Ir al contenido principal

El Nuevo "Inquilino"


Este adorable "canino" orejón que ven en la foto es "Poncho", el nuevo miembro de mi familia desde hace poco más de una semana."Poncho" llegó a mi casa, pocos días después de que falleció "Billy", el perro que había sido mi mascota por casi 13 ó 14 años y aunque suene a cosa de risa, "Billy" se contagio de una enfermedad venérea hace como 4 ó 5 años atrás, lo cual le ocasionó un tumor canceroso en el "pitirrín" y aunque en aquel entonces el tratamiento que le dio el veterinario lo curó, como consecuencia de sus "andadas nocturnas" (del Billy, no del veterinario -aclaro-), el tumor le volvió a salir y tristemente se le extendió por todo el estómago y se inflamó tanto que ya sus patas traseras no le respondían y hoy hace dos semanas exactamente, el veterinario nos recomendó "dormirlo" para que ya no sufriera, puesto que como era un perro muy viejito, era muy probable que ya no respondiera si se le daba tratamiento para tratar de sanarlo.


La verdad si fue algo triste, porque "Billy" fue un regalo que me hizo Miriam (una de mis mejores amigas), vivió con nosotros muchos años y era todo un personaje, a mi me aguitó tanto que no tuve valor para ir con mi papá cuando lo llevaron al veterinario para ponerle la inyección letal, y se me hace un nudo en la garganta cuando me acuerdo de la mirada tan triste que tenía cuando no permitió que nadie lo tocara (porque por la misma inflamación que tenía, el sólo hecho de levantarlo le causaba dolor) y sólo dejó que yo lo envolviera en una tela para poder cargarlo y subirlo a la camioneta, y la verdad no me quise ni despedir de él... Y pues no es consuelo, pero, al menos ya no está sufriendo.

Yo no quería tener otro perro, pero "Poncho" llegó a través de una hermana de otra persona que conozco por medio de la agencia donde trabajo. La chava que tenía a "Poncho", andaba buscando desde hace tiempo quien lo "adoptara" porque dice que le daba mucha tristeza tenerlo encerrado todo el día, porque por su trabajo ella no tiene mucho tiempo para llevarlo de paseo y como se enteró que yo acababa de quedarme sin mascota, me habló por teléfono y me dijo que si quería arriesgarme ¿haber que pasaba con Poncho?, porque le urgía conseguirle una nueva casa, ya que esa semana ella estaba por salir de la ciudad.

He de confesar que yo tenía un poco de miedo, puesto que hace varios años, tuve un perro de raza similar a "Poncho" , (él es de raza Basset Hound) y se llamaba "Canela" y como la persona que me lo regaló estaba muy apegada a ella, "Canela" nunca se hizo a la idea de ya no estar con la persona que la tenía desde que nació y murió de tristeza...

Gracias a Dios con "Poncho" ha sido diferente, si siento una gran responsabilidad porque la persona que me lo dio confía en que yo pueda cuidarlo bien, y la verdad no ha sido tan difícil porque "Poncho" es una ternura de perro, literalmente "se desbarata" por que le den cariño, (imagínense, él cursi y yo también... Apenas nos juntamos), es muy juguetón (se divierte mordiendo botellas de agua vacías y rodando por todo el patio una cubeta vacía) y a pesar de que ya tiene 10 meses de edad (lo cual cronológicamente hablando lo sitúa ya dentro de la categoría de "joven-adulto"), para mi ha sido una buena terapia tenerlo y andarlo cuidando, se ha convertido en un buen compañero, sobre todo en las tardes de caminata por el parque.

Espero que el también se llegue a sentir a gusto con mi familia y muy querido como mascota... Porque bueno, sé que hay personas para las que darle tanta importancia a una mascota puede parecer banal, pero a mi en lo personal me encantan los perros y creo que son una "muestra viviente" de lo que puede ser la lealtad y el amor incondicional.


¡Poncho Bienvenido a la Famillia y Gracias por alegrar con tu presencia las tardes en mi hogar!!!


Comentarios

alejandra dijo…
Hola Martha!!!

Que mala onda lo de Billy, por no portarse bien ;P, ahora que llegó Poncho espero que vuelva a llenar de alegría tu casa como tu anterior mascota.

El cuidar de esa forma a un perrito (como tu lo haces) no me parece cursi, al contrario creo que son seres muy capaces de recibir y dar cariño, y sobre todo son totalmente fieles; yo nunca me he encariñado con ninguna mascota casi no me gustan, la excepción son los perros y para cuando tenga tiempo espero tener uno.

Saluditos!!