Ir al contenido principal

Pensamientos y Preguntas en Voz Alta...


Viernes 11 de Febrero, 2011.

Hoy me desperté pensado: ¿Si los recuerdos pudieran borrarse? ¿y el alma vaciarse? ¿yo podría ser una persona distinta?... Las dos preguntas estuvieron conmigo durante todo el día y me hicieron percibir distinto a cada persona que se cruzó por mi camino...

Cuando el día terminó y regresé a casa, llevaba metidos los mismos pensamientos en los bolsillos resguardándose del frío, y por las calles de esta ciudad (que es mi casa), me di cuenta que a pesar de que acepto lo que soy, no resistiría la tentación de irme un día -si me encontrara en la calle- con el reflejo de ese alguien que sin recuerdos y cicatrices en el alma; definitivamente no soy yo... Tan sólo por curiosidad.

Quisiera escribir más, pero el tiempo se agota, un día más se ha gastado y no es importante, sólo que no quería dejar que un pensamiento se perdiera, tan sólo porque el papel donde yo escribo es mudo o quizá demasiado egoísta  al convencerme de que en días ordinarios a nadie le interesa compartir pensamientos y preguntas al final del día.

Comentarios

Vane dijo…
Totalmente de acuerdo, en días ordinarios a nadie le interesa responder cuando uno de corazón y por amor pregunta como está una persona y le responden de una manera tan hábil que asusta al decir de que me perdí???, las personas se han vuelto tan buenos actores que hacen caer con sus respuestas y uno les cree, bueno yo lo creí, y después resulto que no era verdad lo que me dijeron.

Y vos te preguntas y te queres convencer de que a nadie le interesa las preguntas al final del día???

Hay un blog que se llama andá a cantarle a Gardel.
Martuchis dijo…
Vane:
Gracias por tu comentario y se respeta como siempre tu opinión.

En mi caso personal yo no tengo nada que ocultar y las poquitas personas que forman parte de mi mundo (y que sabes de sobra quienes son y entre las que tú estás incluida) saben como soy y que pase lo que pase no tendrán que defenderse de mi. Yo lo que ves es lo que soy, aquí en el blog y allá afuera en la vida cotidiana.

Mis preguntas eran internas y la afirmación final era en el sentido de que a pocas personas al final del día se detienen para hablar. De ti aprendí que no es lo mismo preguntar ¿como estas? A ¿Como está tu corazón?

Gracias por tu visita como siempre.