miércoles, mayo 06, 2015

"Viajar Por La Vida"


Hoy terminé de leer el tercer y más reciente libro de Gaby Pérez Islas, una Tantóloga que aunque no me conoce, desde el 2011, ha estado muy presente en mi vida y sin saberlo me ayudó en una etapa que fue bastante difícil, -pero tal cual como ella misma dice- de bastante aprendizaje.

El libro lo compré hace poco más de tres semanas, fue un "auto regalo" en la ciudad de Monterrey, y he de confesar que a propósito lo leí con bastante lentitud, porque no quería que se terminara. 

Es un libro muy cortito, pero muy sustancioso, y hoy que iba en el camión, de camino a mi trabajo, leyendo las últimas páginas, además de que "por dentro" tenía la sensación de que había nutrido mi alma (debido a que es muy hermosa la manera como ella habla respecto a la vida en el último capítulo); al mismo tiempo sentí gratitud, porque recordé que su primer libro: "Cómo Curar Un Corazón Roto", yo lo compré el mismo día que recibí mi liquidación del periódico donde trabajaba.

Todo lo que pasó esa tarde y la reseña de ese maravilloso libro, ya la publiqué hace tiempo AQUÍ.
Desde entonces, Gaby de alguna manera ha seguido inspirándome con su trabajo, que desde ese primer podcast y sus dos libros anteriores he seguido muy de cerca. 

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero las letras y las palabras de esta maravillosa especialista en el tema de duelos y confrontación con la muerte, han sido de gran ayuda e inspiración en mi camino.

Su segundo libro: "Elige No Tener Miedo", por falta de tiempo ya nunca lo comenté en el blog, pero lo único que puedo decir, es que este último cierra de manera magistral una trilogía que de manera muy humana aborda un tema del que hasta ahora sólo se había escrito de una manera muy técnica o enfocado a lo sobrenatural, y eso es precisamente lo que lo hace tan entrañablemente cálido y humano.

Algo que me encanta de Gaby, es que no sólo en sus libros, sino en sus intervenciones en radio, televisión o en sus colaboraciones editoriales, ella siempre tiene las palabras precisas que a veces uno quisiera escuchar en momentos difíciles. Creo que su éxito se debe en gran parte a eso y a la simplicidad con que exalta el amor por la vida y la importancia de aprovechar lo que se tiene ahora y aquí.

"Viajar Por La Vida" es literalmente eso: un viaje contigo mismo, una invitación a mirarte de forma introspectiva para darte cuenta cuáles son las cosas que no te permiten avanzar o ralentizan tu andar por este increíble viaje llamado vida. Tiene además al final de cada capítulo preguntas que sé que a más de uno lo dejarán pensando o quizá les sería difícil responder así, a la primera.

Ese tipo de cosas no sólo propician que descubras cosas de ti mismo que quizá ni tú mismo sabías, porque no son temas que se aborden así tan fácil en una charla cotidiana y simple; sino que dan pie también a que seas capaz de analizar tu vida y tus circunstancias desde otra perspectiva más real y menos victimista.

Estoy segura que los años pasarán y estos tres libros seguirán tan vigentes y serán de utilidad para muchas personas a quienes les toque afrontar la pérdida de un familiar, un trabajo o de la persona que imaginaron sería el amor de su vida.

Sé que no es casualidad que la mayor parte de las páginas de este libro me haya tocado descubrirlas y disfrutarlas en la sala de un aeropuerto, con una maleta cargada tan sólo con lo indispensable y con el alma en paz, en esta que considero ha sido la mejor etapa de mi vida.

La vida siempre nos sorprende, y Gaby de alguna manera, a través de sus palabras, nos brinda elementos para esa "caja de herramientas" que ella dice, todos tenemos y sirve para afrontar los momentos difíciles y disfrutar al mismo tiempo y con toda intensidad de este lapso prolongado o breve en que nos ha tocado estar.

Gracias a Gaby por seguir inspirando tanto con su trabajo.

Cierro el post con un "pedacito" de lo que más me gustó. (Aunque todo el libro está hermoso, vale mucho la pena leerlo completo).

"Viajar Por La Vida"
Gaby Pérez Islas
Ed. Diana

******************
"La Vida te puso a cargo de un ser pequeñito antes de darte pareja o hijos. Te puso a prueba a ver si podías cuidar de él o de ella y darle todo lo que material y emocionalmente necesitaba. Ese niño (a) es tu yo interior, ese que habita en ti y se asusta muchas veces porque siente que nadie cuida de él. Elaborar un duelo es justamente decirle a esta voz interior: "Tranquilo mi vida, yo estoy contigo. Vamos a pasar esto juntos".

"Así es que más te vale haber usado mucho esa ropa que te encantaba, no haber guardado los manteles y vajillas buenas para ocasiones especiales, porque cada día lo es y en ese momento lo entenderás. Usa las servilletas de tela todos los días, si se manchan o se percuden, bien por ellas, para eso fueron creadas y cumplieron un propósito.

"Ninguno de mis pacientes me ha comentado jamás sobre las servilletas tan almidonadas e impecables que heredó de su mamá. Si se despostilla un plato, es sólo señal de que se usó. Si no está completo el juego de copas significa que hubo motivos para brindar, y si los sillones de la sala ya muestran señales del paso del tiempo, será porque ese hogar tuvo vida y se vivió en todos sus rincones sin que hubiera espacios destinados únicamente para las visitas, que al fin y al cabo muchos de ellos ni tiempo tendrán de ir a tus misas o funeral".

"La vida está ahí para que la vivas intensamente y descubras que para ti también es posible la felicidad".



-Gaby Pérez Islas-

No hay comentarios.: