cartas y aún de grandes, siempre, siempre, me movio el tapete.

18. Cuando tenía como 8 años, un día mi papá llegó a casa con un radio que tenía además la función de poder grabar Cassetes.

En cuanto mi papá nos enseño como usarla, yo quedé F-A-S-C-I-N-A-D-A... A partir de ahí grabar cosas, jugar a grabar radionovelas o a la estación de radio se convirtió en mi juego favorito y fue ahí cuando me di cuenta que cuando fuera grande iba a estudiar algo que estuviera relacionado con los medios de comunicación.

19. Siempre tuve muy claro que quería estudiar comunicación, pero de no haber elegido esa carrera, definitivamente habría sido veterinaria.

20. Dejé de "Jugar" a los 14 años... Creo que ahí terminó mi infancia y fue cuando empezó mi adolescencia... Entre los 16 ó 17 años empecé a escribir... Gracias también a José Luis.

La "Martuchis" en la foto del recuerdo de 3er. Año de primaria.

...¡Uff! (suspiro)... Existen en mi interior un montón de recuerdos... Y al ver estas fotografías, pienso en que fui muy afortunada por haber crecido dentro de una familia, que aún con sus limitantes propició que yo tuviera una infancia feliz y muchas de las experiencias y momentos que pasé al lado de mis papás y mis hermanos, contribuyeron a convertirme en lo que hoy soy.

La niña de las fotos se fue hace muuuucho tiempo, pero me dejó su adversión por no salir en las fotos, el que sigo siendo seria, muy reservada y el peor defecto que aún conservo: ser demasiado celosa con la gente que quiero.

También el que sigo alucinando y soñando despierta con todas las historias mágicas que veo en el cine.

Todo el tiempo escuchamos, que no hay que dejar de ser niño, ni perder la capacidad de asombro, no dejar de ilusionarte o de emocionarte con alguna cosa simple... Pero yo creo que lograr eso es menos complicado de lo que parece, porque independientemente de cuáles hayan sido las circunstancias que hayas tenido durante tu infancia, no hace falta otra cosa más que recordar un poquito y buscar en tu interior a ese niño o niña que fuiste, para recuperar todas esas cosas que son características de alguien que apenas está descubriendo el mundo...

Yo creo que eso es básico para sobrevivir y ser feliz en este mundo donde todos jugamos a ser adultos, y para poder soñar de nuevo, pero ahora con los pies bien puestos sobre la tierra.

¡Uyyy!... Ya perdí la cuenta de ¿Cuántos días del niño cumplo en este 2008?...

Sea como sea: comamos chocolates, paletas de bola o dulces enchilosos... Juguemos a que ya somos grandes y aprendimos a ser felices, aunque no hayamos podido ser superheroes o princesas de cuento.

¡Un saludo grande y un abrazo fuerte para todos los "Niños y Niñas Grandes" que conozco!!!

¡FELIZ DÍA DEL NIÑO!!!


Comentarios

Mr. Magoo... dijo…
Uuuy Martha, me vas a hacer chillar, soy un nostalgico de primera y tus fotos me han traido mil recuerdos, de hecho algo publique en mi blog al respecto.
Las paseadas en futurama, el cine Victoria... tu tenias tambien una combi? mi papa tambien, era mi auto favorito, de hecho mi plan es en un futuro no lejano comprar una, aunque me tachen de hippie, jejejejeje.

Que tiempos aquellos, de verdad, que cosas recuerda uno, y con que facilidad sonreia uno cuando era nino no crees? Habra que practicar...

Un abrazo, mil gracias por esta capsula de tiempo que me ha traido uno monton de sentimientos agradables a mi corazon.

P.D. Tu tienes un hno Benjamin? yo tengo un hijo Benjamin, jejejje.
Saludos.
Elisa dijo…
Me gusta eso de recordar la niñez y ver de donde fue que sacamos todo lo que somos ahora.

Yo también moría de ganas por una avalancha (chabelo fue el culpable) pero como era "para niños" por más cartas que envié a "Santa" nunca llegó y tampoco funcionó decirle a mis hnos (3) que pidieran una jeje

Habrá que seguir recurriendo al niño que llevamos dentro en esos momentos en que no sabemos quienes somos o para que estamos aquí.

Un abrazo Martha!
Martha dijo…
MAGOO: Es que definitivamente todos los que crecimos aquí en Cd. Juárez, sabemos que esta este lugar no es como lo pintan hoy.
La idea de este post, surgió precisamente porque hace poco vi una "Combi" como la que mi papá tenía por su trabajo(él trabajaba en "Pinturas Comex", y me dio mucha emoción precisamente porque yo pensaba que ya ni existían.

Gracias por seguir visitando el blog y por tu comentario.

ELISA: Fíjate que apesar de que a mi nunca me regalaron "La Avalancha", si tuve mucha oportunidad de jugar con ellas, ya que los chavitos de la cuadra de la casa de mi abuelita, tenían y siempre me la prestaban. De hecho una cicatriz que tengo en la rodilla, es precisamente de una ocasión cuando yo iba empujando a mi primo y lo empuje tan fuerte que me caí.

Creo que todavía las fabrican, pero evidentemente ya no son como las de aquel entonces. Las de nuestros tiempos eran bien resistentes y su freno de mano, uhhh ni te digo, padrísimo para detenerte y voltearte en pleno descenso por las calles con declives muy pronunciados.

¡Feliz Día del Niño para ti también y gracias por seguir visitando!!!
Vane dijo…
Hola amiga, me encantó tu post, me hiciste recordar tantas cosas, no puede evitar sentir nostalgia, vos sabes bien porque.

Te mando un súper abrazote!!! y no te olvides que te adorooooo!!!!!.
Mile dijo…
Hey Martu! Pues qui devolviendote la visita... me acorde de tantas cosas con tu post... chin... creo que todos nosotros le debemos parte de nuestras frustraciones infantiles al infeliz de Chabelo! jajajajaja!!! En fin, un placer recordar contigo gracias por tu coment en el changarro! By the way me superfacino el comercial de Jonhy Walker esta super!!! Un abrazote
Mile
Martha dijo…
VANE: Yo creo que todos tenemos algo de ese niño que fuimos y con estas fotos que puse en el blog me vinieron a la mente un monton de recuerdos de mi niñez... ¡Yo tambien te adoro a ti!!!

MILE:¡Hey, que gusto verte por aca!, gracias por la visita y coincido contigo en que Chabelo fue culpable de muchos de nuestros sueños frustrados, a mi en lo personal me hubiese encantado ir a concursar en la ¿"Catafixia o Catapixia"?... Me acuerdo tambien que los Sabados y Domingos era de levantarse bien tempranito para ver el programa de Chabelo o las caricaturas de los canales gringos que empezaban desde las 7 de la mañana... ¡Ah que tiemposhhh!!...

Que bueno que te gusto el comercial de Johnny Walker ¿Verdad que está fregon?

Saludos y nos seguimos escribiendo en los changarros blogueros