sábado, diciembre 25, 2010

Recuerdos...


Hoy, hace 2 años pasé la madrugada completa en un aeropuerto, vagando de un lado a otro con una maleta, en espera de emprender el camino para ir en busca de alguien en quien yo ya creía aún sin conocer...

Si pudiera retroceder 730 días en el tiempo; en este momento faltarían pocas horas para encontrarme con una de las 3 únicas personas que me movieron algo por dentro cuando las conocí... (pienso en  voz baja y me guardo un secreto: Desde hace mucho tiempo, yo ya sabía que los ángeles terrenales existían, y un 27 de Diciembre vi a uno directo a los ojos).

Hoy hace 2 años, estaban a punto de empezar los 18 mejores días de mi vida; y en el camino hacia allí fui acumulando un montón de cosas: Historias que se cruzaron con la mía en los aeropuertos, lapsos de tiempo en que parecía que el tiempo no avanzaba o que al ir volando, simplemente se había detenido; así como la extraña sensación que hasta hoy no sé como explicar, pero que me hace pensar a veces que todo eso lo viví como si estuviera dentro de un sueño...

La llegada en una madrugada, el camino adentro de un autobús con oscuridad y lluvia; las mañanas cuando despertaba o la hora de la comida, cuando me quedaba en silencio, pues no me caía el 20 y no creía que era cierto que yo podía estar ahí...

Me acuerdo también perfecto de que fue lo único que en algún momento me provocó tristeza; conocí la libertad, porque el viento me la restregó en la cara, vi la paz interior reflejada en el brillo de unos ojos muy redonditos y transparentes, pero también supe por primera vez que las despedidas te siguen doliendo y vives extrañando, aunque ya haya pasado mucho tiempo de eso.

Después de 2 años, me quedo con la duda de: ¿hacía dónde conducen algunos caminos?, ¿Cómo se verá un campo repleto de luciérnagas?, ¿o si tendré la capacidad para imaginar la belleza del puerto en una noche con lluvia?...

Me quedo también con una libreta vieja repleta de notas que no aparecieron en la bitácora de viaje, con un texto que escribí sentada sobre una barda de ladrillo mientras esperaba a alguien que saliera; la fotografía que atrapó una de las imágenes más bonitas que he visto en toda mi vida (y aunque yo la tomé; no me pertenece); y también con el recuerdo de 4 películas que nunca comenté, pues eran tan especiales, que aunque nadie me crea ahora, Dios sabe que si es cierto que mi alma se llenó de egoísmo; y por eso me las guardé para mi.

Quiero volver para quedarme ahí; pero no sé si en el destino estén escritas las señales que indican como encontrar el camino de regreso... Tal vez sí... Aunque no sea para quedarme, pero Serrano dice que uno siempre trata de volver a los lugares donde quedaron sus días más felices; y yo tengo que averiguar si puedo volver a encontrar la parte de mi, que se quiso quedar para siempre en el que fue el primero y último aeropuerto...

Hay una canción que habla de que: "Cada casa es un amigo para ver en donde estoy"... y yo he tenido mucha suerte, porque la casa de mi alma está llena de ventanas... Todas me reflejan cosas distintas, pero hay una muy grande por la que me encanta contemplar como pasan uno a uno mis recuerdos, porque sin importar que sea el pasado, quien está ahí, cada vez que me asomo, me llena con su luz.

"Tiño la oscura obsesión de mis días grises,
con la calma AZUL de otros más felices"...
-El Pintor de Arcoiris-

6 comentarios :

Mr. fuser dijo...

Esos tesoros, así son como les digo a los recuerdos, son instantes que nos hacen decir que la vida a valido la pena. Instantes previos a el encontrarse con las cosas, nos hacen sentir que seguimos vivos, que debemos vivir la vida cada minuto, y por lo visto tu la sabes vivir.

Y aquí no aplica, lo pasado ya es pasado, mientras ese pasado nos haga fuertes y nos haga felices, hay que recordarlos sin perder de vista nuestro presente, cuando hayamos podido hacer eso, creo yo que seremos grandes entre los grandes, porque aprovechamos la vida al máximo.

vuelve a vivir esa experiencia, que son las que al final del día decimos que valió la penar abrir los ojos y mirar la luz del sol.

cuídate y te mando un abrazo.

Martuchis dijo...

MR.FUSER:
Para mi lo más valioso que una persona tiene (y que es a final de cuentas lo único con lo que te puedes quedar, son tus recuerdos); y en ese sentido, todo lo que yo vi y experimenté en Uruguay, no tiene precio... Valió la pena todo, por eso quiero volver ahí.

Gracias por seguirme visitando. Yo creo que eres el único que lee blogs durante las fiestas (como yo)... Juar, juar, juar...

¡Felices Fiestas!

Vane dijo...

Antes que nada yo también recuerdo todas estas fechas, y todo lo que significó ese viaje para unas cuantas personas lo digo por mi familia también y lo que nos divertimos con ellos, en lo personal fue maravilloso conocer en persona a la mejor amiga del mundo, lo pensaba antes de conocerte y lo seguiré pensando.
Serrano dice muchas cosas, el también odias las despedidas y cuenta en sus historias de viaje que cuando se despide de un amigo de años le da un abrazo y un golpe en la espalda –como diciendo ya despedite pronto- porque el mismo ha dicho que a veces no puede aguantar el nudo en la garganta.
En realidad la frase que usaste para el post es un invento de Sabina, pero Sabina dice que al lugar donde fuiste muy feliz no debieras regresar, e Ismael le ha pedido permiso y perdón para decirle que se había equivocado, y que al lugar donde fuiste feliz uno tiene que volver, yo pienso como Sabina y como Serrano, tal vez por eso de amar la nostalgia a la hora de escribir.
Pero obviamente si se trata de ir a un lugar por un ser querido no la pienso dos veces y me largo todas las veces que se pueda y regresaría.

Sobre ángeles terrenales no sé mucho apenas hace un tiempo he empezado a aprender sobre eso gracias a vos, de señales, de creer con más fe que antes, y que todo puede ser posible.
Estoy segura que con tu viaje la que ganó más fui yo, con esto quiero decir que con tu travesía iniciaste el camino de una leyenda asiática en la cual también empecé a creer desde el día que llegué a tu blog.

Gracias!!!! Te quiero mucho!!!!!!!

P.D. Hermosa frase la del final

Martuchis dijo...

VANE:

Yo nada más quiero decirte que soy yo quien te agradece todo este tiempo que me permitiste estar cerca de ti y conocerte. Todas y cada una de las cosas que me enseñaste, y por esos maravillosos 18 días que se convirtieron en una de las mejores experiencias de mi vida.

El 24 te escribí en tu blog en forma de comentario, un sueño que yo siempre imagino para ti. Como humana que soy cometo muchos errores y contigo no ha sido la excepción. Sé que tengo un problema muy grande respecto a las poquitas personas que han estado de mi cerca; y a la forma en que quiero protegerlas; y a pesar de que entiendo perfecto que eso está mal, es un sentimiento espontáneo ¿Pero quién soy yo para decirle a alguien que está bien o mal?

Sea como sea, eso no significa que todo lo que yo tengo en el corazón (una vez que alguien ocupa un espacio importante) sea genuino y limpio, y es precisamente eso lo que me hace quere para esa persona todo lo mejor.

Así tal y como te lo escribí en el blog, deseo de todo corazón que la decisión que tu tomes y a la persona que elijas te valore y te cuide como la gran chava que eres, que la vida salde esa cuenta que te tiene pendiente desde hace mucho y que si Dios decide que esos dos ángeles tan hermosos que han inspirado tantas de tus letras, existan en un futuro no muy lejano, te transformen las navidades futuras y sean tan transparentes como tú.

La admiración a la que te referiste hoy, no es más que fe en alguien a quien se quiere, y Dios, al igual que ese ser tan especial que siempre te acompañan saben que yo desde siempre tuve fe en todo lo que podías ser capaz de lograr. No hay nada raro ni turbio en eso.

Creo que todo lo que yo podía hacer ya lo hice, y me alegro mucho de haberte dado cuerda o haberle soplado viento a tus alas, y en el lapso que me tocó compartir contigo, yo también aprendí mucho y gané en cosas que se quedan conmigo para siempre.

Que Dios te bendiga siempre, y que en la parte que ya no me toque compartir te regale más bendiciones y alegrías, que tristeza e incertidumbre, que no desconfies ni tengas miedo de quien te abra su corazón y te ofrezca su amistad (con todo y los defectos que tenga en su disfraz de humano), que nunca dejes de creer en las señales y ojalá que Dios se las siga ingeniando para hacerte saber que siempre va a estar ahí.

Gracias por todo y sabes que siempre vas a tener un lugar muy especial en mi vida y mi corazón.

synnove dijo...

Ahh, recuerdo aquél viaje. Y que sean dos años me recuerda que he estado lejos mucho tiempo. Casi me entran ganas de llorar al pensar todo lo que me he perdido, y tengo la añoranza a flor de piel...

En fin, marthu, felices fiestas. Disfruta mucho de lo que queda de año y a por el próximo!!!

Martuchis dijo...

SYNN: yo también he perdido algo muy importante hoy...
gracias por pasar.