Ir al contenido principal

"La Piedra".


"Esta piedra que te voy a dar, debe recordarte siempre LO QUE NO ERES.

No eres una piedra, tú eres un ser vivo, tú eres un ser pensante; pero sobre todo eres una máquina, maravillosa e increíble máquina de sentimientos.

Cuando estés triste, cuando estés deprimido, cuando estés feliz, cuando te encuentres perdidamente enamorado, o llorando y llorando desconsoladamente porque la persona a la que más amabas te abandonó, o te traicionó: sujeta rápidamente esta piedra para recordarte LO QUE NO ERES.

NO ERES UNA PIEDRA. Cuando lo entiendas, caes de rodillas y das gracias porque puedes sentir, porque puedes llorar, porque puedes reír, porque puedes amar, y también porque puedes sufrir.

Porque si alguna vez en la vida te duele profundamente el corazón, esa es una seña inequívoca de que estás VIVO. Así que deja de quejarte y aprende mejor a defender tu vida.

No importa lo mucho que te duela, no importa lo mucho que te hagan, nada ni nadie vale la pena, lo suficiente para que tú te dejes convertir en una piedra".

*********************

Hace una semana exactamente les platiqué en el blog que iba a estar publicando 3 reflexiones del actor Odín Dupeyron. Esta es la segunda y forma parte de su monólogo "A Vivir".

Como nosotros (desafortunadamente) no vamos a poder verlo en el teatro, les cuento un poquito de lo que trata:

Esta puesta en escena es la historia de un hombre que acaba de tomar un curso de superación personal y va a dar su testimonio. Él se llama Marciano Moreno, y a la hora de subir para dar su testimonio empieza a recordar fragmentos de su vida, de una madre tan excéntrica como maravillosa, con una filosofía muy especial acerca de la vida, un poco desconectada de la realidad práctica, y por el contrario, un padre que está muy conectado con la realidad, con las cosas, en lo que debería hacer, y es por eso que dentro de la obra, Marciano comienza a contar las anécdotas entre estos dos personajes, entre los que encuentra recuerdos divertidos y otros que son profundamente dolorosos.

Una de las principales es esta, la que hace referencia a "La Piedra". Toda la gente que asiste al teatro, se lleva una piedra al final; y me pareció tan simbólico todo esto, porque es tan cierto... Curiosamente yo he guardado 3 piedras a lo largo de mi vida.

2 de ellas me las regalaron, y una yo la elegí para guardarla como recuerdo de la playa de Puerto Vallarta. Pero volviendo a la reflexión, esto me hace pensar en lo que yo siempre digo relacionado con la idea de que la vida de cada persona está llena de matices. Uno siempre está buscando la felicidad, todo mundo te dice que debes estar bien, pero la vida es eso, se conforma de muchos instantes que pueden no ser tan buenos, y yo creo que el chiste de todo esto es que aún cuando sean emociones muy extremas (que a todos nos ha pasado sentirnos o profundamente tristes o extremadamente contentos, eufóricos o indiferentes quizá), la clave de todo esto es vivir cada estado de ánimo con toda la intensidad posible.

A final de cuentas somos humanos, todos los sentimientos forman parte de nuestra naturaleza y de esa maravillosa capacidad que tenemos para "sentir". Por eso me gustó tanto esta reflexión de Odín. Un chavo del que seguramente seguiré averiguando cosas y escribiendo sobre él aquí en el blog.

¡Buen inicio de semana!

Comentarios

Victoria dijo…
Que hermosa reflexion!
y que practica, creo que buscare una piedrita porque me hace falta ver que no soy de piedra!
Me gusto la reflexion

yo tengo coleccion de piedras... bueno tenia porque me las tiraron a la basura

U_U

byE
Vane dijo…
Me parece conocida esa piedrita, es bien redondita y mágica, bueno así lo percibo yo.

Me gustó mucho eso de que hay que dejar de quejarse, porque cada cosa que sucede es un aprendizaje, más allá del dolor que eso te pueda causar. Hay que tomar de todo lo que pasa como una manera de crecer, ser mejores personas, resaltar virtudes, trabajar en los defectos, en definitiva aprender a vivir.

Me gustó esta reflexión para empezar la semana, porque a pesar de los raspones detrás de ese disfraz hay lecciones que aprender.

Gracias!

Te dejo un abrazo!
Ericarol dijo…
YO me alegro de ser una "chava" muchas veces desconectada de la realidad.

que viva Odin!

besos!
Anónimo dijo…
Acabo le ver la obra y te deja un gran mensaje y es como pisar tierra y recordar lo que no somos
chivis dijo…
Que bonita reflexión. nada ni nadie vale tanto para convertirte en piedra..me gustó..