miércoles, marzo 30, 2011

Historia en La Canción: "Chanson Boheme".


Ella es una mujer hermosa... una sensual sevillana de cabellos largos, rizados y oscuros, rostro perfecto, además de enormes y expresivos ojos profundos... Su nombre es Carmen y se gana la vida como cigarrera; pero su temperamento y personalidad tan intensa ya la han llevado a meterse en serios problemas.

En el momento en que nosotros la encontramos, ella está cantando y bailando con toda la sensualidad que lleva en la sangre gitana en la Taberna de Lillias Pastia; mientras espera a Don José; un joven militar que se encuentra perdidamente enamorado de ella, al grado de que ha sido capaz de liberarla, tras haber sido arrestada por herir durante un pleito a otra mujer.

A pesar de que Don José ha prometido a su madre enferma que se casará con Micaela, (una amiga de infancia); la fascinación y la atracción que siente por Carmen, está propiciando que además de olvidarse de su promesa; no le importe ni siquiera su compromiso, o correr cualquier riesgo hasta las últimas consecuencias; todo con tal de estar siempre junto a ella.

Los gitanos tienen tan mala fama, que todos creen que pueden ser embusteros y hasta un tanto hechiceros...  Aunque Carmen ha correspondido a su amor, nunca le ha prometido que le será fiel o que pueda ser mujer de un solo hombre... De hecho le ha confesado que lo tiene a sus pies, gracias al embrujo que ella misma puso en una flor que tiempo atrás sobre él arrojó.


Esa tarde, y en ese lugar, justo cuando el destino ha decidido unirlos de nuevo; Don José vuelve para buscarla, sin importar que recién haya salido del encarcelamiento que tuvo como castigo por haber dejado escapar a esa bella mujer.

El ambiente en la taberna es de fiesta y alegría... Las mesas han sido ocupadas en su totalidad por personas y tarros desbordantes de cerveza, mientras en los espacios libres también hay parejas que beben y bailan... Carmen, consciente del encanto que ejerce en las personas danza al compás de la música; rodeada de gente, aunque en el fondo sólo lo hace para él; mientras al mismo tiempo en un aria le cuenta, como la música influye en el ánimo de los gitanos; y en esa ocasión tan particular, le pide que disfrute de los sonidos, de la misma manera que lo hace ella.

A Don José ya no le importa nada, ni su compromiso, ni su carrera como militar, ni tampoco las promesas... La gitana lo ha hecho perder la cabeza por completo y esa noche ha decidido incluso unirse a la banda de contrabandistas gitanos de los que Carmen forma parte... Lo que él no sabe es que en ese lugar y en esa noche de alegría y celebración; un apuesto torero llamado Escamillo, llegará hasta ese lugar para festejar su triunfo y al igual que él, quedará prendado de la belleza de la gitana; a quien sus coqueteos tampoco le serán indiferentes; desatando así un sentimiento tan obstinado y martirizante como pueden ser los celos... que tarde o temprano siempre propician que las cosas terminen mal....

Esta fue la historia que Georges Bizet imaginó al componer la partitura de la ópera que fue estrenada en 1875 en París. El libreto fue escrito por Henri Meilhac y Ludovic Halévy; quienes tomaron como base una novela corta que escribió Prosper Merimée, y que fue inspirada en la obra "Los Gitanos" del escritor ruso Pushkin.

Merimée era un apasionado de las historias y le encantaba coleccionar aquellas que eran más interesantes y la gente le contaba en España... La de Carmen, llegó hasta él a través del relato de La Condesa de Teba; pero quienes saben de ópera opinan que este autor tenía un gran conocimiento sobre gitanos, contrabandistas y toreros de la España del siglo XIX...


A pesar de que George Bizet ya no vivió para disfrutar de la fama que desde entonces tuvo la ópera que en más de una ocasión a él le rechazaron; Carmen es una de las óperas más famosas de la historia y de las que más se representan a nivel internacional.

Hasta donde yo sé, Filippa Giordano nunca ha estado en ninguna puesta en escena de esta creación de Bizet; (ella sólo se dedica al bel canto, pero hay personas que incluso opinan que destroza las grandes interpretaciones clásicas)... La verdad a mi no me lo parece, ya que en el caso de "Chanson Boheme" fue hecha para ser interpretada por una soprano y Filippa es justamente eso...

Lo que me encanta de esta pieza, es que se trata de un aria que con un claro estilo gitano y flamenco; diluye en el segundo acto de esta ópera, la esencia fatalista y trágica que casi siempre es el sello característico de la mayoría de las grandes óperas...

"Chanson Boheme" / Filippa Giordano / "Capriccio" (2008) / Track No. 12 

2 comentarios :

Vane dijo...

Yo no sé mucho de ópera, pero si conozco algunas y más cuando son tan famosas.
No creo que Filippa destroce nada con ese talento que tiene, pero en fin...yo siempre digo que los críticos no disfrutan de nada, sólo por buscarle la quinta pata al gato, así que nada mejor que guiarte por tus sentimientos, y lo que te provoca un artista en un sublime acto escenico, con su voz, su cuerpo, y todo lo que montan para llevar a cabo una obra.

Te dejo un abrazo.

P.D. Ya sé que no tiene comparación, pero así de parecida es la gitana Esmeralda de la obra de Victor Hugo El jorobado de Notre Dame, no sé, me acordé de ella con tu relato, no embrujó a nadie pero todos quedaban hechizados con su belleza y bondad.

Ericarol dijo...

yo nunca he podido ver Carmen, sin llorar... .me parece injusto el final de la prota....