Ir al contenido principal

Tres Años...


Hoy hace 3 años llegué a un hermoso país donde pasé las vacaciones más padres de mi vida. En ese lugar me encontré por primera vez con una persona que no me canso de decir que aún desde mucho tiempo antes de haberla visto, yo ya sabía que era alguien muy especial y no me equivoqué.

Dicen que existen personas que cuando entran en tu vida la marcan para siempre y en ese sentido, en mi existencia han sido menos de cinco: Vane es una de ellas.

Ha pasado mucho tiempo desde que estuve ahí, pero esa gran aventura de recorrer el continente casi de extremo a extremo para ir a buscar a quien a pesar de la distancia y los kilómetros se volvió de las personas más cercanas, es una de las experiencias más hermosas que Dios me pudo regalar.

Todo lo que yo fui en Uruguay y descubrí de mí estando ahí, ya no se ha vuelto a repetir ni lo he podido encontrar en otro lado. No sé tampoco cuánto tiempo más pase o si la vida me permita otra vez encontrar de nuevo el camino de regreso hasta allí; pero sin importar lo que vendrá para el futuro, o si cada día que pasa es uno menos en la espera de algo incierto; de lo que si estoy segura es de que a pesar de que los días se acumulen, todo lo que vi y viví durante esos que han sido los 18 mejores días de mi vida, es algo que va a permanecer conmigo como una de las experiencias más hermosas y valiosas que alguien puede cargar en la maleta de viaje que lleva adentro de su corazón.

Existen personas que tienen tanta luz por dentro que son capaces de hacerte sonreír aún a la distancia... Y eso me pasa siempre que me acuerdo de cosas relacionadas con Vane y cuando recuerdo en particular el momento previo en que fue tomada la fotografía con la que hoy tuve el atrevimiento de ilustrar este post. (si no hubiera muerto "desnucada", lo habría hecho por el ataque de risa)...

Pase lo que pase y a pesar de los errores y los días difíciles, lo más valioso de una amistad siempre ha pesado más en la balanza y de Cd. Juárez hasta Uruguay el cariño es tan ¡inmensooooo! (... y creo que en la embajada de allá lo saben); por eso también ha propiciado errores que lastimaron tantas veces, por no saber como manejar todo eso.

Aunque la distancia de este lado pega (y muy gacho), a pesar de que los días se sigan acumulando, le agradezco a Dios por haberme permitido vivir tantas cosas tan padres durante ese viaje que fue una experiencia increíble (ya desde que iba en camino), y a Vane por encontrarme y haberme dejado entrar a su vida.

 "Un recuerdo es una fotografía tomada por el corazón para hacer de un momento especial algo para siempre".

Comentarios

Vane dijo…
Yo no quería llorar, de por si las fiestas me tumban, con estas cosas me emociono mucho.
El cariño de Uruguay hasta Juárez también es inmenso, y la amistad tan fuerte como siempre.

Yo sé que vas a pisar tierras uruguayas otra vez, así como yo tengo pendiente pisar la tuya, nada más se tiene que terminar la mala racha para poder planear el viaje como lo había empezado a hacer 3 años atrás, supongo que si, que las oportunidades llegarán para volver a empezar y hacer todo lo que está pendiente.

Muy lindo el post, entre lágrimas también me reí al recordar que casi te mataste en esa foto, pero bueno no todo fue tan malo después del golpe llegaron las carcajadas y un episodio divertido, uno más de los tantos que hemos compartido, y de los tantos que vendrán.

Te mando un fuerte abrazo y te quiero muchísimo.
ѕocιaѕ dijo…
Que lindo!!!
Es bueno saber que a pesar de la distancia la aamistad sea tan fuerte, y que puedan compartir juntas cosas tan especiales, Uruguay ha de ser muy lindo yo tengo un amigo que es de allá y siempre me cuenta que así de pequeño como se ve es muy acogedor, algún día me gustaría conocerlo.
Muy lindo post y más lindo que recuerden estas fechas con tanto cariño.
Saludotes