Ir al contenido principal

Recuerdos de Hace 1 Año...



Hace exactamente 1 año y a esta hora, yo estaba en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México deambulando con una maleta de rueditas por todos los pasillos y cargando un sombrero mexicano, en espera de abordar el avión que sería el primero que me permitiría empezar a acortar la distancia para encontrarme con una persona (que desde mucho tiempo antes), se había vuelto ya indispensable para mi.

Todo lo que sucedió en ese viaje (que fue sin duda alguna el mejor de toda mi vida) quedó plasmado en las diferentes partes que publiqué de esa "Bitácora de Viaje", pero a 365 días de distancia y en que las circunstancias son muy distintas, no deja de "pegarme grueso" la nostalgia y LA DISTANCIA porque además de la experiencia de haberme encontrado con una de las personas más transparentes que he conocido en mi vida, ese viaje me dejó un aprendizaje muy grande que ya había venido reafirmando desde el verano de ese año en todos los sentidos.

Desde antes de pisar tierra Uruguaya yo ya iba recolectando emociones y vivencias en el camino; mi eterna manía de ser una chava demasiado curiosa a la que le encanta atrapar historias; me llevó a darme cuenta de que muchas de estas pueden surgir en las salas de espera de los aeropuertos en los que te encuentras (quizá por única vez en tu vida) con las personas más extrañas y diversas...

De madrugada y en pleno vuelo parece que el tiempo se detiene y es indescriptible la sensación de ver amanecer a través de una ventanilla tan pequeña y a cientos de metros del suelo y sí sobre el nivel del mar.

Todo ese tipo de cosas son de las que prácticamente no hablé en La Bitácora de Viaje... y se quedaron muy presentes en mi para el resto de mi vida...

Tal vez parecerá demasiado exagerado decir que ya no volví a ser la misma desde que regresé de ese viaje, pues en los primeros días de Enero del 2009 no sólo visualicé con distintos ojos esta ciudad que tanto quiero y en la que me convertí en todo lo que soy ahora; sino que fue muy curioso para mi, caer en la cuenta de que tuvo que pasar gran parte de mi vida, para que en el momento justo Vane apareciera, ese viaje fuera posible, y yo pudiera ir a un país distinto al mío para descubrir a través de una persona hermosísima en todos los sentidos, muchas cosas que ni siquiera yo sabía que tenía en mi interior.

A un año de distancia me quiero quedar con todo eso... Con la emoción que se siente cuando sabes que vas tras la búsqueda de un sueño que va a valer la pena, con esas horas de espera en los aeropuertos de 3 distintos países donde mi propia existencia fue una historia más de las millones que se entrelazan a diario cuando la gente baja para conectarse con otro vuelo.

Me quedo con la imagen de ver al día nacer y despedirse a través de esa franja color rosa que se dibuja y se extiende por todo el horizonte, haciéndote saber que un día no es igual a otro, y que las fronteras no existen más que en los mapas y en las mentes de los humanos que todo lo racionalizamos y medimos.

Me quedo con los nervios y la desesperación de que la gente no avanza lo suficientemente rápido cuando ya te mueres de ganas de que por fin suceda el encuentro con alguien que tanto imaginaste, y que cuando esto por fin sucede, desde la primer impresión sabes que no te equivocaste al creer y apostar por ello, porque esa persona desde los primeros instantes te revela que es mucho más de lo que tu esperabas y ya desde ese momento cualquier esfuerzo que hayas hecho para llegar hasta ahí sabes que valió la pena.

Además de la maleta que fue y vino conmigo, de Uruguay me traje un montón de cosas que no se pueden medir ni contabilizar en algo material: El aprendizaje de que gracias a ese viaje me dí cuenta de que no existe ningún límite si sueñas algo y lo deseas con toda la fuerza de tu corazón... Regresé sorprendida de haber descubierto a una "Martuchis" que ni yo conocía ¡y me encantó descubrirla!!!.... Lástima que aquí en Cd. Juárez no he encontrado, ni encontraré una "complicidad tan perfecta" que me ayude a seguirla potenciando... Pero bueno, esa ya es harina de otro costal...

Y lo mejor de todo, me quedo con el recuerdo de haber tenido la enorme bendición de haber conocido a una de las personas más buenas y valiosas que se han cruzado en mi camino y que tiene la mirada más transparente que he visto en toda mi vida.

Cuando regresé a Cd. Juárez no sólo mi maleta había excedido el límite de peso permitido en los aviones y aeropuertos; también mi corazón y mi mente estaban llenos de muchas imágenes y momentos que hoy me son de utilidad en los días grises o momentos cuando las cosas no van bien... Los recuerdos a veces tienen esa maravillosa capacidad de ser como "Solecitos" o arcoiris de colores de los que te puedes llenar los bolsillos de los jeans y recurrir a ellos cuando las cosas no salgan como esperas.

El sonido del río, la sensación de libertad al viajar en moto y de confiar ciegamente en la persona que la maneja; la hora de la siesta y la madrugada especial escuchando por primera vez un disco de Laura Pausini (que se volvió especial sólo por eso) y muchas otras imágenes en colores y emociones nítidas son lo que llevo desde entonces en el alma como parte de las cosas más valiosas que Dios me ha dado la posibilidad de vivir.

A 1 año de distancia todavía a veces pienso que todo eso fue un sueño, pienso en lo mucho que duele una despedida y en que así como una de las personas que más quiero en el mundo se fue un día de Enero y se perdió entre la gente de Canelones, una parte de mi también se quedó ahí y la verdad desconozco si la vida me regale la posibilidad de volver a recorrer el mismo camino para encontrarme con todo eso otra vez.

Sólo Dios sabe... Pero en esta madrugada, más allá de la nostalgia y la distancia, le agradezco por haber puesto a Vane en mi camino para aprender tantas cosas, y para haberme dado cuenta que a pesar de que ames con todo tu corazón a la tierra que te vio nacer, puedes sentir amor y llegar a sentirte como en tu propia casa en otro país.

Comentarios

Vane dijo…
Yo también estuve pensando mucho en estos días de todo esto, la verdad que si es una sensación de nostalgia, pero esta vez fue más la alegría de recordar todo eso que la nostalgia.
Al igual que vos yo recuerdo en muchos momentos de un día malo cosas tan lindas, y en los días hermosos también lo recuerdo, porque siempre están ahí guardados en la memoria, y al alcance de mi mano, para desembalar el alma y dejar que todo eso se viva otra vez.

Yo también tengo mucho que agradecerte, y sería un comentario muy, muy largo y no me quiero olvidar de nada.
UN GRACIAS ENORME POR HABERTE CONOCIDO, Y POR TODAS LAS COSAS LINDAS QUE LE APORTASTE A MI VIDA, COMO ESA DE QUE TENIA QUE DAR A CONOCER LO QUE ESCRIBIA, VOS SABES DE QUE ESTOY HABLANDO Y PORQUE.

AAhh, no sé si soy todo eso tan lindo que pensas de mí, y sobre la mirada transparente dejame decir algo: Pausini chupate esa mandarina, mi mirada es más transparente que la tuya lero lero.

Ahora después de pelear con Laura me despido, gracias otra vez por el post, y por recordar todo esto, que forma parte de los recuerdos que valen la pena sacar del baul todos los días.

Te quiero mucho y se que pronto nos vamos a volver a ver en algún punto del mapa.
Circe dijo…
que pronto pasa el tiempo, volaaando!, esperemos que vane venga muy pronto!

Recordar es volver a vivir. Tambien me acuerdo de ese viaje, fue muy emocionante hasta para mi que no fui jeje, saludos y que estes muy bien.
Martuchis dijo…
VANE:
Ojala si la vida nos permita encontrarnos no solo una vez, sino muchas veces y compartir muchas cosas juntas, eso solamente Dios lo sabe, pero a mi si me gustaría que fuera así.

Respecto a lo otro, no me agradezcas nada, tu sabes que pase lo que pase puedes contar conmigo y como te dije hace poco, a nosotras alguien nos junto para potenciarnos una a la otra, nada mas te pido que porfís porfís en otra vida procura pedirle a Dios que te ponga en el mismo país pero mas cerca.

Yo también te quiero mucho y tu lo sabes.

CIRCE:
Gracias por pasar como siempre y pues si es verdad que te emocionaste con ese viaje, porque eras la persona que mas me preguntaba al respecto.
Yo también espero que Vane venga pronto y cuando eso suceda hacemos una reunión bloguera
Ŧirєηzє dijo…
varias cosas que decirte amiga...
la primera es que em encanta la imagen navideña del blog...
tambien decirte que este psot me ha emcoionado...y he mirado las fotos detenidamente una a una....realmente vuestras caras reflejaban con minuciosidad la felicidad del momento...

excelente el post de julie % julia...he visto la pelicula...pero ojala la hubiese visto despues de leer ese post y ver las cara de las protagonistas reales....

ha sido un placer como siempre visitarte....
un abrazo desde españa...
:-)
Martuchis dijo…
FIRE:

La verdad para mi es todo un honor recibir tu vista en mi blog, porque tu espacio es uno de los que más admiro debido no sólo al diseño de imagen que tienen, sino porque como te he dicho en otras ocasiones, entrar a tu blog es como abrir un libro antiguo con ilustraciones de colores brillantes y con historias muy padres, siempre se aprende algo en tu blog y eso es algo que se agradece, creo que lo único que lamento a veces es que mi tiempo no va a la misma velocidad con que posteas.

Por otro lado te agradezco tu comentario sobre las fotos, ¿sabes algo? para mi ese collage de fotos es el mejor que he tenido en mi vida, porque captó los 18 días más padres y llenos de paz que he tenido en mi vida y a lo largo de todo el tiempo que he vivido, en ninguna fotografía de antes ni yo me ví como aparezco ahí.

Que bueno que te gustó la reseña de Julie & Julia, un post bastante alejado del profesionalismo con que tu o Dialoguista abordan un tema tan interesante como el cine.

De verdad te agradezco mucho el que te hayas tomado el tiempo de pasar por acá.

Un saludo grande y pronto te visito por tu blog.
Victoria dijo…
que rapido pasa el tiempo!
que bueno que fuiste a ver a Vane, ahora ella nos debe una visita
pero mas chingon que nada es que abriste las alas, y ya que le agarraste el gusto a viajar, nadie te detendra!!!!
Martuchis dijo…
VICKY:

Yo muero de ganas de que Vane venga a Cd. Juárez, primero porque tengo muchas ganas de verla y la extraño un chorro y porque sé que a pesar de que mi ciudad no es tan bonita como su país, aquí se va a sentir muy bien y van a ser días padrísimos para ella... Ojalá que así sea.

Por otro lado respecto a los viajes, tengo muy claro eso, y sé que la vida me va a dar la oportunidad de seguir viajando... Como bien dijo un día nuestra querida Zamarrips, un viaje es el mejor dinero invertido, ¡Tenía toda la razón!!!

Saludines Vicky y bienvenida de nuevo a "Juaritos" y al bló también.
Oh Jess! dijo…
Hola! No sé cómo llegué a tu blog, pero por esos azares del destino estoy acá leyéndote. Leí toda ésta entrada y la sentí tan mia. Te felicito por esa hermosa forma de escribir que tienes.

Un saludo grande. Y desde ya, confieso, te seguiré leyendo.

Jessica.
Martuchis dijo…
Jess:

Así pasa, de repente sin planteartelo te encuentras con blogs que te gustan (a mi me ha sucedido eso), sea como sea, que bueno que hayas llegado hasta aquí y al igual que todo mundo eres bienvenida cuando quieras.

Gracias por tu vista y comentario.

Saludos