Ir al contenido principal

"Amelia".

Domingo 28 de Marzo, 2010.

Crédito Fotos: Copyright ® 20th Century Fox - Searchlight Pictures.

Apenas anoche conocí su historia, y tal vez porque se trata de aviones, me recordó tanto la noche cuando vi la película de "El Aviador", (hace ya algunos años). Fue especial esa función de cine que me hizo volver a casa de madrugada, y que propició que pasara varios días pensando y viendo fotografías de Howard Hughes.

Ok, pero el pasado, pasado está... Volviendo al momento presente, puedo decir que aunque he visto algunas películas en los últimos meses, en el blog sólo me gusta hablar y darle espacio a aquellas cintas que me dejan pensando, que tienen algún detalle que valga la pena comentarse o que me produzcan algún sentimiento o reflexión.


En el caso de "Amelia", me pareció fascinante por muchos motivos, creo que el más importante fue que descubrí a través de una película la esencia de una mujer que de verdad era libre y tuvo el valor para aferrarse a sus sueños, sin importar que le tocó vivir en una época en la que no sólo nadie se había atrevido a soñar siquiera con lo que ella hizo, sino que además los prejuicios de una sociedad predominantemente machista, no lograron limitarla nunca.


Esta película fue dirigida por Mira Nair, una chava de origen hindú, cuya filmografía resulta interesante, porque mientras sus primeras películas están muy enfocadas a exponer problemas sociales que revelan sin tapujos la situación actual que se vive en su país, con "Amelia" entró de lleno en el juego de las películas que son todo lo contrario a lo que ella había hecho hasta entonces: de distribución comercial respaldada por dos grandes monstruos de la industria como 20th Century Fox y Fox Searchlight Pictures.

Por eso llama la atención que siendo una directora que toda su trayectoria se ha cimentado en el cine independiente (que todos sabemos) a los realizadores les puede tomar años enteros producir una película y toda una labor titánica distribuirla: con "Amelia", y aunque ella afirma que para filmar una película tiene que apasionarse con la historia y que respeta mucho a los cineastas que se dedican a hacer películas que sirven únicamente para entretenerse una tarde de Domingo, aún con ese argumento, Mira Nair no sólo da un giro diferente a su carrera, sino que entra de lleno a la industria Hollywoodense que como todos sabemos es 100% comercial.

Escena de uno de los primeros viajes importantes de Amelia Earhart, a bordo del avión "Friendship" (Amistad).

Otra de las cosas que también me hizo disfrutar de esta película, fue descubrir que fue musicalizada por Gabriel Yared (quizá un día hable de él en el blog): pero dejando de lado la dirección y musicalización, trataré de explicar en este post porque me gustó tanto esta película.

Amelia Earhart

Conocer la historia de esta mujer, me dejo pensando en que para lograr lo que te propones alcanzar, muchas veces tienes que realizar cosas que no te gustan del todo (ella tuvo que acceder a ser una especie de "atracción" cuya imagen fue totalmente comercializada y aunque eso no la convencía y no era muy de su agrado realizarlo, gracias a eso pudo costearse varios de sus viajes y pagar el mantenimiento de los aviones que utilizaba).

Es interesante también conocer (aunque de modo superficial) como era el manejo de las noticias (un tanto sensacionalista) y como se llevaba a cabo la labor de mercadotecnia y las relaciones públicas en esa época a través del personaje de George Putman (interpretado por Richard Gere), quien tuvo la visión y la inteligencia para hacer de la figura de una aviadora, toda una industria que generó miles de dólares y la convirtió en una verdadera leyenda viviente.

Por otro lado, respecto a la historia, mientras veía la película, me quedé pensando mucho en el verdadero sentido de la libertad: porque fue a través de la vida de alguien que existió hace ya más de 73 años, que esa palabra (que debiera ser un valor inherente a cada uno de nosotros), se quedó dando vueltas en mi cabeza con mucha más insistencia, y me llevó a cuestionarme: ¿Qué tan capaces somos de ser libres en realidad?, porque analizando la vida de Amelia Earhart, es inevitable pensar: ¿Qué tanto estarías dispuesto a sacrificar o arriesgarte para alcanzar un sueño?... Creo que definitivamente en ese sentido ella era un espíritu libre.


Yo creo que a la par de la parte introspectiva "Amelia" me gustó mucho porque me recordó también toda la serie de pensamientos y emociones que se apoderan de tu cabeza y tu alma, cuando la vida te regala la posibilidad de realizar un viaje largo.

Eso que para todos nosotros hoy es tan cotidiano, ella lo soñaba y quería que en el futuro, el común de la gente lo lograra algún día y murió en el intento de hacerlo, y al analizar esto, es cuando comprendes que muchas de las cosas que para nosotros hoy en día son tan fáciles de hacer (como atravesar el océano o un continente entero volando en avión); para la gente que consiguió que eso fuera posible, todo empezó como un sueño o una idea loca por la que pagaron un precio muy alto: su propia vida.



Me gustó mucho la forma en que ella visualizaba todas sus emociones durante un viaje en avión, porque varias cosas de las que describió en su bitácora de vuelo, es exactamente lo que experimentas cuando en cierta forma vas deslizándote a través de las nubes y después de tantas horas a miles de kilómetros de altura sobre el nivel del mar, (y aunque vayas dentro de una cápsula hecha de fibra de vidrio), llegas a sentirte realmente cerca del cielo.

También la parte donde describe lo que "se siente volar" en dirección hacia el sol... Me hizo recordar todas las cosas que te pasan por la mente cuando desde el cielo se hace perceptible el fin de la madrugada y el inicio del día, una de las cosas más hermosas que he visto en mi vida ha sido eso, contemplar en el horizonte y cuando una parte del cielo todavía está bien oscura, ves como a muchos kilómetros de distancia, comienza a amanecer.

Con Ewan McGregor (Gene Vidal).

Dicen que para cualquier director, arriesgarse a filmar una "Biopic" (película biográfica), siempre es un arma de doble filo, porque corre el riesgo de que si no sabe contar bien la historia del personaje en cuestión, el proyecto se convierte automáticamente en un verdadero "churro con cajeta"... (o sea una mala película pues).


En el caso de "Amelia", la producción recibió muchas críticas en el sentido de que dicen que la figura de Amelia Earhart es tan emblemática y es un ícono tan representativo de la aviación, que el enfoque de Mira Nair fue en cierta forma temeroso y superficial en todos los aspectos de la vida de la protagonista; porque se limitó a recrear escenas de su vida, tomando diálogos de cosas que Amelia en realidad dijo durante sus vuelos y que se encuentran en los libros que se editaron sobre ella; pero que en realidad la película nunca profundiza mucho en el personaje y cuenta a medias muchos de los aspectos de la existencia de esta aviadora que pudieron ser importantes.

Aparte de que no planteó al final una idea de lo que en realidad pudo haber sucedido, y que en pocas palabras no se quiso arriesgar a mostrar un lado más profundo y menos romántico de su personaje protagónico, precisamente para no dañar la imagen tan establecida que Amelia Earhart tiene.

Richard Gere interpreta a George Putman.

Amelia Earhart (Hillary Swank) y George Putman (Richard Gere).

Por otra parte, si me quito el velo de la imparcialidad y pongo en una balanza el lado emocional, esta película también es disfrutable por Richard Gere (¡que hermosa sonrisa tiene!), quien aparte de que con su porte y apariencia le brindó una especie de seguridad al personaje de George Putman (el marido de Amelia Earhart), la manera como lo retratan en la película y viendo las fotografías reales de Amelia y él, durante el tiempo que compartieron juntos, me dejó pensando en lo difícil que debe ser cuando una persona a la que quieres mucho, decide hacer algo arriesgado y aunque tú te mueras de miedo de que algo le pase, de todos modos tienes que respetar eso y apoyarle al máximo para dejar que se realice y haga lo posible por perseguir sus sueños.

¡Ah! Además me gustó mucho la perspectiva desde la cual se comienza a contar la historia, Amelia va recordando cosas mientras realiza su último vuelo. Esa es una técnica muy padre para jugar y enganchar diversas partes de una misma historia.


Si les soy sincera, yo pensé que esta película era "para pasar el rato", y la verdad me arrepentí de haberla visto sola, pero bueno, independientemente de si les gustan las películas "cursis" o no, la verdad yo no creo que "Amelia" esté adentro de ese género, aunque si es 100% comercial.

Es una muy buena cinta que te lleva a reflexionar muchas cosas, es una historia hermosa que te transporta y te transmite lo que esta mujer soñaba y sentía, pero sobre todo, que te hace pensar en las personas que de verdad luchan por sus sueños prácticamente nadando contra la corriente (y como en mi caso), que me apasionan las cosas antiguas y relacionadas con historia, me llevó a imaginar después de que ya se había acabado, que si pudiera ser posible viajar en el tiempo, sería interesante conocer de cerca como fue en realidad Amelia Earhart.


Por cierto, se manejan muchas teorías respecto al último viaje de Amelia (el cual no fue completado), y que van desde la hipótesis de que se estrelló en el mar por falta de combustible (aunque nunca se encontraron sus restos ni del avión tampoco), que fue capturada por el gobierno chino y cambiaron por completo su identidad para trabajar en espionaje, así como otra teoría bien "fumada" que habla acerca de que la secuestraron extraterrestres (por aquello de que se desapareció por completo del mapa).

Pero creo que lo lógico y por la dimensión de la hazaña que pretendía hacer (dar la vuelta al mundo siguiendo la línea del ecuador), debió haber muerto en el intento; y hasta la fecha, la labor de búsqueda de su avión fue una de las más costosas y que más movilización implicaron, y su desaparición sigue siendo uno de los misterios más grandes que subsisten hasta nuestros días en la historia de la aviación.

Notas de Producción:

Hillary Swank y Mira Nair.

- A Hillary Swank le llevó cerca de un mes conseguir la caracterización completa de Amelia Earhart: su pelo, la forma de andar, y especialmente su forma de hablar (es una de las primeras cosas que más te llaman la atención del personaje cuando empiezas a ver la película).

Richard Gere con la directora Mira Nair.

- Para darle mayor realismo al personaje, Hillary tuvo que volar realmente y realizar atrevidas proezas tal y como lo hizo Amelia Earhart.


- Respecto a la interpretación histriónica, Hillary estaba muy conciente de que era un personaje con el cual no podía tomarse mucha libertad, ya que la gente tiene tan grabadas las imágenes de cómo era esta aviadora, que su mayor desafío y compromiso era ser precisamente como fue ella en realidad.

- Obviamente la actriz tuvo que tomar clases de vuelo, y fue ahí cuando comprendió que Amelia Earhart amaba volar, porque de este modo se sentía libre de las limitaciones que tenía en la tierra.

Hillary piensa que Amelia se dejaba llevar por la ilusión de intentar algo nuevo y por eso siempre quería alcanzar un nuevo récord, yendo a sitios distintos y eso es algo con lo que Hillary se sintió muy identificada (y se refleja mucho en el personaje y a lo largo de la historia).

Algo Sobre "Electra", El Avión de Amelia Earhart.


Uno de los principales personajes de este film no es de carne y hueso sino de metal y fue uno de los grandes amores en la vida de Amelia Earhart: Su famoso bimotor Lockheed L-10 Electra, de color plata y naranja, a bordo del cual realizó su último vuelo.

El modelo de este avión fue diseñado por Hal Hibbard, voló por vez primera en 1934 y pronto se convirtió en una de las aeronaves de larga distancia más modernas de la incipiente industria aérea de esa época.



En la época actual, sólo existen alrededor de unos 12 modelos Electra en el mundo, y para la película de “Amelia”, el equipo de producción se lanzó a buscar por todo el mundo, un avión de estos que fuera capaz de realizar acciones complejas… Tal y como si se hubiera tratado de un actor del elenco, casi, casi se hizo un casting para encontrar “El Electra” perfecto para la filmación.

Después de una intensa búsqueda, el avión para la película fue encontrado al sur de Francia, y para trasladarlo tuvieron que atravesar todo el continente africano, en un viaje similar al que realizó Amelia Earhart.

Para la producción, además del enorme desafío en cuanto a logística para llevarlo hasta el set de filmación, esto representó un viaje increíble que les dio fuerza para todo el rodaje, porque existía una conexión con la aeronave, que evoca toda la belleza y la energía que produce volar.



Estoy en mi brillante aventura, viajando por el mundo… Sin fronteras, sólo horizontes… Sólo libertad…

Tomando en cuenta todo esto, Mira Nair aprovechó el traslado del avión para filmar el extenso recorrido que este hizo a través del continente africano, hasta Ciudad del Cabo (Sudáfrica), para recrear así de paso, uno de los extraordinarios viajes de Amelia Earhart.

Este avión es propiedad de un veterano piloto y periodista francés: Bernard Chabbert, cuyo propio padre, también aviador, se encontró alguna vez con Amelia Earhart en Senegal, anécdota que le dio un toque mágico y un vínculo excepcional a la historia.

El Electra de Chabbert -conocido como "Hazy Lily" o abreviando, simplemente "Lily"- había estado en funcionamiento durante más de seis décadas, entre otras cosas sirvió como limousina aérea durante la Segunda Guerra Mundial y había sido piloteado por el aviador británico y presunto espía Sydney Cotton, uno de los referentes de James Bond. Después de todo eso, el avión se encontraba guardado en un hangar, le faltaba un motor y una hélice y tenía el tren de aterrizaje averiado.

La producción de
"Amelia" tuvo únicamente 4 meses para repararlo, y tuvieron que encontrar dos motores nuevos, conseguir que se fabricaran otras hélices, entre otros detalles.

Planificar el viaje para trasladar el avión al set de filmación, en la época de
Amelia Earhart habría sido nota de ocho columnas en los diarios. Curiosamente, la producción hizo dos veces un vuelo equivalente al que Amelia había hecho en su época, rindiendo un homenaje a sus viajes, con lo que se rodó para la película.


Con apenas tiempo suficiente para un test de vuelo, el restaurado "Electra" despegó del aeródromo de Annemasse, cerca de Ginebra, y se dirigió hacia la costa de España. Dos días más tarde, aterrizó en Marruecos y luego en Bamako, Mali, atravesando una sucesión de tormentas eléctricas.

La aventura prosiguió saltando hasta África, a menudo en busca del combustible conocido como Avgas, cada vez más difícil de encontrar (los aviones más modernos utilizan keroseno). El Electra voló sobre las aguas infestadas de tiburones del Golfo de Guinea, estuvo en tierra durante varios días tras aterrizar para cargar combustible en la isla de Malabo, cruzo Angola y Namibia y finalmente, aterrizó en Ciudad del Cabo, tan sólo 24 horas antes de que lo pintaran y prepararan para su primer plano dentro de la filmación.

La emoción que sintió al ver como se relacionaba el reparto y el equipo de producción con el avión, hizo que el largo y duro trayecto hubiera valido la pena para Chabbert, quien se integró en el equipo de vuelo. "Esta delicada y anciana dama de los cielos se convirtió realmente en parte del elenco". "Hillary actuó enseguida como si fuera Amelia y como si el avión fuera su Electra".

"Cuando cumplí 7 años, mi padre me regaló un globo terráqueo. Yo pasaba horas girándolo lentamente, leyendo los nombres de todos esos lugares extraños y lejanos: Marruecos, España, Etiopía: soñando que algún día iría a esos lugares, como peregrina, viajera, vagabunda"...

-Amelia Earhart-

Comentarios

Que información más completa! Wow! vaya que si te gustó esta peli, pues ahora en cuanto la vea en cartelera por supuesto que la iré a ver, estas historias no se deben pasar por alto... un beso, cuidate!
Vane dijo…
Yo también tenía muchas ganas de ver la película por varios motivos que ya no vienen al caso.

Muy completa tu información había cosas que sabía y otras no, ahora solo resta verla y disfrutarla.

Como siempre un gran trabajo de invesigación, fotos, y texto.

Yo que amo el cine te lo agradezco
Vane dijo…
Cuando cumplí 7 años mi padre me regaló sus últimos 3 meses de vida.

En fin...
M a r u dijo…
Me encantan tus reseñas martha, y sobre todo porque pones las peliculas que en realidad valen la pena.
En lo particular, esta actriz que interpreta a amelia, me parece muy buena, y la "OTRO" razon por la que si me gustaria ver esta peli, es el SUPERGUAPOTOTE richard gere, no manches, ese hombre como los vinos verdad??
saluditos martha, por aki andamos, cuidate muchote
diegoehg dijo…
Hace tiempo que conocí el caso de Amelie Earhart, desde la niñez, tenía tiempo que lo había olvidado también. Se vé que es un buen título, voy a esperar esta peli en los cines, aunque considerando que tiene más de 6 semanas que no veo la cartelera, igual y ya pasó por aquí :S

Saludos!