Señales Silenciosas de Amor

on jueves, julio 25, 2019

Esta tarde recibí un regalo hermoso...
Fue como a la hora de la comida, mientras iba de camino al trabajo.

La mayor parte de las veces durante el trayecto me la paso absorta con los audifonos escuchando algún podcast, o avanzando páginas del libro que esté leyendo en turno; por lo que es raro que me de cuenta si algo pasa en el camino o que ponga atención a la gente que está a mi alrededor.

Hoy, al parecer, no era la excepción. Hacía mucho calor y ya se estaba haciendo tarde; y aunque el camión iba avanzando con gran rapidez, yo intentaba aprovechar el tiempo para avanzar con las páginas del ebook que ya estaba casi por terminar.

Dicen que la vida te da regalos envueltos de manera muy extraña; y si hubiera que describir al que me dieron hoy, diría que fue un obsequio que ni siquiera provocó ruido al abrirlo. Las últimas páginas del libro electrónico contenido en mi celular estaban repletas de grandes verdades; pero no obstante eso, algo de pronto me hizo apartar la vista de los párrafos para mirar hacia el asiento de enfrente.

No supe ni cómo ni dónde; pero al hacer eso descubrí frente a mi una pequeña familia integrada por una abuela y una mamá con sus dos hijos.

Uno era un bebé apenas, pero quien llamó más mi atención fue una pequeña niña. Creo que tendría menos de 5 años; e iba comunicándose con su madre en lenguaje de señas.

No tengo ni la menor idea de que era lo que le decía, pero aparte de que parecía ser una conversación cálida y fluída entre madre e hija, así ya, a escasos segundos de estarlas viendo y de la manera más silenciosa me tenían ya repleto el corazón de ternura.

A lo mejor interpreté mal, pero creo haber entendido que la niña tenía calor. Era muy pequeñita y linda; y mientras la veía comunicarse de manera tan espontánea con su madre, me quedé pensando al mismo tiempo en que justo la madrugada anterior (del miércoles para amanecer el jueves), antes de dormirme había visto un video en el que Tania Karam charló con una mamá que adoptó un niño que fue abandonado en la carretera, pocas horas después de haber nacido. 

Aunque los primeros 11 meses de su vida, ese niño los pasó en el hospital como consecuencia de una infección en el cordón umbilical; esta mujer que en la actualidad es su madre, en cuanto lo vio decidió adoptarlo en su corazón y luego legalmente, (a pesar de saber que el niño iba a tener problemas de salud y de conducta conforme fuera creciendo).

Yo nunca he sido mamá, pero al tener en la memoria la imagen tan fresca de esa entrevista y en ese mismo instante a la niña pequeña charlando con su madre en lenguaje de señas, entendí perfecto el vínculo tan grande y especial que puede llegar a existir entre una madre y su hijo, más allá de si lo llevó o no en su interior.

Me quedé pensando también en que algunas de las expresiones del amor más genuino se dan en silencio, sin pronunciar palabra alguna... Yo tenía una justo frente a mi y fue lo que hizo mi día especial y diferente; porque poco después de que la niña y su familia bajaron en algún punto antes que yo, ya no pude concentrarme en el libro, primero porque tenía el alma derretida de ternura y después porque me cayó el veinte de que un encuentro tan simple como ese, puede ser capaz de propiciar que cualquier persona con los sentidos y el alma muy abiertos se le desborde por completo el corazón de amor.

¿Cuáles son las muestras de amor más silenciosas y evidentes que encontramos cada día a nuestro paso?... Las respuestas, por muy diversas que sean tienen algo en común... Son lo que propicia que podamos desprendernos aunque sea por un instante de la realidad y sus múltiples responsabilidades, para conectar con eso tan especial que llevamos por dentro, pero que de alguna manera siempre está adormecido y es justo lo que nos vuelve humanos...

Tal vez para otras personas, este pudo ser un encuentro casual como cualquier otro que sucede a lo largo del día, pero en mi caso no lo fue... Suspiro y agradezco mientras pienso también en los sueños que a nadie cuento más que a ÉL.

¡Gracias por hoy!

Café en tiempo perfecto...

on lunes, julio 22, 2019

Hoy es un día como cualquier otro.
No es tu cumpleaños, tampoco el mío, no es un día festivo, no estamos (ni tú ni yo) de vacaciones; y en concreto no hay un motivopara celebrar algo en particular.

Aún así, este no es un inicio de semana ordinario y aunque pareciera igual a otros días, no es así, porque no es un Lunes como esos que transcurren sin que suceda nada importante.

A veces es así, en los días más comunes, la vida planea un encuentro perfecto, y eso es justo lo que ha hecho distinto a este día en especial. Este instante en el que tú y yo nos encontramos por medio de las letras, tal como si más allá de si nos conocemos o no, hubiéramos quedado en esta fecha y hora para vernos, para conversar sin prisa.

Si estás aquí ahora es porque este es tu momento, el espacio de tiempo que destinas de las 24 horas que tiene el día, para relajarte, estar contigo, a solas con tus pensamientos, para que las veces que late tu corazón en un minuto, no sea para realizar alguna actividad en concreto (trabajo, dormir, comer, amar, etc)... Simplemente es un espacio para estar aquí, contigo, conmigo, por la simplicidad del presente en que estás tú y estás aquí.

Yo desde este punto, hago exactamente lo mismo que tú, y me encanta la idea de compartirlo encontrarme contigo para compartir un instante.

No importa que no esté al lado tuyo, pues el poder de las palabras es tan grande, que sé que sin cerrar los ojos puedes ser capaz de imaginar que estamos juntos, que sin importar si alguna vez nos hemos visto o como haya sido la manera en que llegaste hasta aquí a visitarme, puedes ser capaz de visualizar con los ojos del alma a estas Páginas Sueltas, como el lugar más especial y confortable que conoces o tienes capacidad de imaginar y visitar cuantas veces quieras.

Siéntate aquí conmigo, a mi lado. Da igual si en tu mente y espacio lo haces a la sombra de un árbol, sobre el pasto seco, en la banca de un parque solitario, en el suelo, con las piernas cruzadas o encima de cómodos y mullidos almohadones, en el sofá más grande y confortable de una sala en el interior de una cabaña a la que muy poca gente tiene acceso.
Cuando alguien es invitado ahí, no sólo se siente a gusto, sino que también encuentra paz.

Así quiero que sea cada vez que tú me visitas en este espacio. Una reunión de almas sin tiempo ni espacio físico... Da lo mismo si se reunen en el presente o dentro de 100 años, pues las letras suelen ser tan mágicas que tienen el poder de inmovilizar por un lapso breve las manecillas del reloj; tan sólo para que tú y yo nos detengamos y podamos compartir un café en tiempo perfecto.

Dime que si, que te late la idea de llegar hasta aquí cada vez que así sea tu deseo y quieras quitarte el pesado abrigo de los problemas y las preocupaciones... Incluso del pasado.

Podemos conversar de lo que quieras, hablar de cualquier tema trivial o profundo, o simplemente acompañarnos en silencio.
Abre los ojos, y sobre todo el alma. En este momento estás a salvo aquí.

Makahui... 27 Años...

on viernes, julio 19, 2019

Un año más... Otro 19 de Julio en que los recuerdos vienen a la mente como si apenas hubieran pasado algunos días... Pero no, son 27 años ya desde que el punto final en la vida de cada uno de ellos marcó un precedente en cada uno de los que nos quedamos aquí, y más allá de quien los haya conocido o no, es increíble como estando ya cercanos a las 3 décadas desde que pasó todo; muchas personas siguen llegando hasta estas Páginas Sueltas y de Colores para compartir sus sentimientos y al mismo tiempo las memorias de lo que cada uno de nosotros vivimos junto a ellos en vida.


Para la gente que desconoce el significado tan grande que existe detrás de Makahui, sólo tiene que echar un vistazo a otras páginas del pasado en este espacio o al link que está activo dentro de este texto.
Por otro lado, para quienes conocen mis letras desde hace tiempo, saben perfecto lo que para mi representó haber sido parte de esa generación en el CBTIS No. 114; y también que cada año, en la medida en que el tiempo lo permite, trato de dedicar un escrito para todos estos chicos con los que tuve la fortuna de compartir generación y en especial convivir dentro de la misma aula de clases con 4 de ellos: Alfredo, Hairy, Wilber y Adriana (Q.E.P.D).

Es curioso como hace apenas un poco menos de una semana atrás, recibí un mensaje por inbox, de una chica que no había nacido aún cuando pasó el accidente;  y ella me preguntaba: ¿Cómo eran ellos? ¿y cómo era la vida en ese entonces?... Me quedé pensando desde hace varios días en ese cuestionamiento y fue esto lo que me inspiró para revertir un poco la tristeza que nos invade a todos en esta fecha y compartir en este aniversario luctuoso No. 27, un poquito de los recuerdos que yo tengo de los chicos con quienes conviví más.


Adriana (que fue la persona a quien conocía más), porque ella había cursado también los 3 años previos de secundaria en la misma escuela, dentro del mismo grupo que yo; es quizá de quien más puedo contar.

Ella era una chava muy bonita, era la única mujer de varios hermanos (uno de ellos locutor), físicamente era no muy alta, tenía el cabello rizado, los ojos como color miel y creo que de su fisionomía lo que más resaltaba era que tenía una sonrisa muy linda, (casi de comercial de pasta dental, con dentadura perfecta). Tenía varios fans; pero ella siempre le dio prioridad a sus estudios y a su compromiso con el grupo de danza.

A pesar de que sus padres estaban separados, ella siempre fue muy madura y centrada. Como estudiante fue súper inteligente, de los alumnos que siempre sobresalían en clase por su participación y sus calificaciones y en alguna ocasión fue a mi casa para pedirme los apuntes de las clases y ponerse al día (era muy responsable) y ya en la época del CBTIS, a mi me sorprendía que nos hubiese tocado estar de nuevo en el mismo salón y la misma escuela. 

De las anécdotas que puedo compartir con ella, esta una, en la época de secundaria (creo que en 3er. año), una mañana en una clase, sentí un golpazo en la espalda muy fuerte. Obvio mi primer reacción fue voltear súper enojada para ver quien me había pegado, y detrás de mi estaba ella, y muy seria me dijo que me había dado tremendo trancazo porque traía una araña en la espalda. Me mostró el cuaderno con el que me golpeó y efectivamente, había un insecto de esos hecho pomada en la pasta que cubría los apuntes.

De la etapa en la prepa, algo que tengo muy presente es que ella, previo al viaje, junto al resto de los chicos del grupo de danza, realizó varias actividades para recaudar fondos para poder participar en esa presentación en Guatemala, que nunca imaginamos no llegaría a realizarse y sería fatídica... Unos días antes de que partieran Adriana nos vendió unos boletos para una rifa, (que creo costaban 5 pesos); y las 4 chicas de la "bolita" con las que yo me juntaba, compramos, porque para el resto de los estudiantes era de verdad un orgullo que nuestro grupo de danza, tras haber ganado el concurso nacional, estuviera invitado a participar en un país del extranjero.

A Hairy, Alfredo y Wilber los traté únicamente durante esos semestres que compartimos en el grupo "P". El tipo de bachillerato que cursamos era con especialidad en "Programación"...

Todos nosotros éramos la flamante primer generación de esa carrera técnica, que recién se había abierto en el CBTIS y pues de ellos sólo puedo decir que eran chicos muy aplicados también. Wilber era el jefe de grupo y pues uno de los recuerdos más bonitos que tengo es que a pesar de que el grupo como del 3ero. al 4to semestre estaba un poco dividido, porque en alguno de esos semestres integraron a compañeros de los grupos "Q" y "R"... había como cierta división entre los compañeros debido a eso... 

Éramos como 40 estudiantes en el grupo "P", pero de inmediato se segmentaron en "grupitos" y estaban las típicas "fresas", los "nerds" (que eran los que sacaban puro 10 y entre los que se encontraba Adriana, aunque ella se juntaba con "las fresas"), que así les decían a las chicas que habían integrado de los otros grupos. 

Estábamos nosotros que éramos los estudiantes regulares, y cuento esto como antecedente a escribir sobre dos de las experiencias más bonitas que me tocó vivir junto a ellos.

Un buen día, creo que ya cerca de las vacaciones, a alguien se le ocurrió proponer que organizáramos una fiesta. Para esto, Wilber se ofreció a que su "rancho" a las afueras de la ciudad, fuera la sede para dicha fiesta, y como había varios compañeros que tenían vehículo, cuando menos lo pensamos, entre la camioneta de Carlos Legaspi (quien era el guapo del salón -desde la secundaria- y de los nerds), y un Jeep bien padre que tenían las chicas de "Las Fresas", nos hicimos todos bola y fuimos hasta el famoso rancho.

Me acuerdo perfecto cuando Wilber se bajó de la troca de Legaspi  y abrió la puerta para que entráramos al rancho. Fue una tarde muy padre, eran otros tiempos de conviviencia muy sana. Hicimos discada, pusieron música, a mi se me rompió el pantalón, pero todo en un ambiente de diversión y convivencia que dejó atrás todas esas rivalidades entre grupos. Supongo que eso nos unió, porque más delante, ya para terminar el semestre, propusieron que se armara otra fiesta. Esta vez fue en casa de la hermana de Legaspi. 

Sí Baldor, te odio por toda la eternidad...

Recuerdo que ese día hacía mucho frío y la fiesta comenzó ya tarde, después de que fuimos a hacer un examen final de cálculo o álgebra (siiii la del torturante libro de "Baldor"); y pues allá íbamos todos a una casa muy bonita que estaba entre las callecitas contiguas a la Av. Ejército Nacional. 

Todos nos divertimos muchísimo y el recuerdo más chusco que tengo de esa reunión fue que la hermana de Legaspi aceptó prestarle la casa, con la única condición de que no rompiéramos nada y no ensuciáramos una alfombra de color blanco que cubría toda la sala... Obvio no cumplimos con ninguna de las dos promesas, porque creo que alguien rompió un jarrón o algo así, y la alfombra quedó de color café, porque por esos días las calles estaban súper llenas de lodo (creo que había caído agua-nieve); pero la fiesta fue muy divertida y la pasamos muy bien.

Al resto de los chicos de Makahui, sólo los conocí de vista, y había uno en especial que me llamaba mucho la atención: Alejandro Luna. Era un muchacho muy alto, delgado, que tenía unas pestañas enormes que enmarcaban unos ojos preciosos y en esa época en que yo era una chica súper tímida, era para mi como una especie de "Crush"... 

Él tenía novia, y ella también era parte del grupo de danza. Obvio yo por eso no decía nada, pero a los 17 años que yo tenía en ese entonces y que fue por esa etapa también que empecé a escribir "diarios secretos", él era una inspiración. (me acuerdo de eso y me da risa y ternurita al mismo tiempo), porque Alejandro ni siquiera se enteró jamás de eso.

De él sólo tengo un recuerdo divertido que sucedió en una ocasión que íbamos todos a la escuela (por la mañana el camión de transporte que de la zona centro iba hasta las instalaciones de la prepa), se llenaba por completo de estudiantes del CBTIS. 

En ese entonces los vehículos de transporte no eran autobuses como tales... Eran pequeñas mini vans a las que les quitaban los asientos y les adaptaban una base de metal alargada y alcolchonada para que fueran asientos con mayor capacidad de gente; mientras que en el techo tenían una pequeña extensión de metal con tubos soldados para hacer el techo un poco más alto y sostener al mismo tiempo las barras incrustadas con soldadura o tornillos en forma de pasamanos.

Como era de esperarse, siempre los choferes atiborraban las unidades de gente. Si te tocaba asiento, que padre, pero muchos de los compañeros estudiantes se tenían que ir de pie todo el trayecto, cargando mochilas y libros y era de risa loca que a veces ya era tarde y los choferes que sabían que teníamos que llegar a clase temprano, nos gritaban que si queríamos que acelerara y no parara en ningún punto para subir más pasajeros, todo esto con la intención de que pudiéramos llegar a tiempo.

En una de esas ocasiones, Alejandro iba agarrado del tubo que el camión tenía instalado en el techo, pero era tanto el apuro que cada que frenaba el chofer, toda la fila de estudiantes que como él iban parados exageraban y se empujaban unos a otros (y obvio eso nos daba risa), pero en una vuelta de verdad el empujón fue tan fuerte, que Alejandro no se pudo sostener y estuvo a punto de caerse, pero como iba justo delante de mi; tal cual delgado y larguirucho que era, se alcanzó a detener de mis piernas.

Yo me puse de mil colores y él botado de la risa se disculpó mientras se incorporaba... Y esa fue la primera y única ocasión en que estuve cerca de él...

Es bien curioso que cuando pasó lo del accidente, lo primero que vino a mi mente fue todo eso que líneas más arriba les he contado... Supongo que mis memorias son pocas, pero para quienes fueron familiares y amigos de cada uno de los muchachos, hay anécdotas más ricas en aventuras y convivencia, pero eso era justo lo que en esta madrugada de Aniversario Luctuoso yo quería aportar.

27 Años después los seguimos recordando, y aunque hay un hueco en el alma siempre, creo que hoy cobra sentido esa frase que una tanatóloga que admiro tanto siempre dice y que está relacionada con la idea de que el mejor homenaje que uno puede hacer para las personas que ya han fallecido, es precisamente ese, ser feliz en vida y agradecer por el regalo de su presencia en nuestras vidas, aunque esta haya sido breve...

Prometo más adelante buscar el cuaderno de diario de ese año y compartir alguno de los escritos que hay ahí dedicado para ellos... En el presente, a la par de extrañarlos, siempre y hasta fuera de la fecha del 19 de Julio, pienso e imagino cómo sería la vida si cada uno de ellos estuviese aquí.

Supongo que no soy la única, pero siendo las 3:24 am, algo en mi interior me dice que ellos desde donde están, sienten y saben del gran cariño que todos les tenemos, seguramente les dará risa lo que hoy yo he contado a manera de homenaje y lo más importante aún, desde ese tiempo y espacio, en todo este tiempo que para muchos ha sido media vida, no se explicar como, pero de alguna manera ellos nos han hecho saber que prevalece la promesa de que más adelante nos volveremos a reunir todos en una celebración que trascenderá más allá de lo bonito y divertido que compartimos en vida.

Un abrazo para ellos hasta el cielo... y a todas y cada una de las personas que han llegado hasta mi blog para compartir en forma de un mensaje, los recuerdos y experiencias a lo largo de estos 27 años, ¡Gracias de corazón!

Corazón

on lunes, julio 15, 2019


Estas son algunas cosas que deberías saber acerca del corazón:

1. Es el primer órgano que se forma en el ser humano.
2. Está ubicado justo en el centro del pecho, no a la izquierda (como suele creerse).
3. En un sólo día es capaz de generar tanta energía como para arrastrar un camión por unos 32 kms.
4. El corazón tiene el campo electromagnético más potente del cuerpo humano, 5 mil veces superior al del cerebro.
5. Puede latir fuera del cuerpo, pues es el único órgano que genera su propio impulso eléctrico.
6. Tener un gato, o mejor dicho que un gato te tenga, reducirá en una tercera parte el riesgo de un ataque al corazón (magia minina).
7. Cuando perdemos a alguien querido, el corazón pareciera romperse, los sentimientos viven en él.
8. En promedio pesa 300 gramos, pero es el órgano más fuerte del cuerpo; ya que bombea  6.5 litros de sangre a través de casi 100,000 kilómetros de tuberías llamadas venas.
9. Tiene una red neuronal, por consiguiente "puede pensar"... "Senti-Pensar".
10. Los egipcios creían que el corazón tenía voluntad propia, y era el único órgano que no embalsamaban al morir, pues el difunto lo necesitaría para su próxima vida, al estar todo lo importante almacenado ahí.
11. Hacer el viaje de la cabeza al corazón, de la inteligencia a la sabiduría, de la mente a la conciencia nos permite cambiar las armas por los abrazos, el miedo por el amor, y por ende: transformar el mundo en un lugar mucho mejor.

Por todas estas razones el corazón no es un órgano simple, pues dentro del mismo se encuentra escondida la llave de la conciencia, misma que de revelarse, podría abrir el portal a un estado más elevado de vibración conciente, la destrucción total del engaño mental-material-temporal en el que todos estamos atrapados.

Ya lo sabes... Llevas algo muy valioso dentro de ti y ha sido el gran regalo que te permite vivir.

Un lugar a donde ir...

on domingo, julio 14, 2019

Existe en tu imaginación, muy dentro de tu alma, un lugar a donde ir...

Si cierras los ojos y juegas a visualizarlo, de inmediato podrás llegar hasta ahí.

Lo ideal es que eso suceda al final del día... Si así fuera: ¿con quién te irías a sentar ahí?
¿Qué le dirías? ¿Sobre que tema te imaginas que conversarían?

Y si fueras hasta ahí solo: ¿Qué harías? ¿De qué pensamiento o sentimiento te gustaría desprenderte y dejar ahí para que se difumine al amanecer?

Todo es válido, pues en ese espacio se puede transgredir (aunque sea por un instante), el tiempo y el espacio... Cierra los ojos y cada vez que lo necesites quédate ahí... Independientemente de como haya sido tu día, todo termina. Así que despréndete de todo y no permitas que nada ni nadie le robe horas a tu sueño.

Gracias por dejarme acompañarte en silencio hoy...

Buena Madrugada y buen viaje hacia El País de Los Sueños.

Entre la realidad y los sueños...

on lunes, julio 08, 2019
Es momento de descansar...

Así que quítate las penas y apaga las dudas, calla tus pensamientos, deja que reine la paz y refúgiate en el silencio.


El pasado ha muerto y el futuro empieza mañana.

Buen viaje hacia El País de Los Sueños...💤

6 meses más en el recorrido...

on lunes, julio 01, 2019
Seis meses... 181 días han transcurrido de este recorrido llamado 2019 y aunque hay días en que sientes que no haz hecho nada bueno con tu vida y que todo sigue igual, la verdad es que no es así, porque todo es un constante cambio.

Las células de tu cuerpo se regeneran por completo cada año, por ende, ni siquiera tú eres la misma persona que hace 365 días atrás, así que tomando en cuenta esto, debes tener presente siempre que a pesar de que existan días en que se vale tener la pila baja o que te ensombrezca el hecho de que las cosas no salen como esperas; la batuta de tu vida (más que una varita mágica para hacer que las circunstancias cambien), nadie más la tiene en su poder, más que tú.

Que nadie decida por ti, sólo tú tienes la facultad de decidir y saber que es lo mejor para tu vida y tu bienestar... Hasta en los momentos en que dudas si un camino es o no el correcto, dentro de ti, conoces muy bien la respuesta y tienes la certeza de que es lo adecuado y que te hará feliz.

Una persona que admiro profundamente (Gaby Perez Tanatologa​), siempre dice que la es tener esperanza en los días soleados que aún no hemos visto.

Empecemos este nuevo mes y la segunda parte del 2019 con la mejor actitud.

¡Buen Inicio de Semana!

¿Qué plan tienes para hoy?