Ir al contenido principal

Sueños Desde El Más Allá...

Anoche tuve un sueño que aunque ya se ha repetido en varias ocasiones, no sucede con mucha frecuencia.

Soñé que estando en casa de Lili (alguien a quien pocas veces he mencionado en este blog, pero es mi amiga de toda la vida), familiares ya fallecidos estaban reunidos también allí.

Es extraño, porque siempre que tengo este tipo de sueños, por lo regular, el escenario de esos encuentros con personas que ya no forman parte de este plano físico, es la casa de mi abuelita materna o la casa de mis papás (donde yo vivo ahora), pero bueno, eso es lo de menos, creo que lo importante aquí es explicar mejor, como antecedente previo al sueño, algo sobre mi Tía Francisca, la persona de mi familia con la que yo me encontré en ese sueño.

La familia de mi padre era relativamente grande, estaba conformada por 6 hermanos de los cuales, en la actualidad quedan ya mi Tío Raúl y mi Papá solamente.

Mi Tía Francisca, vivía con nosotros, ella nunca se casó ni tampoco tuvo hijos, y no sé si sería porque ella era muy apegada a mi padre o yo era la única hija mujer, que eso propició que yo nunca fuera así como que precisamente "santo de su devoción". Desde que tuve uso de razón siempre hubo muchos conflictos entre ella y yo y durante muchos años ambas nos hicimos la vida prácticamente imposible.

No voy a entrar en detalles (porque luego sale el post kilométrico), pero lo único que puedo decir es que la forma como yo fui con ella (que obviamente no era de a "gratis"), ha sido yo creo de lo único que me he arrepentido en mi vida.

Me arrepiento porque ahora que soy una mujer adulta, me doy cuenta que por instinto yo me defendía, pero la madurez que tengo ahora me permite darme cuenta que nunca debí caer en ese juego de provocaciones de: "Tu me haces algo y yo busco la manera de desquitarme", puesto que eso implicaba caer en el juego de una persona que a los casi 60 años, vuelve a ser como una "niña" otra vez.

La vida es muy extraña a veces, y curiosamente antes de que ella muriera, por cosas del destino pudimos hacer las paces, eso fue en el año '89 (creo), ella murió en un hospital sin poder moverse, pero estando consciente, pero me acuerdo mucho de que unos días antes de que se la llevaran al hospital, su actitud hacia mi cambió radicalmente y aunque yo nunca fui a verla, la madrugada en que falleció yo estuve particularmente intranquila y no sé si serían los remordimientos por haberme portado de una manera tan "gacha" con ella o que me sugestioné por las cosas que comentaban mis papás (cada que volvían del hospital), pero el caso es que esa madrugada yo la escuchaba respirar con gran dificultad.

Desde ese año -cuando ella falleció- siempre ha sido una constante que se haga presente en mis sueños. Al principio era más frecuente, y aunque si me atemorizaba verla, la costumbre de soñarla tan seguido, aunado a un montón de cosas que yo empecé a leer sobre el tema, a raíz de eso; propició que ese miedo se transformara en respeto y entre ella y yo se estableciera una especie de relación "cordial" en la que existen una serie de reglas, en las que por ejemplo, (y aunque suene a cosa de risa), ella no debe presentarse en mis sueños de una manera que me atemorice, y yo tengo estrictamente prohibido preguntar cosas que aún no han pasado o que estén relacionadas con mi propia muerte... Si ya sé, suena a que estoy loca o a que fumé alguna sustancia extraña, pero la verdad es así.

Dentro del sueño, yo iba a visitar a mi amiga Lili. Su casa está distribuída de una manera peculiarmente extraña, porque entras por la puerta principal y lo primero que te encuentras es una sala, das unos cuantos pasos y a un nivel más alto se encuentra la cocina. Enseguida, existe una recámara, subes unos 5 ó 6 escalones y llegas al cuarto final, que es exactamente donde ella duerme.

En concreto, toda la distribución de la casa está "hacia el fondo" , y dentro del sueño en cada habitación donde entrabas, encontrabas a un familiar distinto.

Siempre que voy a la casa de Lili, saludo a sus papás; si están sus tías y sus hermanos trato de conversar un ratito con ellos y luego Lili y yo subimos a su cuarto para conversar de todos nuestros rollos ella y yo solas.

En el sueño, ambas nos dirigíamos directamente hacia su recámara, pero al llegar a la parte de la casa donde duermen sus padres, ella encontraba a sus abuelos maternos y se quedaba con ellos para conversar.

Yo le decía que estaba bien, y seguía mi camino hacia el último cuarto. Como era de esperarse, al entrar ahí, encontraba a mi Tía y después de saludarla haciendo alusión un poco en broma al hecho de que había pasado ya mucho tiempo sin que ella se hiciera presente en algún sueño mío, recuerdo que le cuestionaba ¿Por qué ahora en casa de Lili?, siendo que por ser ella una amiga muy cercana a mi, en su tiempo ella también la alucinó, porque sabía que la relación entre mi Tía y yo no era nada buena.

No recuerdo ahora lo que me contestó, ni tampoco nada acerca de lo que hablamos dentro del sueño. Lo que si tengo presente en este momento y se me quedó desde el instante en que desperté, hasta esta hora del día, fue que ella y yo estábamos platicando, cuando de pronto a la habitación entró una mujer que yo nunca había visto en mi vida, pero que por su apariencia me hizo saber que se trataba de una persona que obviamente tampoco forma ya parte de este mundo terrenal.

Era una mujer no muy alta, de complexión regular, de cabello rizado y oscuro, cuyo maquillaje y peinado correspondían a la época de los 40's. Llevaba un vestido blanco con flores pequeñas rojas, y la palidez de su rostro, en combinación con su actitud un tanto parlanchina y exageradamente alegre era algo que en cierta forma me intimidó y atemorizó.

Creo que mi Tía se dio cuenta de eso. Al parecer ellas dos se conocían, porque mi Tía, quien era una mujer bastante seria y reservada (ella y yo nos parecemos mucho en eso, y a veces me da miedo, porque siento que me estoy convirtiendo exactamente en lo que ella era en vida), en el momento en que esa mujer me tocaba el brazo, para luego comentarle que le gustaría que yo me quedara con ellas dos "para siempre", mi Tía le respondia que eso no era posible "porque aún no era mi tiempo" y que por favor, tratara de controlar un poco más su comportamiento.

Hasta ahí lo que recuerdo del sueño... Supongo que eso fue a media madrugada, porque luego soñe otra cosa que nada tiene que ver con eso, (y es algo que me intranquiliza porque se relaciona con la salud de una persona que quiero muchisimo), pero volviendo al punto, hoy todo el día he estado pensando en esa mujer tan extraña y ¿en por qué razón tenía tanto interés en que yo me quedara con ellas? (su silueta era muy parecida a la imagen de esta segunda foto con que ilustro este escrito)

Siempre he pensado -y cada vez me convenzo más- de que cuando alguien muere, de alguna forma o de otra, sigue viviendo. Ya no de una forma física, pero todo eso que un día conformó lo que en esencia era esa persona, (llamese energía, espíritu o alma), se transforma y sigue presente; tal vez en un plano alterno a este en el que los que estamos vivos habitamos, pero es como si la realidad estuviera compuesta por "varias capas" o "varias dimensiones"... En una estamos nosotros, en otra está la gente que ya falleció y sabrá Dios ¿qué habrá en todas las demás?

El caso es que yo creo (por lo que he leído) que el mundo irreal o de los sueños, es un espacio donde esas "capas" se vuelven una sola y es cuando se dan los encuentros con esos familiares ya fallecidos (que en mi caso no ha sido sólo mi tía), y es entonces cuando los sueños extraños, también van mucho más allá de ser simplemente eso.

En lo personal siempre analizo y le encuentro una explicación lógica a las cosas que sueño, pero esta es la primera vez en mucho tiempo en que no tengo una respuesta coherente que justifique: ¿Por qué razón soñé eso?...

Tampoco voy a quebrarme la cabeza intentando entenderlo, y aunque dudé acerca de si debía escribir o no al respecto -y más que nada publicarlo-, al final decidí que sí, porque sabía que si no lo hacía, el sueño iba a estar dándole vueltas y vueltas a mi cabeza y a mis pensamientos durante todo este día...

... Sueños extraños, ideas locas para muchos... Y lo más chistoso es que a veces pienso que algún día mi blog será como "Disneylandia" para un psicoanalista o terapeuta que quiera analizar una mente "rara"... Pero como dijo hace poco un compañero de trabajo: ¿Qué persona no es "rara"?, ¿O qué se considera dentro de lo normal?... Y eso es cierto, cada persona trae sus propios "rollos"... ¡En fin!...

Buen fin de Semana.

Comentarios

Vane dijo…
Ay amiga!!!! que raro ese sueño, y más ver a una persona que supuestamente nunca la viste en vida.

Porfis decile a esa señora que se deje de locas pasiones, que no te proponga cosas raras, que ella se quede solita ahi donde esta, que toque el apra y todo los instrumentos que se le cante la reverenda gana, pero...porfis, porfis que no te quiera llevar con ella, sino se las va a ver conmigo esa guacha asquerosa.

Te mando un súper abrazote!!!!
Elisa dijo…
Precisamente esa amalgama de cosas y/o eventos que te suceden es lo que hace muy interesante tu blog Martha, de esos pocos que espera uno con ansias el sig. post ;)

A mi antes me atemorizaba soñar a los que "ya no están" pero ya no, creo que es su forma de comunicarnos algo, cuestión de "leer" entre líneas y prestar atención a los detalles.

Eso si que siempre los sueño con apariencia muy muy limpia, te pasa eso? es curiosidad por saber si tiene algo que ver con "aquél lado".

Un abrazo! y buen fin de semana Martha :)
Martha dijo…
Vane:

Pues la verdad si estuvo "raro" el sueño, pero no te preocupes, la Señora esa rara, no creo que vuelva.

Elisa:

Muchísimas gracias por ser una de las lectoras más frecuentes de mi blog y por tus palabras.

Respecto a lo que me preguntas, fíjate que curiosamente cuando yo he soñado gente que ya falleció, se ve resplandeciente, con el único que me pasó lo que describes, fue con Ricardo Luján, pero no se si sea porque en vida, él era un chavo que se preocupaba mucho por su apariencia física y en el sueño yo lo vi impecable como siempre... Igual si tiene algo que ver.

¡Saludos y nos seguimos leyendo!
La proxima vez sueña conmigo y verás……QUE PESADILLA ja ja ja ja ja ja