Ir al contenido principal

Reflexiones de La Radio.

He seguido escuchando radio (aunque ya no tanto en las noches, porque el programa de "¿Qué Tal Fernanda?", que es el que me gusta, lo cambiaron de Horario), pero en los días en que me puedo ir a dormir tarde o que durante el día la conexión no falla, me ha tocado escuchar muy buenos temas y desde hace un buen ratillo quería escribir para comentar acerca de uno muy interesante que transmitieron hace algunas semanas y desde entonces me dejó pensando mucho...

La última parte del programa de Fernanda, siempre trata sobre un tema en específico, la mayoría de las veces comentan un libro, pero lo padre es que Fernanda siempre invita al autor para entrevistarlo, y ese día de la semana tenía en cabina a un Rabino Judío quien escribió un libro sobre valores y por extraño que parezca no estaba enfocado a la religión ni a principios anticuados moralistas, sino que él expresaba a través de las ideas plasmadas en su libro, la premisa de ¿En realidad qué cosas son urgentes para cada uno de nosotros?

No voy a hablar del libro, porque aparte de que no recuerdo ni como se llama, lo que me impresionó fue el comentario de Fernanda. Hubo un momento durante la entrevista en que ella hacia referencia a un capítulo en específico del libro y entonces le decía al autor que cuando leyó esa parte, el primer impuso que tuvo, fue levantarse del lugar en donde estaba para ir a mirarse al espejo, para observar con detenimiento cuál era la imagen REAL que le reflejaba el cristal.

Después de eso, ambos comentaron que existe mucha gente que sin quererlo refleja tanto, mientras que en la contraparte están las personas que no sólo NO SE ATREVEN a mirarse a si mismos en el espejo por temor a encontrarse con algo que no les gusta, sino que no pueden ni siquiera permanecer un instante a solas con ellos mismos y sus propios pensamientos.

En esta parte sucedió lo más interesante, porque Fernanda compartió al micrófono dos anécdotas que le sucedieron en lo personal:

Ella decía, que un día antes de ese programa, fue en la tarde con sus hijos a comprar pan allá en el D.F. y que en el exterior del local de la panadería estaba una chica hablando por teléfono con alguien, y Fernanda dijo: "Tenía tal expresión de tristeza reflejada en su rostro, que me dieron ganas de preguntarle: ¿Qué te pasa?, ¿Puedo ayudarte en algo?, y de veras me daban ganas de decirle: Te invito a tomar un café, vamos a platicar".

Luego mencionó que en otra ocasión, estando ella en un hotel, no se si por el lobby o algún área del exterior, observó a una pareja (al parecer un matrimonio); él iba caminando a prisa adelante, mientras que su esposa iba detrás de él. Así, mientras ella intentaba alcanzarlo, se cruzaron con Fernanda en el camino y fue cuando ella escuchó que la esposa le decía: "¡No puedo creer que me estés haciendo lo mismo otra vez!"

Fernanda dijo, que el rostro de la chava reflejaba una decepción tan grande, que no quiso imaginar que cosa tan grave le podía haber hecho el tipo, para que ella evidenciara en su voz y en su expresión un gran resentimiento.

Eso fue lo que me llamó mucho la atención y me dejó pensando desde entonces, porque me recordó que hace casi 2 años vi a una chava llorando a bordo de un auto en pleno semáforo por la Av. Adolfo de la Huerta y hace como más de un mes, al salir de Intelia para ya irme a mi casa, abrí la puerta del carro, y en ese instante pasó por la acera de enfrente una chica que iba llorando (casi, casi atragantándose con sus propias lágrimas), y a pesar de que me apachurró el corazón, no pude ni siquiera preguntarle si estaba bien, porque dio la vuelta en la esquina sin darme tiempo de nada y desapareció.

Total, para no tirar ya tanto rollo, la reflexión de la radio es esta: ¿Estamos tan ensimismados en nuestras propias cosas que hemos perdido la capacidad de voltear a ver cómo está el de al lado?.

En los últimos meses, una personita que está muy distante en kilómetros, pero muy cercana a mi en espíritu; me enseñó precisamente que con sólo poner un poquito más de atención a lo que alguien te dice y ver su mirada, te revela como se encuentra en realidad.

El día que escuché en la radio ese programa, me sorprendió descubrir que muchas de las cosas que Fernanda y El Rabino comentaban, eran exactamente lo mismo que nosotras hemos comentado en las charlas diarias y que los fines de semana se prolongan hasta deshoras de la madrugada.

A mi se me ocurrió hacer "un experimento" y elegí una persona que por cuestión de trabajo veo a diario, pero que "yo sentía" como que le caía medio mal.

Varias semanas antes de ese experimento, se presentó una situación en la que su carro falló y yo lo único que hice fue detenerme y bajarme en medio de una fila de carros que lo único que les importaba era que esa persona se quitara para poder pasar.

Así, luego de empujar su auto con el mío hasta un sitio cercano y más seguro, durante los siguientes días la actitud de esa persona hacia a mi dio un giro de 360 grados y se modificó aún más cuando semanas después "se me ocurrió" preguntarle por un problema de salud en específico.

Fue algo mínimo lo que yo pude hacer por esa persona, pero lo que me dejó esa experiencia fue comprobar en "La Práctica" que todo lo que Fernanda y El Rabino hablaron en el programa de radio ¡es absolutamente cierto!...

Todos los días cuando preguntamos o alguien nos pregunta ¿Cómo Estás?, obtenemos una respuesta pero pocas veces nos detenemos a "analizar" el sentido real de esa respuesta.

Claro que no se trata de andar por la vida contándole a medio mundo todos los problemas y frustraciones que cada uno de nosotros trae por dentro.... Pero a veces es tan gratificante el simple hecho de que alguien se interese por averiguar realmente como te sientes o lo que te pasa, que con sólo detenerse un momentito a conversar contigo, te cambia el día por completo... Ya ni se diga, si llegas a casa y tienes alguien que con toda la paciencia del mundo se sienta a escuchar todo lo que tengas que decirle con tan sólo preguntar: ¿Cómo te fue?.

Lo "urgente" es aprender a mirarnos por dentro y también a que cuando cuestionemos a alguien: ¿Cómo estás?, lo hagamos pensando de verdad en tratar de averiguar como se encuentra realmente por dentro.

Esa es la reflexión de la radio que me quedó tras escuchar ese programa... Y que yo creo que me gusta tanto, precisamente porque siempre me deja pensando, y hoy me lleva a preguntarles a todos ustedes: ¿El Reflejo que les ofrece el espejo cuando se plantan frente a el es algo que les gusta o les disgusta? y ¿Cuándo fue la última vez que le prestaron real atención a alguna persona que les platicó cómo está?

Como dice el slogan que utilizan en las cortinillas del programa: "Con un Tema Para Comentar" o "De seguro te quedas con algo".

¡Buena mitad de semana!

P.D: Más adelante les compartiré algún audio del programa y una entrevista muy padre que le hicieron a Fernanda y encontré hace poco.

Comentarios

Vane dijo…
Hola amiguis!!!.

Me gustó mucho tu post, además -como vos lo mencionas-, algunas de estas cosas las hablamos siempre, y vos sos de esas personas que hacen un alto en el camino, o dejan de hacer sus cosas por dedicarle tiempo a los demás, yo se muy bien eso.

Gracias por ser mi amiga, y tan buena persona, o como decimos acá cuando queremos expresar lo grande que es alguien...sos un pedazo de persona!!!.

Te quiero mucho!!! te mando un súper abrazote, y gracias, gracias por estar ahí.
Mr. Magoo... dijo…
Alguna vez creo que escribi acerca de esto. Nuestras vidas corren tan aprisa que no nos permiten detenernos en los pequenios detalles de la vida que en verdad valen la pena, mucho menos en detenernos a pensar en los demas. Yo me pregunto, que es lo que nos ha llevado a este extremo? No se necesita mucho para salir de nuestro ego un poco y ver a nuestro alrededor, y ver al projimo, y analizar, preguntar, sentir, averiguar, y no con afan de ser chismosos, sino con el afan de ser solidarios, de sentirnos humanos, parte de este mundo y de la sociedad, pero sobre todo, para no perder esa capacidad de asombro.

Son buenos temas, nunca lo imagine, a que hora y que dias salen? y en que estacion?

Saludos...
Victoria dijo…
que bueno que tomaste la conciencia de esto y que lo lleves a la practica. porque efectivamente pasan los dias, las horas y no nos fijamos en la gente que tenemos al lado.
Hay que seguir haciendolo, hay que hacer la diferencia con las personas Marthita para que un dia tengas una lista muy larga de gente a quien preguntarle "Como te fue?"