Ir al contenido principal

El Ángel Que Tuvo Un Mal Día (Segunda Parte)...


...Después de esa primer prueba que el ángel pasó, sus alas -al igual que su alma- parecieron desprenderse por completo... Sin embargo, al igual que después del invierno más crudo, la tierra siempre germina de nuevo, la naturaleza permitió que las alas del ángel, poco a poco se restauraran también.

Casi sin darse cuenta emprendió un nuevo camino en el que conforme avanzó el tiempo, incluso se encontró con el amor... Pero eso fue sólo un lapso breve, puesto que se enamoró de otro ángel, cuya misión era emigrar a otro lado para perseguir un sueño. Y aunque sus alas dejaron de desplegarse por un tiempo, un viento nuevo le regresó las ganas de volver a liberar sus sueños otra vez.

El Ángel nunca se dio por enterado, pero por cada "Mal Día" o dificultad a vencer, Dios le daba a cambio un "Talento"... Era un alma humana, no tenía alas (al menos "no visibles" ante los ojos humanos); carecía de recuerdos, pero eso no le impidió nunca soñar con los pies bien puestos sobre la tierra, porque esa es la única manera en que los ángeles terrenales sobreviven aquí.

Tras el disfraz de una chica normal que amaba las cosas sencillas, y disfrutaba percibir con el alma, algo tan intangible (como puede ser la sensación de libertad que regala el viento al viajar en moto, con la guitarra atada a la espalda); había un espíritu libre que suspiraba al evocar con cierta nostalgia algo que no recordaba, ni tampoco sabía definir muy bien que era... Pero que le hacía sentir algo especial por dentro, cada vez que la claridad regresaba al cielo, con el destello momentáneo de una estrella fugaz.

Existen seres alados de todo tipo: buenos, malos, con plumas blancas, iluminadas o de colores... Sin embargo, a pesar de que sus historias son distintas y "celosamente guardadas" en el libro donde se escribe "El Plan Perfecto"... Para quienes tienen la enorme fortuna de ser"bendecidos" con un ser de luz como ellos, la cotidianidad les regala la posibilidad de poder identificarlos y diferenciarlos de la gente común.

Podrás darte cuenta que tienes a un ángel terrenal en tu vida cuando:

- Conoces a alguien que en cuanto aparece, logra sacar lo mejor de ti y te transforma por dentro.

- Aprendes a distinguir un "Brillito" muy peculiar en sus ojos, similar a los de un niño cuando algo lo asombra o lo hace feliz.

- Te das cuenta, que tu ángel (dependiendo de la edad cronológica que tenga), no tiene absolutamente nada que ver con el común de la gente de su edad, porque actúa y piensa muy distinto a ellos.

- Disfrutan de la simplicidad de las cosas más cotidianas, de una caminata en el parque, una conversación "tirados de panza" sobre el pasto o frente a la chimenea.

- Adoran los libros, las cosas dulces, las conversaciones hasta deshoras de la madrugada, sobre todo si es para hablar de las cosas que anhelan mientras se sueña despierto.

- Siempre tienen la palabra adecuada o te pueden hacer sentir la persona más protegida del mundo con sólo saber que aunque en silencio, están ahí junto a ti.

- Tienen la capacidad de transformar un mal día con sólo sonreirte o matarte de la ternura cuando simplemente te pregunta: ¿Me puedo quedar aquí junto a ti?

- Te contagia su risa, y aunque ni siquiera te enteres ¿Qué cosa es lo que le causa tanta gracia?, eres capaz de reírte hasta que la panza te duele y posterior a eso te queda en el alma una sensación indescriptible de bienestar e infinita paz.

- A pesar de que físicamente no veas sus alas, eres capaz de imaginar, y respetar su espacio físico tal y como si las tuviera... Es más: hasta casi te convences que en la mañana, cuando despierta hay alguna que otra pluma suelta de color blanco y aterciopelada encima de la almohada o regada en algún sitio de alrededor.

Todas las historias de ángeles están llenas de magia y esperanza, ninguna es igual a otra y la de este ángel en particular está conformada por muchas páginas que aún no se develan y que la ley del universo celestial prohibe adelantarse a conocer.

Estando en el mundo real, y permeados de la esencia humana, los ángeles terrenales -al igual que nosotros- pueden tener un mal día... La única diferencia sería que ellos tienen la capacidad de sobreponerse a lo que sea...

En el caso del ángel de esta historia, al carecer de recuerdos, la mayoría de las veces se negó a aceptar la naturaleza de su condición; pero hasta su misma sencillez habló mil veces de la grandeza de su alma y si por alguna razón a mi se me permitiera escribir algo encima de alguna de las hojas en blanco del su libro de "El Plan Perfecto", plasmaría que en alguien tan especial la tristeza no cabe, y aunque todos los ángeles a veces tengan "Un Mal Día", todo lo malo siempre pasa y para poder recuperar sus sueños tan tan sólo se necesita visualizarse por un instante desde afuera, tal y como si fuera otra persona, para darse cuenta de que su propia fuerza radica en la inmensa luz que irradia desde su interior.


Si te perdiste la primer parte de esta historia, "apachurrale" AQUÍ

Comentarios

Vane dijo…
Martu:

Que hermosa tu historia, la verdad que estaba muy ansiosa por saber las segunda parte, y ahora ya tengo la historia completa.

Yo creo que si, que los angeles terrenas existen, sólo hay que estar atentos para cuando te encuentres con uno no seguir de largo, para aferrarte muy fuerte a el, y que se quede en tu vida para siempre.

Gracias también por la lista que nos regalaste para idenficar un ángel terrenal, ahora no me quedan dudas, hace casi un año yo me encontré con uno, y gracias a Dios ese ángel está conmigo hoy, y me salva la vida muchas veces, me rescata cuando algo duele y pesa.

Es verdad, no se le ven las alas, pero su luz interior si se siente, si ilumina, y definitivamente te cambia cualquier día gris, por uno lleno de colores.

Gracias mil gracias, y que suerte que tiene el ángel de la historia de tener a alguien cómo vos.

Te quiero muchooo!!!
Martha dijo…
VANE:

Estoy totalmente de acuerdo contigo y yo solamente puedo decirte algo que ya te he contado miles de veces.

Hace casi 1 año yo iba manejando de regreso a mi casa super triste y diciendole a Dios que necesitaba muchisimo alguien con quien hablar... Al poco tiempo creo que mi peticion fue escuchada y conoci al angel del que hablo en esta historia ¿y sabes que? creo que la suertuda soy yo, para mi ha sido una bendicion en todos los sentidos haber comprobado que los angeles terrenales ¡Si existen!!!

Yo tambien te quiero mucho Solecito.