Ir al contenido principal

La Mujer Frente Al Espejo

Si todo lo que yo soy, las personas que más quiero y algunos de los mejores momentos de mi vida pudieran representarse en un álbum fotográfico, el mío se vería así.

La vi esta mañana cuando se preparaba para ir a su trabajo, estaba contenta, puesto que por primera vez podía por fin cantar una canción completa en italiano mientras se acomodaba "los churros" con un poco de mousse.

Había en ella, algo distinto... Lo noté no porque jugaba divertida frente al espejo probándose mil y un tonalidades de lápiz labial, sino cuando descubrí que en su mirada se percibía algo diferente... No sé como explicarlo, pero sus ojos no eran los de antes, tenían ese brillo -que a veces sólo se percibe en los niños- y que es tan característico cuando en el alma existe una ilusión.

No me pude resistir y la seguí cuando salió de casa, me gustó que su forma de vestir, en particular sus jeans y sus zapatos de goma le gritaban de forma "sutil" al mundo que no le importaba nada más que ser ella misma; en la mochila que llevaba atada a la espalda, cargaba además de las cosas necesarias que toda mujer necesita, un montón de sueños, hojas de papel en blanco, tinta de color azul suficiente por si su espíritu libre necesitaba "dictarle algo" o por si en algún punto de la ciudad la inspiración decidía caerle de sorpresa... Y aunque todo eso era parte del "Kit Personal" que siempre cargaba; lo más valioso sin duda eran los pedazos de papel impresos con imágenes de las personas que ella más amaba, y que en ocasiones sacaba para "sentirlas" un poco más cercanas a su corazón y menos propiedad de la distancia.

Ya una vez en la calle, disfruté verla en silencio desde el asiento trasero del auto que conducía. Iba concentrada en el camino, pero seguía cantando -aún sin llevar la radio encendida- y me encantó que durante el trayecto por boulevares y avenidas jamás tuvo intención de abandonar una larga fila de autos rebasando por la derecha para escapar de un "cuello de botella" y la única razón que tenía para no hacerlo era que hacía mucho tiempo ya, había dejado de vivir con prisa.

Unas cuantas horas de convivencia resultaron suficientes para darme cuenta que ahora su vida era tan distinta, no sé si otra vez estaba enamorada, si había aprendido a asimilar en el presente las lecciones de un futuro que antes siempre le resultó tan incierto, o simplemente confiaba en que quizá después de haber recorrido caminando todos esos lugares en los que un día soñó estar de un viejo continente, volvió de nuevo a casa porque algo en su corazón le dijo que estaba cercano el día en que la vida le regalaría la posibilidad de convertirse en madre por primera vez.

No quise preguntarle, pero su actitud frente a la vida me hizo saber, que aunque era una mujer muy distinta a lo que ella misma se imaginaba de niña, llegaría a convertirse cuando tuviera esa edad, los zapatos de tacón alto que para nada encajaban con lo que ahora era, le habían dado en contraposición, la seguridad de saber que a pesar de las circunstancias siempre se tendría a ella misma y la posibilidad de buscar la forma de sobrevivir a cualquier adversidad que se le presentara, con el simple hecho de mirar en su interior.

Sus días seguían estando llenos de páginas de diario tan honestas y tan espontáneas, de música y canciones, de libros con historias fascinantes que cada noche le robaban muchas horas a su sueño; pero se habían sumado también a sus horas: paseos interminables en bicicleta, muchas conversaciones interesantes con los amigos distantes y cercanos, caminatas por el parque tomando de la mano a alguien que amaba por fin sin tener miedo, interminables momentos tocando la guitarra sentada sobre el pasto en un día cálido y soleado, escapatorias "fugaces" de fin de semana a lugares cercanos y un montón de cosas que cada noche la hacían caer rendida en su cama, pero agradecida por la posibilidad tan infinita de vivir con tal intensidad su vida.

Todo eso percibí con sólo mirar sus ojos y al llegar la noche me sorprendió aún más que era yo el reflejo que ella tenía en el extremo opuesto del cristal... Al darse cuenta, la mujer frente al espejo me miró con ternura y me ofreció una sonrisa tan honesta que lo único que pude hacer fue quedarme "hechizada", mientras las dos permanecíamos así, cruzando nuestras miradas en silencio.

Ambas éramos tan distintas, pero en el fondo compartíamos la misma esencia... Yo extendí mi mano porque quise percibir lo que se sentía al tocar una imagen con la que siempre se ha soñado, pero el cristal, -al ser una barrera que delimitaba los sueños de la realidad- no me permitió hacerlo y antes de que la oscuridad de la noche difuminara su silueta, ella posó su mano sobre el vidrio, -a la altura de la mía- para decirme sin palabras que estoy a un paso de ser ella y tan sólo necesito encontrar dentro de mi alma los elementos que permitirán que un día... No sé si distante o lejano, nuestras imágenes, en los dos extremos del espejo sean exactamente iguales.


¡Feliz Cumpleaños No. 32 Martuchis!!!


P.D. Fue una elección difícil, pero como sé que para ti la música es un elemento importante, como "autoregalo" de cumpleaños, hoy te dejo una canción.


******************************************************

VEINTE MARIPOSAS
(Hidden like a secret)
Josefina Sanner / Kajsa Ribbing / Jimmy Wahisteen / J.Drexler 2:59

-Ana Torroja-

Cambió de escena y de guión
guardó el libreto en un cajón
y en la ventana se sentó a mirar la luna
en su copa, una aceituna.

Nuevo champú, nueva ciudad
para una nueva soledad
su corazón sobrevolaba los tejados
la vida es un juego de dados.

Ni una historia ni un final
todo el resto daba igual...
y ahora tiene una hoja en blanco
que espera una canción
y veinte mariposas
en el corazón.

De la tormenta guardará
algo de frío y humedad
y el eco de unos pasos
que ahora suenan lejos
del otro lado del espejo.

Puso el alma a sonreir
y las alas a batir...

y ahora tiene una hoja en blanco
que espera una canción
y veinte mariposas
en el corazón... (2)

Ni una historia ni un final...

Y ahora tiene una hoja en blanco
que espera una canción
y veinte mariposas
en el corazón... en el corazón...

Comentarios

Renoreins dijo…
Hijole!!!
Yo traía tantas cosas en la cabeza que de plano se me pasó felicitar a la mujer frente a tu espejo por su cumple!
Lo bueno es que, esa mujer tiene la fortuna de sentir que lo mejor está por venir y está muy cercano.

Felicidades!!!
Hijole, que gacho soy, no me entere a tiempo, te deseo feliz cumpleaños, espero que la hayas pasado muy padre ese día, mil disculpas, desde aqui te mando un gran abrazo y que cumplas muchos mas :)