Felices 52 Martha...

on sábado, septiembre 28, 2019
Septiembre pasó ante mis ojos como un suspiro... He tratado en la medida de lo posible de darme un espacio para venir aquí, (como siempre de madrugada), porque hoy más que nunca mi mente y mi alma están pletóricas de cosas buenas, de esas que en la noche, a pesar de que mi cuerpo físico esté súper cansado, me hacen irtme a dormir con una sonrisa y una de ellas, que no quería dejar pasar es el cumpleaños de Martha Debayle.


Para quienes me leen con frecuencia, saben que ella es una de las personas que más admiro, y aunque técnicamente su cumpleaños fue el día de ayer (viernes), no quería perder la oportunidad para comentar al respecto en el blog; porque sin importar que ella no lea esto, aún así yo quería plasmar en letras mi agradecimiento para esta extraordinaria mujer, quien desde hace muchos años no sólo ha aligerado y llenado de risas mis días; pues hubo también, (gracias a Dios), ya bastante tiempo atrás, que todos los temas y la gente tan extraordinaria de la que se rodea (Gaby Pérez Tanatóloga, Aura Medina, etc), me ayudaron bastante en una etapa difícil -como las que todos pasamos- y una vez superado eso, todos los días aprendo algo a través de su programa y es lo que me ha llevado a intentar ser cada vez una mejor versión de mi misma.

Con "Gastón", uno de sus perros.

Sé que no soy la única, por eso, entre millones de personas que la ven como un ejemplo a seguir y la imagen de lo que es de verdad una "mujer chingona" (no hay otra definición mejor para describirla); me sumo a la celebración por otro año de su vida, y aunque aún no he tenido la oportunidad de conocerla en persona, le agradezco por todo lo que respresenta para mi, por llenarme de risas los trayectos de ida y regreso a casa, por acompañarme con su voz mientras trabajo los fines de semana en casa, por hacerme suspirar, reflexionar e incluso llorar cada vez que ella utiliza la radio no para temas vanales, sino para hablar de todo eso que con muy pocas personas se comparte y aportar cosas que tantas veces nos han llenado el alma.


Tengo pendiente contarles sobre su conferencia en streaming del año pasado, ¡que fue hermosaaaa!, pero mientras eso sucede y me doy el tiempo para hacerlo, les dejo algunas imágenes tomadas de su Instagram Oficial y un video de lo que ella es día a día, dentro y fuera de la cabina de radio.


¡Felices 52 Martha!

Incógnita sin despejar...

on miércoles, septiembre 25, 2019
¿Y si fuera ella?
Si después de tanto esperar ¿por fin apareció hoy?
Mientras anoto con tinta azul los números que simbolizan esta fecha, que la luna se llene de suspiros...
Buena Madrugada.

Punto de búsqueda y encuentro.

on lunes, septiembre 23, 2019
Si me extrañas, búscame en la lluvia, en el café escondido detrás de algún libro de los que hayamos compartido; pues sé que te gusta que en letras siempre esté cerca de ti.

Búscame en las canciones que te gustan y con las que de sólo hecho de haberte visto tantas veces disfrutarlas yo siempre sonreía; en cada domingo a las 7 de la mañana, (luego de regresar del trabajo), o en una madrugada de viernes, cuando encontrarnos luego de tantos dias nos hacía sentir tan libres...

Encuéntrame en el silencio, aunque ya no esté presente, porque sabes bien que en ese espacio habitaban en perfecto equilibrio tu paz y mi vulnerabilidad...

Búscame en todo lo que compartimos... Sabes bien que siempre voy a estar ahí para ti.

Algo sobre el amor en "Días Sin Ti"...

on domingo, septiembre 22, 2019
"Nunca nos enamoramos de la misma manera ni nos rompen el corazón de igual modo. Sólo tenemos uno, pero adquiere distintas formas a lo largo de nuestra vida.

La primera vez que se lo entregamos a alguien, está tan limpio y es tan puro que es utópico pensar que durará así mucho tiempo. Es cuestión de tiempo que a la persona a la que se lo hemos dado se le caiga de las manos.

Cuando uno es inexperto también es valiente, y el cuidado, por tanto, no suele entrar en sus planes. Entonces se rompe en pedazos grandes, enormes.

Es fácil volverlos a unir, aunque el susto ya nunca se va del cuerpo. 

La segunda vez presentamos un corazón reconstruido en el que se pueden apreciar los remiendos. El primer amor se olvida, sí, pero no sus heridas.

Entonces caminamos con más cuidado, incluso con cierta desconfianza.

Sabemos lo que es sufrir por amor y no estamos dispuestos a volver a pasar por ello. Pero lo hacemos. De nuevo, sí, porque es algo inevitable que sucede cuando le das algo tuyo a alguien, un riesgo que tomamos cuando nos enamoramos, que es cuando más valientes somos. 

Es un hecho que, cuando se cae por segunda vez, los trozos que quedan son algo más pequeños y cuesta más volver a unirlos. Sin embargo, alguien aparece y los junta de nuevo. 

Lleva más tiempo, pero termina consiguiéndolo. Y seguimos caminando. Y sí, se vuelve a caer y vuelve a hacerse añicos, cada vez más pequeños —algunos, incluso, se quedan por el camino—, pero alguien aparece y los une otra vez para, en un descuido, de nuevo, dejarlo caer.

Y así hasta que damos con alguien que, con todo ese cuidado del que hemos prescindido, coge el corazón que le tendemos y lo coloca al lado del suyo, que probablemente también esté hecho de pedazos.

Dos corazones intactos y unidos son valientes y arriesgados, pero dos corazones rotos juntos, ah, ésos son imbatibles de por vida.

"Días Sin Ti" | Elvira Sastre-
****************
Adoro las letras de esta chica y amé leer esto de madrugada.
Está hermosa su novela.

Carta Sin Tiempo No. 3

on viernes, septiembre 20, 2019
Miércoles 19 de Junio, 2017.

He pensado mucho en ti, pero no he tenido mucho tiempo para sentarme a escribirte... O tal vez si, y ha sido simplemente que cuando se trata de cosas relacionadas contigo, evito hacer las cosas con premura.

La vida siempre nos exige cumplir con un montón de cosas, antes que con las del alma; y en ese lapso se me escapan tantas; pero hoy de camino a casa yo sabia y también necesitaba detenerme un momento y hacer una pausa entre todo eso...  Aunque sea por un instante, parar un momento y quedarme quieta en medio de este camino que sigo recorriendo cada día sin tener muy claro aún hacia que dirección ir para poder encontrarte.

Lo primero que quiero decirte es que tal vez he estado equivocada, y la razón por la que no te encuentro es precisamente porque sigo confundiéndote, pensando que eres alguien más y aunque todo a mi alrededor me indica que una vez más me he equivocado de persona, estas ganas de que mi amor coincida por fin ya en una mente y un cuerpo que me emociona, es justo eso lo que no me permite ver más allá.

Todas las noches antes de dormir, pienso en que deseo de verdad tener claridad y certeza respecto a eso... Aún no sé como hacerlo, pero esta madrugada, dejando un poco de lado toda esa confusión, quise venir a escribirte para decirte que a pesar de que estemos en puntos tan distantes, tuve ganas de hablar contigo; y aún así sin conocerte me emociona el hecho de poder hacerlo a través de una carta sin tiempo.

Ya pasa de las 2 de la mañana, y no tengo la menor idea de si tu estarás durmiendo, o trabajando, o quizá con insomnio... Espero que esta última opción sea una idea equivocada, porque si aún estuvieras con los ojos y el alma abiertos en el mundo real, me gustaría de verdad pensar que el motivo sea algo que te emocione o te haga soñar despierta.

Yo por mi parte, estoy con algunas cosas pendientes. En este punto de mi vida (en el que aún no nos encontramos), estoy bien emocionalmente, aprendiendo mucho, leyendo un montón de libros; pero lo que me encantaría compartirte en un espacio a solas y a esta hora es más bien la idea de que camino a casa te extrañé (sí, así sin haberte visto nunca); mientras que al mismo tiempo pensaba también en que cosas tendría yo para ti en un día normal como el de hoy en que no se celebra absolutamente nada y en el que en un punto del tiempo futuro (cuando ya nos hayamos encontrado), podría compartir contigo al final del día.

La sola idea de imaginarlo me puso el corazón a mil por hora y me hizo sonreír, porque son tantas las cosas que se me ocurren: A la par de llegar a casa lo más rápido posible para encontrarte; creo que en alguna de las tantas bolsas con zipper de mi mochila, tendría para ti toda la atención y la paciencia para sentarme junto a ti antes de irnos a dormir o para abrazarte ya en la cama y escuchar como estuvo tu día. Esa conversación la aderezaría con preguntas acerca de como te sientes respecto a todo lo que hayas estado viviendo y sintiendo en los días más recientes; y a la par de los besos, de los dedos entrelazados; intentaría buscar la cercanía contigo; un punto de contacto más íntimo que no necesariamente tiene que desembocar en sexo, pero que para explicarlo de alguna manera, es como ese punto de encuentro entre dos personas que han logrado conectarse más allá del cuerpo; y que estoy segura es algo que esta noche, antes de dormir, haz añorado y le has pedido a Dios que algún día se materialice en alguien que de verdad te lo pueda dar.

Yo muero de ganas por ser eso para ti... Tener la capacidad de sacarte aunque sea por un minuto de todo tu caos... Difuminar tus miedos aunque sea por un instante y que además de ser la razón de que siempre tengas ganas de llegar rápido a casa al final del día; siempre tengas la certeza de que existe alguien que además de ser tu más grande fan y tu cómplice, será quien en un abrazo muy cálido te hará saber sin necesidad de palabras que aunque no pueda resolver todos tus problemas, por lo menos te acompañará y estará ahí para ti.

Eso es tan sólo lo que hay en alguno de los bolsillos pequeños; pero dentro de mi alma hay todavía mucho más cosas guardadas.  Hay charlas de fin de semana con la luz apagada, una invitación para escaparnos a cualquier parte en un día normal y rutinario (tan sólo para desestresarte y distraerte); un masaje para que te desprendas del cansancio acumulado durante todo un día pesado de estudios o trabajo o si tal vez lo necesitas; la indisolubilidad de mi silencio para complementarse con el tuyo, cuando así se requiera y que a la par de darte un espacio, sepas también que cuando tan sólo necesites que  esté ahí mientras pones en orden tus ideas y emociones, yo con gusto estaré o no ahí.

Todo esto último me lleva a pensar en: ¿cómo habrá sido tu día hoy?
...La verdad, no lo sé, y tampoco puedo decírtelo ahora, pero cuando llegue su momento esto segura que te hará sonreír el sólo hecho de que yo ya pensaba en como aligerarte el equipaje al terminar las horas.

Ahora mismo yo estoy también muy cansada, y mi cuerpo no va a la misma velocidad de todas las cosas que me encantaría compartir contigo en un instante como este. Tal vez si ya estuvieras aquí tampoco te hubiera alcanzado despierta para decirte todo esto; pero no obstante eso y sin importar que aún no nos encontremos; aunque hoy estés dormida (y tal vez más adelante pasará también), estas letras materializadas en una hoja de papel que seguramente leerás en otro tiempo, serán la promesa de que sin importar si a esta hora estarás despierta o rendida por el cansancio, todo lo que sueño compartirte estará ahí disponible para cualquier otro de tus días futuros en que lo quieras tomar. Ojalá no tenga que pasar mucho tiempo o toda esta vida para encontrarnos.

Descansa. 

XV Años de Páginas Sueltas y de Colores

on lunes, septiembre 16, 2019
El día de hoy Páginas Sueltas y de Colores cumple XV Años... ¿Pueden creerlo?😳😳😳😱😱

Aunque la historia de este sitio comenzó mucho antes de que existiera el internet, en las últimas páginas de mis cuadernos escolares, que luego se volvieron cuadernos completos, y luego notas digitales; más allá de la historia que todos ustedes ya conocen, les sorprendería si yo les dijera que desde el día 1, yo siempre estuve segura que llegaría el día en que cumpliría una década y media escribiendo.
Algunos de los cuadernos de diario que fueron el origen de este blog.

Muchas cosas han cambiado... Aunque llevo tanta inspiración en la mochila y los bolsillos de los jeans, ahora no hay tanto tiempo para redactar o investigar cosas, pero la fascinación por hacerlo se ha mantenido intacta. Ustedes, todas las personas que me leen han contribuído bastante con eso, porque aunque desde siempre han sido fans muy silenciosos, algunos han trascendido la pantalla y se han vuelto personajes cercanos e importantes a mi vida, mientras que otros de manera mucho más privada me han hecho saber siempre que los escritos en los que he plasmado las cosas que yo he vivido, a ustedes les han servido en momentos difíciles o cuando necesitaban que alguien les dijera con exactitud eso que tanto necesitaban escuchar.

Ese ha sido para mi el mejor regalo en todo este tiempo; y es también lo que me ha mantenido aquí. Desde niña supe que escribir era lo que más me gustaba, y al paso de los años y de tantas cosas que han sucedido durante la historia de este espacio, toda la gente especial que he ido conociendo y que ya tiene un lugar muy especial en mi vida, me he dado cuenta que mi misión es esa: escribir para compartir.

En alguno de los últimos posts, yo describí en letras que para mi, esperar hasta el último momento del día para darme un espacio, quedarme a solas en mi cuarto y sentarme a escribir mientras puedo ver a mi "yo del pasado" que hace lo mismo que hoy yo hago en esta misma parte de la casa, pero en papel y con los muebles y objetos dispuestos de una manera distinta; a la par de hacerme experimentar una infinita ternura, me lleva a agradecer a Dios por haber descubierto cuál es mi misión de vida y poder realizarla en la medida que el tiempo me lo permite.

Confieso que hay veces en que mi mente y mi corazón van mucho más rápido de lo que mi cuerpo físico tiene capacidad y por eso me despera que no me alcance la vida para poder "materializar" en letras todas las historias e ideas que tengo pendientes por contar... Supongo que es ahí cuando la voz interior, disfrazada de experiencia como "Cazadora de Historias" es lo que me hace entender que un escrito, y en especial aquellos que se toman mucho tiempo, se completan y llegan a ver la luz sólo cuando es el momento preciso...

Desconozco que vendrá más adelante, y lo único que tengo claro es que mientras mis pulmones estén llenos de aire y tenga total control de mi cuerpo y mis pensamientos, voy a seguir aquí. Gracias a cada una de las personas que en todos estos años me han regalado su tiempo y me han acompañado de la manera que su tiempo libre se los permite, de verdad envío un abrazo de agradecimiento a cada uno de ellos. En especial a quienes me han hecho llegar sus palabras de manera más privada y personal.

Después de 15 años, hoy les haré una confesión: Siempre he pensado que las personas que escribimos, tenemos una especie de "poder" que nos permite transgredir el tiempo -y algunas veces hasta detenerlo-... Es precisamente esa convicción especial, la que me hace decirles a quienes ya me conocen (y a quienes más adelante en el tiempo me van a encontrar); que pase lo que pase, y por más ocupada y cansada que esté, al llegar a casa buscaré siempre venir hasta este espacio para compartir alguna historia o escrito que les llene el alma o los haga reflexionar.

Por otro lado, cada vez que la mujer que soy hoy se reencuentre con esa chavita tímida de 17 años que está empezando en ese punto de su vida a plasmar cosas en sus cuadernos de escuela; más que un consejo o revelarle el futuro, cada madrugada que la vea, le voy a dejar una nota entre sus páginas sueltas que aún no han sido llenadas, con una nota muy simple que diga que le esperan grandes cosas, que por favor no deje nunca de escribir... 😉

¡Feliz Aniversario a estas Páginas Sueltas 
y de Colores!