Ir al contenido principal

Un Mes Con Vida de Perros...

Hoy hace exactamente un mes que nació... Dejé de verlo tan sólo por una semana, y aunque cuando me fui ya había abierto los ojos al mundo, parecía como si no lo hubiera hecho, puesto que se la pasaba prácticamente todo el día dormido...

En tan sólo 9 días se puso ¡enorme!, le salieron los colmillos (que por cierto los tiene muy "filositos"), su panza "rosita" se lleno de pecas, sus hermanos se fueron y él, que apenas si daba 3 pasitos y se sentaba completamente exhausto, hoy va y viene por todo el patio, aprendió a comer solito y a su corta edad ya sabe, que adora dormir siestas adentro del baño.



Sus ojos todavía son los de un cachorro y cada cosa que encuentra a su paso le causa curiosidad... Si es algo que le llama mucho la atención primero observa de lejos, analiza y si su instinto "canino" le dice que no es peligrosa, se acerca -y sin dejar de lado la cautela- entonces procede a olerla hasta que se familiariza con ella y una vez que ese proceso ya se ha completado, entonces ese "objeto" o "cosa" ya sirve para jugar...



La verdad yo pensé que le afectaría la ausencia de sus hermanos... El último de ellos se fue el Lunes pasado (¡Snif!), pero por extraño que parezca se adaptó súper bien, y tan sólo basta que durante la noche le ponga su tapete "peludo" (¡Ah!, pero eso si, adentro del baño ¡ehh!), para que Tobías se abandone al mundo de los sueños y nadie sepa nada de él hasta el día siguiente...

Se estremece con la leche fría, pero no desperdicia ni una sola gota, se "desbarata" literalmente por saludar a "La Mamá de La Familia" todas las mañanas, sus únicas rabietas se presentan cuando la puerta del baño está cerrada y no puede entrar para "tirarse de panza" a dormir la siesta del mediodía y lo único que lo atemoriza, es cuando "Poncho" lo huele, lo lame y le pone su pata chaparra encima (sin lastimarlo), en una clara y abierta invitación a jugar con él.

Aún es muy pronto, pero aunque todo parece indicar que él y Poncho se van a llevar de maravilla... Mientras Tobías crece un poquito y descubre el mundo; "La Negra" ha vuelto por fin a su vida de antes y a tan sólo un mes de distancia, a esta "Vida de Perros", -por lo pronto- no le hace falta absolutamente nada...

Comentarios

Vane dijo…
Es demasiada la ternura que tiene Tobías, es cómo Zeze en versión canina.
Es hermoso Martu, me imagino que te tiene muerta de amor, si ya se compró a tu mamá eso es palabra mayor.
Aunque sea chiquito ya sabe bien lo que quiere, que cosas le parecen cómodas, y ya sabe manipular cómo todo un experto, cuando quiere conseguir algo te mira con esa carita y fuiste!!! le das hasta lo que no debes darle.
Definitivamente Tobías se parece a su tía...ay si ay si!!! que agrandada!!!.
Gracias por el post, sabés que adoro a los animales, y más a los perros, y ver crecer a esta cosita hermosa me encanta.

Te dejo un abrazo enorme, de esos que le das a una persona que hace mucho no ves, y no la querés soltar por horas.
Te quiero mucho amiga!!!
Ericarol dijo…
YO ADORO a los perros. Que lindo post!!! Me lo regalas? (al perro digo) Es tan tierno y chiquito. Cuidalo mucho. Un beso para todos, caninos y humanos en tu casa.
Mr. Magoo... dijo…
Que padre enfoque, me gusta la historia de Tobias, y con que facilidad se encarina uno con los perros. Yo nunca tuve perros, bueno, tuve dos en mi vida y la verdad no fueron muy buenas esas relaciones, por causa de unas fobias de mi sacrosanta, pero aun asi, creo que estoy a tiempo de enmendarme, ya me tocara un buen perro un dia de estos.

Saludos, que bueno que estas de vuelta.
Martha dijo…
VANE:

Si, definitivamente Tobias es como Zeze en version canina y tienes toda la razon cuando dices que me tiene muerta de amor por el.

Me inspira mucha ternura, igual que alguien que conozco...

¡Yo tambien te quiero mucho a ti!

Ericarol:

Te regalaria a Tobias, pero creo que su destino ya es quedarse conmigo.

Gracias por tus saludos y tu vista al blog.

Magoo:

Fijate que yo desde niña he tenido perros en casa (me acuerdo que incluso al primero que tuvimos, yo le tenia miedo.

Pero ya luego te acostumbras y es verdad eso de que el perro pasa a formar parte de la familia.

Antes de estos 3 canes que tengo ahorita, el perro que tuvimos duro conmigo 14 años y cuando murio, yo juraba que no volveria a tener otra mascota. Entonces me cayo del cielo Poncho, luego llego la negra y ella nos regalo a Tobias.

Ojala mas adelante te puedas hacer de algun cachorro, creeme que son la compañia mas fiel y el amor mas incondicional que puede haber.

¡Saludos y gracias por pasar a visitar!!!