Ir al contenido principal

El Inventario de tu vida.

Photobucket

La vida no se detiene. El tiempo avanza, sin pedirle permiso a nadie. Estamos a pocos días de que terminemos otro ciclo. 

¿Qué tal te fue este año? ¿Fue difícil, complicado, triste? ¿O fue un momento mágico, extraordinario y de los mejores de tu vida? 

Haya pasado lo que haya pasado, estoy seguro que todo ayudó para tu aprendizaje. 

En estas fechas, salen a la luz algunas preguntas típicas: ¿Cómo te fue con tus propósitos? ¿Cuáles metas cumpliste? ¿Qué tantos cambios hiciste? 

Algunos responden pero no precisamente como les hubiera gustado. Otros mejor callan, porque no tienen nada nuevo que decir: La mayor parte de su año, salvo poquísimas excepciones, fue exactamente igual al pasado, y al de hace cinco, al de hace diez. 

Nadie llega al lugar que quiere si desconoce el camino, así como tampoco podemos salir de una prisión que no vemos o no sabemos que existe. En estos momentos, y si realmente queremos crear la vida que deseamos, es indispensable hacer algo, que mi me funciona año tras año: Un inventario de tu propia vida. 

En este inventario, hay que hacer un recuento de las bendiciones, las lecciones, las crisis, las oportunidades, lo que dejamos de hacer, lo que no nos ayudó, las personas que conocimos, las que dejamos a un lado, lo que no nos gustó, lo que podríamos mejorar. Es hacer un balance general y poner las cosas en orden, bajo otra perspectiva.

Cuando reflexionamos sobre esto, obtenemos mucha mayor claridad y objetividad para cerrar la brecha entre quienes somos hoy y lo que estamos llamados a ser.

Es un ejercicio interesante; date al menos una hora, busca un lugar tranquilo, toma hoja y lápiz, y fluye escribiendo todo lo que te deja este año, regalándote también la valiosa oportunidad de visualizar lo que te gustaría que incluyera tu inventario del próximo diciembre.

Lo que ya pasó, déjalo ir. Ahora puedes ir diseñando lo que te gustaría generar. Hoy puedes volver a escribir una nueva y mejor historia.

-David Montalvo-

Comentarios

ѕocιaѕ dijo…
Fue un año raro, pero bueno la mayoría así fue y estoy agradecida, me dejo lecciones que pretendo poner en practica el año que sigue, sé que tengo que hacer y voy a trabajar en eso y claro mantener eso presente para poder obtener lo que quiero.
Un abrazote y espero que este 2013 se porte muy bien contigo y que sigamos por aquí otro ratote.