Ir al contenido principal

Bitácora de Viaje: Concierto de Sarah Brightman En El Palacio de Los Deportes.

Fotos: Ocesa - Fernando Aceves / El Informador.


...7:45 pm esperando a que empezara el concierto de Sarah Brightman.

El Palacio de Los Deportes se encontraba casi lleno (no así la hilera del área donde yo permanecía en ese instante un tanto nerviosa y expectante, sumergida en un montón de pensamientos y nostalgia que por momentos lograban alejarme de ahí).

Tras haber atravesado por pasillos oscuros, lo primero que me sorprendió al encontrar la ubicación de mi asiento fue un escenario en tonos azules, bordeado de molduras metálicas, que a pesar de permanecer aún en penumbra lucía majestuoso e impresionante... Tal como el preludio que anuncia la obertura de la primer temporada de ópera, en la que una vez que las puertas del recinto se cierran y cada una de las piernas ondulantes del telón se deslizan hacia los lados para dar a conocer lo que durante tantos meses se ha preparado cuidadosamente frente al ciclorama, cualquier cosa emocionante puede suceder...

Cerca de las 8:00, el recinto estaba ya casi en su totalidad repleto (a excepción de las áreas de costado al escenario) y cuando las manecillas avanzaron para que el tiempo alcanzara la hora en punto, la gente que ya había ocupado sus asientos comenzó a aplaudir como muestra de impaciencia...

Por los pasillos de acceso, la gente seguía aún llegando, y en el desfile que antecedía a la búsqueda de números de asiento en el área de piso, el reloj marcó las ocho, menos cuatro minutos... En ese instante las luces se apagaron y sobre el escenario se develó una imagen que a lo lejos parecía fantasmagórica y conforme se fue acercando al pasillo central que sobresalía del escenario, parecía una imagen femenina ataviada en un ajuar de novia...

El sonido al fondo era de campanas, campanas que en un inicio parecían de iglesia, pero luego se tornaron misteriosas, casi, casi atemorizantes... Y no obstante que el escenario aún permanecía parcialmente en penumbra, la silueta femenina envuelta en velos y misterio avanzaba y avanzaba, siendo seguida como en una especie de procesión, bajo sonidos que la hacían verse misteriosa, con la identidad difuminada bajo lo etereo de los velos... los sonidos contrastantes de campanas no dejaron de escucharse y se volvieron cada vez más fuertes e intensos...

Parecían los primeros acordes de "Gothica", (la obertura instrumental con la cual inicia el disco de "Symphony") y parecía también que las notas (al mismo tiempo que se producían) querían alcanzar a la extraña figura que apareció de entre las sombras, para una vez que a paso lento lograra colocarse en la parte central y más visible del punto de luz, en uno de los remates climáticos de la melodía que escuchábamos de fondo, los velos fueron lanzados intempestivamente sobre el suelo y iluminación central reveló que la figura que avanzaba desde un inicio era Sarah Brightman, quien seguida por 8 bailarinas vestidas del mismo color que ella; interpreto enfundada en un vestido rojo ¡hermosísimo!!! la canción de "Fleurs Du Mal" ("Flores del Mal")...

Contrario a todo lo que yo pudiera pensar, a la emoción y los nervios de no creer que lo que estaba viendo no era un espejismo... El concierto había dado inicio por fin.

Cuando la canción con que abrió el espectáculo terminó, con una gran sonrisa Sarah se dirigió a todos nosotros en español: "Buenas noches, gracias por venir, estoy muy contenta de estar en México". Luego, las siguientes palabras que pronunció fueron en inglés: "He tenido una carrera maravillosa por 30 años, un viaje que no sería posible sin ustedes: el público. Este espectáculo tiene un concepto de celebración, espero que lo disfruten".

Para esas alturas, en la fila donde yo estaba, ya habían sido ocupados dos lugares más. En la orilla izquierda estaba un muchacho como de unos 25 años (o menos), mientras que en la esquina contraria, como a dos asientos de distancia, una señora ya grande, que llegó acompañada de su marido.

Viéndolos a ellos, pero al mismo tiempo observándome yo misma (que no sé porque, pero siempre me toca estar "en medio" de todo), me di cuenta que no obstante que Sarah tiene fans en rangos muy extremos de edades, los tres estábamos emocionadísimos, disfrutando del concierto por igual.

Aún con el vestido rojo, Sarah comenzó a cantar "Let It Rain"... Mientras ella permanecía de pie frente a nosotros, el escenario cambió de pronto para transformarse en un bosque enorme repleto de árboles, sobre los cuales -y al igual que en la canción- comenzaron a caer unas gotas de lluvia pausadas y nostálgicas...

¡Wow! no podía creer lo que estaba viendo, esa canción me fascina y yo estaba tan emocionada, que en ese instante no pude resistir las ganas y valiéndome grillo la hora, le marqué de mi teléfono a Vane. Tanta nostalgia y tantas ganas de que ella estuviera ahí pudieron más, y quería que por lo menos escuchara una parte de las que yo pensaba serían "de las mejores del concierto"... Pero la noche apenas estaba comenzando y lo que yo no sabía es que Sarah nos llevaría a través de su voz hacia un viaje fascinante en el que las historias que nos develaría nos harían emocionarnos, reírnos, sin dejar nunca de sorprender.

Cuando la lluvia cesó, Sarah se encaminó hacia el fondo del escenario, y una vez más el paisaje se transformó; esta vez para dar paso a edificios góticos en los que descubrimos una iglesia antigua, en medio de un gran bosque, un escenario conocido para los que estamos familiarizados con el diseño conceptual del disco "Symphony" y sobre el cual ella interpretó precisamente esa canción, que da título no sólo a su último disco, sino también al tour mundial del que ya desde esa noche, nosotros también estábamos siendo ya parte.

La siguiente canción abrió con las 8 chicas que formaban parte de su ballet, vestidas todavía de rojo, llevaban sobre las manos unas sombillas de la misma tonalidad y la escenógrafía se convirtió en un lugar remoto del lejano oriente, en el cual desacaba un gran volcán.

Cada tema era una historia... Y la siguiente fue "Beautiful Day" (del disco de Harem), una canción muy padre que habla de la fragilidad que tienen las promesas (por muy sinceras que estas sean) y de la posibilidad que tienes de encontrar lo positivo en cada día nuevo.

Mientras Sarah decía eso, a su alrededor crecían plantas de bambú y lirios que de pronto se vieron inundados por un montón de mariposas que sobrevolaban por doquier. Ella había cambiado ya ese precioso vestido rojo (del cual yo me quedé enamorada), por otro en tono dorado.

La siguiente canción fue "Dust In a Wind", y a pesar de que Sarah la cantó sin nada más que su voz y uno de sus músicos acompañándola con una simple guitarra, mientras los árboles del fondo seguían repletos de mariposas que luego cedieron su lugar a cientos de luciérnagas, su interpretación y su voz fluyeron de una forma tan armónica y perfecta, que lograba "moverte por dentro", magnificando por mucho toda esa serie de emociones y sentimientos que te produce cada vez que la escuchas en un disco.

La noche había caído también sobre el escenario, por eso cuando Sarah comenzó a cantar la primer parte de "Nella Fantasía" el paisaje se llenó de miles de estrellas fugaces, de esas que transportan los sueños desde un lugar distante... (así, idénticos a los que llenan en esencia el corazón de alguien que conozco) y que cuando dejaron de caer transformaron el color oscuro de una noche de noviembre en un hermoso cielo estrellado.

Bajo esa atmósfera llegó una de las canciones más esperadas por muchos: "Hijo de La Luna", Sarah la cantó ofreciendo por primera vez durante el concierto una perspectiva que así, de primera impresión no lograbas encontrarle una lógica.

Rodeada nuevamente por su grupo de bailarinas, ella cantaba placidamente sobre un fondo que te daba la impresión de que todas flotaban sobre el agua... No sabías si estaba colgada de alguna parte, era una proyección o simplemente una ilusión óptica.

Así después de un buen rato de estar pensando ¿cómo harían eso?, la respuesta se reveló más que evidente. La parte de arriba del escenario, así como las "molduras metálicas" que bordeaban el escenario tenían la función de reflejar como si fuera un espejo, todas las imágenes de cada cosa que pasaba sobre la parte frontal del escenario que se conoce como proscenio.

Ella, (al igual que sus bailarinas) permaneció en realidad durante todo el tiempo recostada sobre el suelo, pero gracias a la magia de la proyección de las imágenes digitales y a la inclinación natural que tenía el panel sobre el cual también habíamos visto todos los paisajes de las canciones anteriores, Sarah aparecía y desaparecía de mil formas distintas: como si fuera eterea, pendiendo sobre el aire o descansando placidamente sobre el agua; como si tuviera la capacidad de alterar los elementos naturales como el agua, la lluvia, las estrellas, el día, la noche, o hacer que La Luna, flotara entre la nada también.

"Sarahbande" es otra obertura, que desde la primera vez que la escuché me dio la impresión de que una de las razones por las cuales Sarah siempre elige ese tipo de fragmentos instrumentales para incluirlos en sus discos, no obedece a otra cosa que no sea el de dejar que sus músicos también se luzcan sobre el escenario, de paso crear expectación en el público que ansia verla aparecer de nuevo -a pesar que no sepa que será lo que viene- y de paso aprovechar el tiempo para realizar un nuevo cambio de vestuario

No me equivoqué, y en ese lapso de tiempo en que ella dejó de ser el centro de atención, su grupo de bailarinas, bajo un fondo de candelabros realizaron algunas acrobacias con bastones para atenuar así la espera hasta el momento en que Sarah regresó enfundada en un nuevo vestuario para cantar "Anytime or Anywhere".

Para la siguente canción, Sarah ascendió por una escalera, hasta la parte alta de un diván enorme, sobre el cual, como toda una "diva" y mientras ella cantaba "Storia de Amore" quedaron por primera vez al descubierto los músicos que hicieron posible que todos nosotros escucharamos todas esas canciones que hasta esa parte del concierto habían sido en su mayoría extraídas de los discos de "Symphony" y "Harem".

El disco de Symphony se caracterizó porque en él Sarah incluyó varios duetos, por esa razón cuando los primeros acordes de la décimo primer canción nos revelaron que se trataba de "Canto Della Terra", dueto que en esa producción interpreta junto al tenor Andrea Bocielli después de varios años del éxito alcanzado con: "Time To Say Good Bye" o "Con Te Partiro" (Versión en Italiano), la gran interrogante en ese instante era: ¿si la cantaría sola o con alguien más?

La respuesta no demoró tanto como imaginaba, puesto que mientras Sarah permanecía en el pasillo central, sobre el extremo opuesto del escenario apareció un hombre guapísimo (con una sonrisa todavía más hermosa y capaz de derretir hasta la chava más indiferente), y dejando escuchar en su voz de tenor, la contraparte de una canción tan significativa que habla sobre nuestra madre tierra.

Alessandro Safina.

¿Pero quién demonios es Alessandro Safina?, pues bueno, él es un tenor originario de Sienna, Italia, y con quien Sarah grabó el dueto de "Sara Qui" ("Estarás Aquí)", también dentro del disco de "Symphony" y quien ha estado junto a ella desde el inicio de esta gira mundial -la cual abrió en Viena, en la Catedral de San Esteban-

A pesar de que la versión original con Bocielli es bellísima, nos dimos cuenta que interpretarla con él no le pedía nada a la versión original, pues al momento en que Safina, elegantemente vestido con un traje oscuro se acercó a Sarah, dejando oír su voz, para alcanzarla y unirse a ella en el punto más visible del escenario; fue cuando se dio uno de los momentos más emotivos del "Symphony Tour", puesto que la respuesta por parte del público fue muy intensa, y se tradujo una ovación muy prolongada al final de la canción.

El escenario visto durante el intermedio.

Era tiempo ya del primer intermedio. Cuando las luces se encendieron de nuevo, las expresiones de la gente ahí reunida reflejaban un gran satisfacción de saber que había valido la pena todo cuando habían visto y haber estado esa noche en el concierto.

Mucha gente aprovechó ese espacio de tiempo para ir a comprar algún souvenir, buscar a sus amigos -que quizá estaban en otra área- mientras otros con facha de "gente bien" socializaban en pleno pasillo, los más "despistados" recién arribaban al Palacio de Los Deportes, todo por no haber tenido la precaución de haber previsto el caos y la demora ocasionada por el tráfico vehícular en una ciudad tan grande como lo es México.

Al chavito que estaba enseguida de mi y que se sabía todas las canciones, (y que se me hacía padrísimo ver a alguien de su edad emocionadísimo con la música de Sarah Brightman); lo alcanzaron en ese momento otro grupito de muchachos que eran amigos de él y de inmediato se veía no eran fans, pero habían decidido asistir al concierto para acompañarlo.

Yo por mi parte, estaba de "metida" en la conversación de la señora del otro extremo y su marido, cuando ella por estar fascinada hablando acerca de que Sarah tenía una voz hermosa; no respondió a la pregunta que su esposo le hizo, referente a: ¿quién era el tenor con el que había cantado junto a ella la última canción?.

En apariencia serían tan sólo 20 minutos de intermedio, pero yo sentí que apenas había contestado a la pregunta del marido de la señora que estaba junto a mi en el concierto, que cuando volví la vista de nuevo hacia el escenario, ahí ya se encontraban las chicas que formaban parte del ballet de Sarah Brightman, todas bordeando la orilla del escenario, llevando unos globos de color rojo y en la parte de el frente destacaba un gramófono del mismo color.

Nunca imaginé que la segunda parte del concierto Sarah hubiera decidido abrirla con "You Take My Breath Away", una de las dos canciones que más me gustan de toda su discografía. Para este número una vez más echó primero mano de una de las oberturas del disco de Harem y luego, al momento de cantar la canción, sobre el escenario veíamos proyectadas imágenes de flores sobre un fondo rojo.

En un instante el paisaje volvió al ambiente gótico de iglesias antiguas de arquitectura extraña y misteriosa, con gárgolas y diseño arquitectónico sobre un bosque misterioso que evocaba la atmósfera de la ópera de Garnier... Tal ambientación, era obvio, no podía servir más que para ser el marco bajo el cual Sarah interpretara el tema central del musical que le valió el título de "El Ángel de la Música" al darle vida al personaje de Christine Daaé en "El Fantasma de La Ópera".

Una vez más sobre la parte central del escenario ella empezó a cantar con un vestido verde esmeralda y una capa roja (evocando su personaje en ese musical) las primeras estrofas que hablan de la fascinante influencia de ese personaje oscuro y en el que la réplica una vez más fue interpretada por Alessandro Safina.

Para la siguiente canción, Sarah hizo algo que yo pensé quedaría solamente como un recuerdo de la gira "Harem"... ¡Cantar sobre su famoso columpio!, y así, una vez más como toda una diva, escuchamos en su voz: "Attesa", mientras ella se mecía a varios metros del escenario dejando reposar sobre el pasillo central la cauda larga de su vestido que era tapizada bajo una lluvia intensa de petálos de rosa. Luego vendría una vez más Alessandro Safina para cantar una vez más junto a ella la romántica canción "Sara Qui".

Si todo lo que habíamos visto hasta entonces resultaba sorprendente, la mejor parte del "Symphony World Tour" recién estaba por comenzar...

Una vez más el escenario quedó en penumbra, de pronto, como si emergiera de la tierra apareció un conejo, que al compás de la música, con cada uno de sus movimientos nos mantenía en suspenso... Luego apareció Alicia, del cuento de "Alicia en El País de Las Maravillas" y poco a poco el escenario fue llenándose de personajes de ensueño como caperucita roja y el ejército de las cartas de la baraja.

Cuando todos esos personajes desaparecieron, la luz se encendió parcialmente y sobre un bosque lleno de árboles, Sarah apareció viajando en una bicicleta por el bosque, cantando "Little Red Riding Hood Rap", un tema basado en El Cascanueces de Tchaikovski.

Mientras ella avanzaba a gran velocidad de entre los troncos de los árboles surgieron un montón de lobos montados también sobre bicicletas, que comenzaron a flanquear su camino tratando de obstaculizarla, hasta que al final de la canción, todos se abalanzaron sobre ella y entonces desapareció (¡esa fue la parte más padre del concierto!!!).

La siguiente parte del espectáculo estuvo conformada por algunas de las canciones del nuevo disco "A Winter Symphony"... Con fondos de árboles navideños y soldaditos de juguete, pudimos escuchar una "probadita" de lo que será este disco donde se incluyen los dos temas que eligió para su presentación en México: "I Believe in Father Christmas" y "Wish I Could Be Christmas Every Day".

El concierto casi llegaba al final, y no podía faltar "Pasión" el tema de la telenovela que llevó el mismo nombre y que interpretó a dueto con el contratenor Fernando Lima, luego vendría "Time To Say Good Bye" (que esa canción siempre me pone la carnita de gallina), "Deliver Me" otra de sus mejores canciones y para la cual utilizó un vestido negro y unas alas que la hacían parecer un "ángel oscuro" para cerrar la noche con "Running" y una vez que los aplausos del público la hicieron regresar una vez más.

Así fue como terminó el concierto, un espectáculo en el que durante dos horas, Sarah Brightman nos introdujo a un universo mágico lleno de flores, mariposas y agua; palacios de cuento, escenarios orientales, luces de colores, estrellas fugaces y la tierra vista desde el cielo en un recital que se presentó durante dos días consecutivos en El Palacio de Los Deportes y fue visto por más de 12 mil personas en el D.F, Guadalajara, Jalisco y Monterrey. N.L.


Es muy curioso que a pesar de que para esta gira, Sarah Brightman ofrece un concepto enteramente minimalista y echa mano de proyecciones tridimensionales de alta definición (una tecnología nunca antes vista ni utilizada por otro artista en ningún otro espectáculo), los momentos más emotivos del concierto donde ella logró emocionarnos (como en el caso de "Dust In a Wind"), no necesitaron de tanta tecnología, pues no hizo falta otra cosa más que el sonido de un sólo instrumento, las luces, y lo más importante: Su voz.

Así fue como terminó esa noche, que finalmente fue el motivo que me llevó a viajar hasta la ciudad de México, mientras me encaminaba hacia la salida, atravesando por la zona afuera de El Palacio de los Deportes, (donde improvisaron un bar lounge en el cual la gente que se veía "de lana" se quedó para tomar una copa y comentar sobre el concierto), yo me alejé de ahí con la sensación de que había valido la pena el esfuerzo realizado para presenciar un concierto que exploró una amplia gama de estilos, una “sinfonía” de varios géneros musicales que ese Sábado 8 de Noviembre se conjugaron para crear una noche inolvidable...


WORLD TOUR SYMPHONY EN NÚMEROS:

• LAS CANCIONES:

- Gothica
- Fleurs Du Mal
- Let it Rain
- Beautiful Day
- Dust In a Wind
- Nella Fantasia
- Hijo de La Luna
- Anytime or Anywhere
- Storia de Amore
- Canto Della Terra (con Alessandro Safina)
- You Take My Breath Away (¡Mi favorita!)
- El Fantasma de La Ópera (con Alessandro Safina)
- Attesa
- Sara Qui (con Alessandro Safina)
- Little Red Riding Hood Rap
- I Believe in Father Christmas
- Wish I Could Be Christmas Every Day
- Pasión (con Fernando Lima)
- Deliver Me
-Running

• EL STAFF:
- 1 soprano
- 8 bailarinas
- 7 músicos
- 2 cantantes invitados (un tenor y un contratenor)
- 12 mil asistentes (en 3 ciudades: México, Monterrey y Guadalajara)
- 10 cambios de vestuario
- 3 pantallas móviles


• EL ESPECTÁCULO:

- 2 horas de concierto
- Un intermedio de 20 minutos

Comentarios

Vane dijo…
¿Qué puedo decir?. La verdad que me quedé muda –mirá que no es fácil dejarme muda a mí-. Para empezar te diré que por lo que contás fue tan impresionante el concierto que hasta la persona que no tuviera la menor idea –saludos Miriam- de quien fuera Sarah lo hubiera disfrutado muchísimo, no sólo por el increíble espectáculo sino por lo que canta esta mujer.
Es increíble como te apasionas cuando escribís, pero es simplemente fantástico cuando hablas de algo o de alguien que sos fan, se vuelva más especial aún tu forma de contar. Siento que estás viviendo cada cosa otra vez, y la transmitís, a mí me pasa me quedo leyéndote y nada a mi alrededor me importa, estoy leyendo el post en mi trabajo y no me importa nada, me hablan y no contesto, estoy embobada, de verdad te lo juro, estoy maravillada, tengo ganas de irme a mi casa y sentarme tranquila a escuchar a Sarah.
Debo confesar que yo no la conocía, pero tu admiración por ella despertó mí curiosidad y fue cuando te dije que me iba a comprar un disco de ella y a vos se te ocurrió el hermoso detalle de regalarme el cd de harem, y grabarme otro cd con las mejores canciones o esas que te gustaban más, desde ahí aprendí a disfrutar de su música, y la verdad me gusta.
Te vas a reír pero cuando Sarah cantó en la apertura de los juegos olímpicos en mi casa preguntaron ¿y ella quien es?, y yo dije de una forma como si la conociera de toda la vida ¡es Sarah Brightman!!!.

Estoy escribiendo el comentario y vuelvo a ver tu post, las fotos, el escenario, los vestidos de Sarah, vos dijiste que el post era largo pero para mí fue todo lo contrario, quería seguir leyendo, que contaras más cosas yo creo que contar más no se puede porque todo el concierto está ahí.
Yo no sé como haces para guardar en tu cabecita toda la información, cada detalle, no se te escapa nada, yo creo que para lo que haces tener esa capacidad es maravilloso, porque a la hora de expresarlo la gente que te lee cuenta con toda la información a tal punto de sentir que lo vivió con vos, bueno a mí me pasa eso, por eso siempre te digo que sos mi contadora favorita, y por ende tu fan Nº1.

Como me hubiera gustado estar ahí, la hubiera pasado genial, en primer lugar por ir con vos a cumplir el sueño de ver a Sarah, y en segundo lugar por el concierto. Yo me quedé impresionada cuando me llamaste, a vos no te escuché pero se escuchaba a la perfección el sonido del lugar, lo único que pude decir fue: wow esa es Sarah!!! y me dio tanto gusto que estabas ahí disfrutando de un momento que seguramente valdrá la pena recordarlo siempre, hasta me dieron ganas de llorar de verdad, sentí mucha emoción que estuvieras viviendo todo eso porque la verdad te mereces vivir momentos maravillosos, y sé que algo como esto se va a volver a repetir, ojalá sea en septiembre con otro escenario, otro artista pero yo esté ahí a los gritos y saltando como una loca, yo digo que en un concierto soy la persona más tranquila y a la hora de estar ahí me sale la fan de adentro y fuiste!!! grito y canto hasta salir sin voz pero feliz, Dios quiera y lo permita que en el 2009 se haga realidad eso que pensamos, pero ssshhhhhhhhh!!! no digas nada por eso de que si se habla tal vez no se realiza, así que mejor lo alucinamos barato y en silencio ¿sale?.

Por mas que trato y trato mis comentarios son enormes es que tus posts me emocionan, la culpa es tuya yo sólo me dejo llevar por lo que me transmitís y mis flaquis no paran de escribir.
Gracias, mil gracias por compartir algo tan lindo como esto, y hacerlo con tanto talento, cuidado, dedicación, y pasión, ya te lo dije pero no esta demás repetirlo, todo el tiempo que le dedicas a cada post refleja el respeto por tus lectores, yo como fan te lo agradezco porque lo disfruto mucho.
Te dejo muchos abrazos de oso, un beso en la frente, y mimos para el alma, creo que esas cosas son el mejor remedio para aliviar cualquier pena.
Que tengas un hermoso día, y nos vemos más tarde, seguramente ahora estas durmiendo súper tranquila y soñando con alguna nueva aventura que seguramente a la hora de abrir los pispiretos lo anotarás en tu libreta y en un futuro le dará vida a un nuevo post, o tal vez soñando con un aeropuerto, con algo sobre una planta y jugar a las escondidas, o con ir al puerto y comer galletitas ¡¡¡que gordasssss!!!!!!, o probando un mate URUGUAYO –que no se comparan con ninguno-, jajajajajajajaja, en fin...soñando un motón de cosas que te hagan empezar el día con una sonrisa

Paso a retirarme y no te olvides que...

¡Te quiero muchisisisisisisisisismo!!!
KaNeLo dijo…
jijos, despues del comentario kilometrico que pusieron antes, que por cierto no lei :P, solo puedo decir, se ve que estuvo buenisimo el concierto, me hubiera gustado ir.

Saludos
Martuchis dijo…
VANE:
Que bueno que te gustó el post, aunque la verdad -y como te dije cuando hablamos- no me esperaba que te fuera a emocionar tanto.

A mi la verdad me hubiera encantado que tu estuvieras ahi, pero como te dije, ojalá en Septiembre se nos haga estar juntas en el Concierto de Pausini. Ojalá Dios quiera que si.

Gracias, gracias, porque nadie comenta en este blog "Ex-moradito" como comentas tú.

¡Te quiero Solecito!

KANELO:

El comentario Kilometrico es de Vane, mi mejor amiga.

Y si estuvo buenisimo el concierto, aunque no seas fan de Sarah Brightman te quedas de a 6 con el espectaculo, yo creo que si te hubiera gustado, aunque curiosamente oyendo tu "hora fresa" y por lo que estuviste cantando el dia del Karoke, me doy cuenta que tenemos gustos musicales parecidos, ya me caias bien y el día que me dijiste que traias discos de Pausini en tu carro me caiste ¡super!.

Gracias por pasar.

P.D. Acuerdate que nosotras te vamos a hacer el coro en la de "Palabra de Honor" cuando la posada bloguera ¿Sale?
Que tengas bonito finde.
KaNeLo dijo…
jajaja, lo del post kilometrico esta bien, solo te estaba molestando :P

Y de sarah Brightman no conozco mucho, de hecho tengo un DVD de ella, pero que no he visto :P, yo supe de ella cuando alguna vez vi en el cine la pelicula de "Brokedown Palace", no recuerdo como la llamaron en español, y al final de la misma salia la cancion de Deliver Me, que hasta ese momento no habia escuchado, y esa vez me quede hasta el final de los creditos para ver quien la cantaba y como se llamaba la cancion. Este fin veo el DVD que tengo. Saludos y gracias por el comment. Y si, seguimos en lo mismo de los coros de la cancion de Palabra de Honor :D
Martuchis dijo…
KANELO

Ahhhh mira que diablo... Pero no me enoje en serio.

Oye, efectivamente Sarah Brightman canta en el soundtrack de esa película (creo que esa es una de sus mejores rolas), tiene discos muy padres, los tres últimos son los más padres) yo tampoco era tan fan, hasta que escuché el CD de "La Luna"... ¿En serio tienes un DVD de ella? ¿Cuál es?

Uy Kanelo, me estás cayendo súper ehh....

Saludos otra vez.
KaNeLo dijo…
Tengo ese miso del que tu hablas, "La Luna" creo que es concierto, porque te digo que no lo he visto, deja lo busco y lo veo. Y pues si, parece que tenemos gustos musicales muy parecidos.

Saludos
Martuchis dijo…
Kanelo:

Ese fue el primer DVD que yo tuve de Sarah y esta muy padre la verdad. Yo creo que si te va a gustar, pero definitivamente hasta ahorita el mejor de todos es el de la gira "Harem" en Las Vegas, ese ¡Esta espectacular!!!!... Si algunas vez lo encuentras en alguna tienda y tienes la posibilidad de comprarlo, te recomiendo que lo hagas, va a ser una muy buena inversión.

Nos vemos hasta la posada bloguera.

Saludos de nuex y buen finde.

Siempre es padre encontrar gente que le llame la atención la misma música que a ti (y bueno al menos yo no conozco a nadie aquí en Juárez que le guste también como canta Sarah Brightman).
Victoria dijo…
Martuchis!
no exageres, hay mucha gente que le gusta Sarah Brightman como crees que no?
y despues de tu post pues ya nos hiciste vivir el concierto...
MUY BUEN POST
Anónimo dijo…
Hola:

Leo tu post, y veo que eres Fan de Sarah Brightman, que gusto por ti, que gusto tu apreciación por la musica, las fotos que pusiste son excelentes. Aunque tu redacción no es muy buena, y otro comentario sobre el track-list, no son correctas varias oberturas, puesto que se empezo el concierto con Sanvean, no con Gotica, otra que jamás fue obertura fue It´s a beautiful day, era la e Forbiden Colors.
Gracias por reseñar tu experiencia, ojala mas gente se haga fan de Sarah
Martuchis dijo…
Anónimo:

Muchísimas gracias por pasar a mi blog y dejar tu comentario.

Efectivamente hubo algunas canciones durante el concierto de Sarah que no supe identificar (me gusta mucho su música), pero si estoy consciente de que hay piezas que yo desconozco y creo que incluso en esta reseña hubo algunas que me faltaron.

La redaccion no era nada formal, solo un escrito con ganas de expresar más lo que yo sentí y pensé en esos momentos.

Te agradezco mucho la corrección sobre la obertura.

Gracias por tu comentario y tu visita.
NO MANCHES MARTHA (COMO DIRIA MI SOBRINO) OSEA QUE NO SOLO COMPARTIMOS LA ADMIRACION POR FER.. SINO TAMBIEN POR ESTA CELESTIAL VOZ... NO LO PUEDO CREER, UN PRIMO ME GRABO UN CD CON MUCHOS DE LOS EXISTOS DE SARA Y ES MI DISCO FAVORITO... QUE BUENO QUE COMPARTAMOS ALGUNOS GUSTILLOS EH... TE MANDO SALUDOS Y BESOS MICHOACANOS. AIDIL A. A.
Aunque ya ha pasado casi par de meses desde que posteaste este maravilloso relato del Concierto de Sarah Brightman, quiero felicitarte Martha, wooow, es que me encantó!!. Yo a Sarah tb al igual que uno de los comentaristas, la conoci por ver la pelicula 'Brokedown Palace' y tb me quede hasta el final para saber quien la cantaba, de alli le comence a seguir la pista por internet y admirar profundamente su voz y la mezcla tan sutil que ella hace de la lirica.
Me fascinaron las fotos, tu relato y da envidia sana, saber que ese espectaculo llegó a Mexico, ojalá algún día se realice en Chile, sería maravilloso.
Nunca es tarde para leer tu blog Martikius, es grato encontrarse con tu magia para escribir que es constante, gracias por alimentar nuestros corazones.
Un abrazo inmenso desde Chile!
Ani
Alex dijo…
Me encanto demasiado la forma del escenario, sobre todo porque es una idea super inovadora y creativa