martes, abril 21, 2015

Primeras impresiones de una noche Increíblemente Especial...


En el 2011 salí del teatro con la cabeza y el corazón llenos de muchas cosas y literalmente por eso no pude dormir... En el cuarto de hotel me senté sobre la cama y apoyándome en un maravilloso libro que acababa de comprar y no había leído aún, escribí una carta para alguien en ese entonces lejano y cercano al mismo tiempo; y aunque mis letras nunca llegaron a su destino, esa carta si me sirvió de mucho a mi.

Hoy me pasó exactamente lo mismo al salir del teatro después de 4 años... No escribí ninguna carta, (pero si estuvo alguien todo el tiempo en mis pensamientos); y al tiempo que caminé y caminé de regreso a casa, finalmente entendí porque me fascina tanto el silencio desde ese entonces... ¿Saben por qué? porque descubrí que cuando viajo, camino o estoy a solas en casa, en un transporte público, o aún rodeada de gente, PUEDO ESCUCHAR LO QUE YO MISMA TENGO PARA DECIRME A MI...

Desde entonces he estado bien, y nunca más he vuelto a sentirme sola. Supongo que por eso valoro tanto el silencio porque desde entonces sé que me tengo a mi misma y nunca más volveré a faltarme ni abandonarme...

Hoy fue una noche increíblemente especial... No puedo dormir... La madrugada es larga y sé que tengo tanto para "conversarme, charlar y compartir"...

¡Buenas Noches!.... Gracias Dios, Gracias Odín... Gracias por haber estado ¡VIVA! este día.

1 comentario:

Sergio dijo...

Mi estimada Martuchis, me alegra saber que te encuentres bien y que disfrutes de ti misma.

Es padre estar (por momentos) sólo, para pensar, leer o ver lo que se te antoje, pero en realidad yo no podría vivir sólo, le tengo pavor a la soledad, gracias a Dios tengo una gran familia a la que amo y convivo con ellos.

Pero sí disfruto estar sólo (por momentos)

Un abrazo con amor