Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2014

15 Consejos Para Deshacerse de La Energía Negativa:

La energía negativa es una mala condición que puede extenderse como el fuego, y afectarte a ti y a todos los que te rodean, si se le deja sin control. Aunque puede tomar sólo unos momentos para infectarte, puede llevar horas, días o incluso más tiempo deshacerse de ella.
Sin embargo, para lograr esto, es necesario para gozar de bienestar y salud; y siguiendo algunos pasos puedes reducir significativamente o incluso eliminar, durante un período, la mala energía que a veces hace que la vida sea desgraciada.********1) AFIRMACIONES POSITIVAS Trabaja para eliminar los pensamientos negativos.Incluso si la energía negativa que te está afectando provino de fuerzas externas, el esfuerzo de deshacerte de ella tiene que empezar de adentro de ti.  Las afirmaciones positivas diarias son una gran herramienta para contrarrestar los pensamientos negativos automáticos.
2) ESCUCHA MÚSICA Escucha música que te calme y te relaje. La vieja expresión que dice que la música calma a las bestias es correcta, …

Los Sueños Que He Convertido en Realidad...

Hoy más que nunca y cada que se apoderen de mí el miedo o la desconfianza, recordaré estos momentos, cada uno de los sueños que he convertido en realidad. Rememorarlos me permite tener claro que cada vez que hago lo que amo y siempre que cometo una locura que me hace sentir libre, algo realmente increíble ocurre, algo fuera de lo común, algo mágico, algo que a ojos de cualquier persona que no crea en la magia parecería imposible.-F.j. Koloffon-

Nuevos Horizontes...

Madrugada, en la antesala de comienzo de Martes, en esta segunda semana de Septiembre... Afuera llueve y aquí dentro hay silencio... Silencio que se rompe con el eco de mis propios pensamientos... Llevo varias noches pensando en lo mismo... Llevo varias noches pensando en ti.
Anoche quería escribirte... Empecé a pensar en todo cuanto ha pasado en estos últimos meses, quería hablarte en tinta y letras sobre todo lo que pienso y poner en tus manos mis miedos, así como los nervios y mi disimulada emoción porque cada vez falta menos para encontrarme contigo por primera vez.
¿Sabes? Anoche me quedé dormida sobre el cuaderno intentando hacer eso... Quería contarte que una vez que la posibilidad de ir a buscarte fue más probabilidad que otra cosa; lo primero que vino a mi mente fue que si en Febrerode este año, (la última vez que se abrió la bitácora de viaje para el concierto de Laura Pausini); alguien me hubiera dicho que viajaría otra vez para ir a perseguir un sueño; definitivamente no l…

La Piedra...

Una mujer sabia que viajaba por las montañas, encontró una piedra preciosa en un arroyo. 
Al día siguiente se encontró con otro viajero que estaba hambriento, y la mujer sabia abrió su bolsa para compartir su comida. 
El viajero vió la piedra preciosa, y le preguntó a la mujer si se la daba. La mujer lo hizo sin dudar. 
El viajero partió, alegrándose de su buena fortuna. 
Él sabía que la piedra valía lo suficiente, para darle seguridad por toda la vida. Pero unos días más tarde volvió a devolverle la piedra a la mujer sabia. "He estado pensando", dijo, "lo que vale la piedra, pero te la devuelvo, con la esperanza de que me puedas dar algo aún más precioso". 
...Muéstrame lo que tienes dentro de ti, que te permitió darme la piedra.

Ensoñación...

Amaba verla descalza, con los sueños y los pensamientos ausentes mientras intentaba retener con la frialidad de sus manos el vapor dulce de una taza de té.
En el silencio y la aletargante humedad (que caracteriza a los días grises) sin necesidad de palabras me decía tanto...
Sus labios me hablaban del sabor amargo de la infusión contenida entre paredes frías y pálidas de cerámica, transformándose en la dulce ensoñación de un beso de buenos días al despertar.

No necesitaba tocarla para adivinar la sensación de sus pies descalzos sobre la madera hinchada y húmeda tras una noche de lluvia, de sus pasos haciendo una fiesta de baile y ritmo en cada rincón de la cocina a la hora de la comida.

No necesitaba del viento para amar sus cabellos revueltos como una penumbra inmensa cubriendo sus oídos y parte de su rostro, mientras sus ideas -al igual que su espíritu libre- viajaban a gran velocidad, alejándola de mi; aún yo insistiendo en quedarme sin estar ella ahí.

Aún así, distante y ausente,…