Ir al contenido principal

Historia En La Canción: "Europa VII".


Una noche como la de hoy, una mujer miraba las estrellas, al igual que alguien más lo hacía desde un punto lejano en el espacio, a miles de kilómetros de distancia... O mejor dicho: a millones de años luz.

Poco antes de que la hoja en blanco se convirtiera en el borrador que sería atrapado dentro del procesador de textos de una computadora, (para luego convertirse en un mensaje grabado en un disco de cristal); ella salió decidida, cuando la madrugada y el silencio envolvían por completo el lugar donde por tantos años vivió.

Con papel y pluma entre las manos, fue directo a sentarse sobre un tablón de madera sostenido sobre dos cubos de concreto, y que en el exterior de su casa cumplía con la improvisada función de ser una banca.

Llevaba ya varios días pensando en que sentía una inmensa necesidad de escribir una carta; pero como se trataba de un "mensaje especial", a pesar de sus ganas, decidió posponer el momento de escribirla; porque sabía que para lograr eso necesitaría hacerlo en un lugar y hora en que nada ni nadie la pudiera interrumpir.

Sentada en el exterior de aquella cálida noche, se distrajo por un momento con la visión de las luces de la ciudad brillando silenciosas como luciérnagas. Luego, como si hubiera sido un impulso salido desde lo más profundo de su alma, levantó la vista para observar el cielo, deseando con todo su corazón poder presenciar en ese instante el destello de una estrella fugaz deshaciéndose ante sus ojos, tal y como si fuera una señal de buen augurio...

Quizá era tan sólo que deseaba tener la suerte de poder identificar entre todos esos puntitos luminosos regados en ese manto oscuro, alguno que no pareciera estar "incrustado" y se desplazara atravesando el cielo de extremo a extremo, tal y como lo hacen los satélites...

Pensó en eso, en el momento cuando le enseñaron y aprendió a reconocerlos; en todas las cosas que había visto apenas hacía un tiempo muy breve, en un país lejano... Pensó en el mar, en el ruido del agua al rozar las rocas en el río; también en el sol que le acarició la frente con su calidez, mientras sentía bajo sus pies la humedad del pasto fresco o las particulas de arena disgregada de la playa, el sonido de las olas o de los árboles de un bosque real, (pero que al mismo tiempo parecía encantado); y la libertad que experimentó con el simple hecho de que el viento le rozara el rostro al viajar expuesta en un vehículo a gran velocidad...

Un montón de imágenes y pensamientos (que por la misma naturaleza de su valía no podían cotizarse a nivel monetario o en especie), se proyectaron como si fueran una película ante sus ojos... Entonces se entusiasmó, pues fue en ese instante que se dio cuenta que le gustaría contarle "lo que se sentía" experimentar todo eso, y así fue como empezó a escribir una "Carta a Futuro"...


50 mil años de distancia
... A miles de kilómetros de la superficie terrestre y luego de muchos años de haber llegado hasta ahí, tras haber viajado casi a la velocidad de la luz.

Era una de esas noches en que la estación espacial orbitaba muy cerca del planeta tierra. Faltaban pocas horas para que amaneciera y fuera el inicio de un día en que no habría que realizar alguna tarea especial de mantenimiento para la estación central.


Aprovechando esa circunstancia y también el insomnio de la madrugada, se calzó el traje espacial como en los días en que había actividades en el exterior del módulo espacial y decidió salir para dar un paseo.

A pequeños saltos provocados por la ingravidez, recorrió el pasillo principal que atravesaba de lado a lado la Estación Aeorespacial, y cuyo diseño transparente permitía ver no sólo los páneles solares, sino también el inmenso vacío sobre el cual se encontraba flotando esa estructura que desde hacía miles de millones de años era no sólo su hogar, sino el de muchísimas otras personas que a partir del Siglo XXI habían emigrado desde "El Planeta Azul".

En el cristal de su casco, fue la inmensa figura cilíndrica y luminosa que se reflejó en el instante mismo en que llegó a la parte central del pasillo. A pesar de que nació y toda su vida la había pasado en el espacio; desde siempre le gustaron los "libros holográficos" en los que se narraban las historias de como había sido ese planeta cuando todavía tenía vida y habitantes... En la época previa a que el daño ecológico y las guerras bacteriológicas acabaran con todo indicio de vida que ahí hubiera podido existir.


Sabía que algunos de sus antepasados vivieron ahí la mayor parte de su vida, mucho antes de emigrar al espacio... Pero como en su caso nunca pudo pisar el suelo terrestre y ni siquiera saber que se sentía "caminar" en un lugar en el que la fuerza de atracción permitía dar pasos sin flotar en el aire; todo lo que se relacionaba con la forma de vida de ese entonces, le parecía fascinante, pero al mismo tiempo le resultaba todo un misterio.

Durante las veces que le tocaba trabajar en el mantenimento de los páneles solares instalados en el exterior, ese era el pensamiento recurrente que se apoderaba de su mente; también se quedaba por momentos contemplando a lo lejos lo que quedaba de ese planeta y pensando en todas las historias que los habitantes de otro tiempo le hubiesen podido contar.


Durante las últimas semanas, esa idea había cobrado en su interior mucho más fuerza, debido a que había sido en uno de esos paseos nocturnos (que siempre culminaban a mitad del pasillo principal), le tocó observar el paso de una esfera que a pesar de tener unas alas artificiales, sobrevolaba majestuosa por el espacio y muy cerca también de la órbita terrestre.

Sin dudarlo ni un instante, en esa ocasión había sacado de una de las bolsas de su traje, uno de los instrumentos de navegación, que entre otras funciones podía brindar información de objetos orbitando a distancia, y fue así como descubrió que aquella extraña esfera que en la parte central de una de sus caras, tenía dibujado además de su nombre: "KEO"; también una representación gráfica del mapa del genóma humano.

La informacíon desplegada al inicio en su pantalla transparente, le hizo saber que llevaba cerca de 50 mil años navegando en el espacio, y que en su interior contenía además de millones de mensajes escritos en todos los idiomas y dialectos por la civilización humana del tiempo previo al año 2010; muestras de agua de mar y suelo terrestre, fotografías de personas de todas las culturas que vivieron en el planeta tierra; así como un disco con un compendio enciclopédico del conocimiento humano de esa época.

Si el interés y la curiosidad por El Planeta Tierra ya eran grandes, el satélite pasivo "KEO", contribuyó a aumentar más todo eso... Algunos días después se enteró que uno de los escudos térmicos, al hacer reacción por presión de las radiaciones solares, propició que el satélite volviera a la tierra; y al entrar en contacto con la atmósfera de ese planeta, su temperatura aumentara hasta casi alcanzar los 2800º C, generando así un fenómeno del que también había leído mucho en los libros holográficos, conocido como "Aurora Boreal".

Pero eso no fue lo relevante; ni tampoco que cuando eso sucedió pudo presenciar por primera vez lo que se sentía ser testigo de un fenómeno natural (aunque 50 mil años atrás la tecnología rudimentaria de ese entonces permitió calcular y manipular para que sucediera ese proceso).

Lo importante era, que cuando se enteró que podía recuperar uno de los miles de mensajes albergados en uno de los discos de cristal -y de los que al parecer nunca se pudo localizar nunca al destinatario- no dudó en gestionar todo para rescatar uno al azar y que por fin le permitiera realizar su sueño de conocer a través de las palabras de alguien de ese tiempo como fue en otro tiempo El Planeta Tierra.

El pasado estaba ahora en sus manos, todo lo que imaginaba se revelaría ante sus ojos y a través del reflejo de su casco con tan sólo oprimir un botón que decodificaría el idioma y el mensaje de una carta escrita 50 mil años antes de que esa noche sucediera...


"Tengo muchas cosas que decirte y no sé ni por donde empiezo... Me imagino en esta noche lo que pensarás al momento de leer esta carta y como podría yo, (habiendo vivido en una época con una forma de vida muy limitada y distinta a la tuya), compartirte todo lo que yo sé sobre una realidad que ni siquiera estoy segura si conocerás.

Yo pienso que lo primero que me preguntarías si en este instante estuviéramos frente a frente y mirándonos a los ojos, sería: ¿Cómo es la vida y qué se siente vivir aquí?...

Es algo complejo intentar explicarte con palabras; lo único que te puedo decir al respecto es que el mundo, en esta etapa que me tocó vivir a mi es un lugar hostil en el que muchos valores se han perdido y la violencia se manifiesta de todas las formas... La vida es difícil, pero si algo he aprendido en los años de vida terrena es precisamente que ninguna cosa es fácil; y así como existen tantas cosas negativas en la tierra; la vida misma te regala la posibilidad de encontrarle un sentido diferente a todo a través de todas esas cosas que no se compran con moneda corriente, o que por el mismo valor inconmesurable que tienen, no se pueden comercializar.

Ojalá en el tiempo que a ti te toque vivir, todavía exista el mar, las noches con estrellas, las emociones que te provoca leer una historia hermosa y fascinante o escuchar la letra y la música de una canción que parezca que alguien más escribió por ti.

Podría plasmar muchas líneas para contarte cómo son los lugares y las cosas más bonitas que no fueron creadas por la mano del hombre, pero creo que sería mucho mejor para ti si pudieras verlas con tus propios ojos y no sólo a través de una fotografía impresa entre las páginas de un libro de historia antigua...

Me encantaría que tuvieras la oportunidad de experimentar lo que se siente tocar con tus manos la corteza de un inmenso árbol, o la textura "rugosa" de la piel de un elefante; así como ser capaz de percibir el calor de los rayos solares en tu piel (sin temor a enfermarte).

Que pudieras caminar por ti mismo para recorrer caminos que te lleven a sitios que te hablen por si solos de su historia, de su gente y que con cada una de esas experiencias, tus sentidos y tu alma se llenen de mil imágenes, aromas y sonidos nuevos.

Desconozco si serás mujer u hombre; pero creo que más allá de eso, desearía que a pesar de lo que pase en el futuro, fueras una buena persona, con la capacidad para valorar en su justa dimensión lo que es realmente importante y que la transparencia de tu mirada revelara la ternura, tu capacidad de asombro y todas las emociones positivas que sin importar los defectos que puedas llegar a tener como persona, te lleven a ser alguien mucho más humano.

Espero que en el espacio y tiempo que te toque a ti vivir, ya no existan las guerras y se haya encontrado una cura para el cancer (que en mi tiempo fracturó a muchas familias al llevarse a mucha gente valiosa); que la depresión sea un mal erradicado y que la gente ya no se enferme y muera por
"padecer" ni a nivel físico ni emocional del corazón...

Ojalá que te enamores de verdad y experimentes la bendición de estar involucrado en el milagro de dar vida a otro ser humano; que por muchas complicaciones y problemas que puedan existir en tu época, tengas siempre el corazón lleno de sueños y que cuentes con un cómplice y amigo con el que puedas hablar de todo eso al final del día; que esté siempre ahí contigo para ayudarte a no perder la capacidad de asombro ni el valor de cada instante -a pesar de la distancia- y que tengas siempre presente el precepto budista que sostiene que: "nunca es demasiado tarde para ser niño".

Tu existencia, sin duda alguna será muy distinta a la mía, por eso yo no te puedo enseñar nada... Te puedo contar lo que a mi me tocó conocer y presenciar durante el tiempo que estuve aquí; y en base a eso regalarte algún consejo, pero creo que te serviría más si te digo que trates de aprender de cada persona que se cruce en tu camino y de cada experiencia que tengas que afrontar, para que puedas crecer como persona y tu vida sea siempre plena en todos los sentidos".


"Europa VII" / "A Las Cinco En El Astoria" (2008) / Track 06.



"Europa VII"
-Xabi San Martín - La Oreja de Van Gogh

Comienza la desconexión,
se acaba el aire y la energía,
no queda nadie en el control,
la nave flota a la deriva...

Y yo, con melancólica visión,
repaso ciencia y religión,
señalo el sol por la ventana:
"Allí vivía yo"...

Un diminuto punto azul,
se pierde en un millón de chispas,
es mi planeta a un día luz,
y una lección de perspectiva...

Y yo, muerta de miedo en un rincón,
pienso en mi civilización,
susurro en el puente de mando:
que "allí vivía yo".

Y entonces rompo a llorar,
y miles de gotitas violan la gravedad,
me quito la bandera de mi traje espacial,
y escribo en el reverso,
que soy de la humanidad...


Según indica el monitor,
me va quedando menos tiempo,
para sufrir la colisión,
que me devuelva al firmamento...

Y yo, escucho el eco de mi voz,
grabando esta retransmisión,
para que suene en el futuro,
y sirva de lección...

Y entonces rompo a llorar,
y miles de gotitas violan la gravedad,
me quito la bandera de mi traje espacial,
y escribo en el reverso:
"Yo soy de la humanidad"...

La frágil existencia milagrosa y casual,
la vida mas pequeña vale mil veces más,
que la nación más grande,
que se invente jamás...

Comentarios

Vane dijo…
Ya me habías comentado de éste proyecto, y también habías compartido conmigo tus ganas de escribir una historia sobre eso, y la verdad que te quedó fantástica (¿Cómo era eso de que no tenías talento? Ay Dios arréglala).
Al leer con atención cada línea de esta historia me dio tanta nostalgia, me sentí en el lugar del la chica que vivía en la estación espacial y no había conocido nada tan hermoso como nuestro planeta, y también entendí a la chica que escribió la carta, a pesar de que le tocó vivir en una época donde todo está de cabeza ella supo sacar lo mejor de cada cosa.
Esta es una realidad que las futuras generaciones van a tener que enfrentar, no sé si en una estación espacial sino tal vez en otro planeta, creo que el planeta Marte será habitado en un futuro.

La canción de la Oreja también me robó un suspiro, no sé si estoy sensible o tal vez me gustan demasiado las cosas que tengo la bendición de ver todos los días, y saber que eso un día no va a estar más me apachurró el corazón –como decís vos-.

Me encantó tu historia, muchísimo, me gustan todas esas ideas que después se plasman es éste espacio, son una prueba de tu capacidad para contar algo diferente, y hacerlo de una manera especial.
Gracias por el post, y por tocar con tanta dulzura un tema tan triste como es pensar que dentro de un tiempo nuestro planeta va a dejar de existir.

Te dejo muchisisisimos abrazos, y te dejé otros tantos en KEO, por si dentro de 50 mil años te da por regresar sientas todo el cariño y de alguna forma sepas de mí sin saber quien soy yo.

P.D ¡Te adoro! –eso también se lo mandé a KEO, una carta sin P.D no es lo mismo-.
SERHUMANA dijo…
BRAVISIMO MARTUCHIS!!!!!!!!!
EXCELENTE POST!!!!!!!!!!!!
Hermosa la letra de la canción, y ahora, mientras la escucho, te comento sobre la historia que has escrito.

Concuerdo con vos en tantas cosas!!!!!!!! Existe muhco dolor en la tierra, pero muchas cosas bellas tambien.

Y esa frase que nos regalas y que voy a atesorar siempre: "NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA SER NIÑO".

Sinceramente, te ha quedado un post completisimo, mezcla de ficción, realidad, música, sentimientos, y ecología.

Y principalmente, rescatas de maravilla los valores humanos, la importancia de las pequeñas cosas, el valor de la vida, y de los sentimientos. Por sobre cualquier valor material.

APLAUDO ESTE POST MARTUCHIS!!!!!!!
UN GUSTAZO LEERTE!!!!!!!!!

Ah, por cierto, entraré en otro momento en el enlace, es hermoso pensar que podamos escribirle a personas dentro de muchisimos años luz!!!!!!!!!!!!

BESOS GRANDES!!!!!!!!!!!!!!! GRACIAS POR ESTE LINDO POST!!!!!!!
Vane dijo…
$%&/$%&/$%&/%&/$%&/$%&/$%&/$%&/$&/$%&/$%&/$%&/$%&/$(%&/%/)/&/()&(=&(&·%&"!·$"·%·$%&$%/&%/(&(/&()&()%($&/·%&·%$&·"·$%&·%&·$&·%&·%/$&/%&(%&/%

Ese es mi mensaje para KEO, dentro 50 mil años alguien lo va a saber entender.

Abrazos!
Vane dijo…
¡¡¡Que hermoso post!!!!!!, me levanto y me saco el sombrero.
Siempre admiré tu forma de escribir, contar, y sobre todo tu talento.

SOY TU FANNNNNNNNNNNNNNNNNNNN!!!!!!!!!!!!
PERO TAMBIEN SOY TU AMIGUIS Y ESO ES HERMOSISISISIMO.

Te dejo millones de abrazos!!!!