viernes, mayo 01, 2015

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

lunes, octubre 27, 2014

De Cartas y Peticiones Equivocadas


Hoy fui a tu casa después de tanto tiempo... La última vez que fui a buscarte fue en Veracruz, pero estuve ahí tan sólo un instante y aunque me acompañaste durante todo el camino, la verdad no hubo mucho tiempo para hablar.

Esta tarde fue diferente... Yo no tenía ningún plan, pero mis pasos me llevaron de manera inconsciente hasta a ti, y llegué hasta ese lugar en el que habitas, cuando el sol ya se había ido.
A diferencia de otras tantas veces en que he estado ahí, mi intención no era pedirte nada...

Sabes bien que desde hace tiempo estoy muy en paz, y no sé si será por eso, pero recordé todas y cada una de las veces en que he estado ahí porque necesitaba hablar contigo, pedirte algo o tranquilizar mi alma en esos días inciertos y grises en que sentía que no podía ya más.

Es increíble como cambian las circunstancias... Ya hace más de 7 años me enseñaste que las cosas que yo pido no siempre son lo mejor para mi, y es en tu tiempo -y no en el mío- cuando las respuestas llegan en forma que ni siquiera yo sabía que necesitaba.

Hace más de 9 años yo iba cada día a buscarte, y te pedía con desesperación que el único hombre que fue importante para mi regresara, que pudieramos estar ahí frente a ti y volver con el tiempo ya con una familia.

Tu respuesta llegó no mucho tiempo después, de una manera que ni yo imaginaba; materializada a través de una persona increíblemente especial de quien aprendí un montón de cosas que ni siquiera sabía sobre mi misma, y por quien realicé el mejor y más lejano viaje que he vivido hasta ahora.

Tiempo después volví hasta tu casa con el corazón roto... Y una vez más te pedí ayuda... En ese entonces necesitaba una señal para saber si estaba haciendo o no lo correcto; para tratar de entender porque razón mi camino no estaba junto al de esa persona con quien yo apostaba todo por estar en ese entonces.

Todo fue parte de un proceso; un camino que aún no estaba completo y en el que una vez más volviste a sorprenderme...

De nuevo me regalaste un encuentro -que aunque fue breve- me ayudó a sanar y a aprender lo que era amar otra vez a alguien de una manera sana y en completa libertad.

Esta noche en tu casa no pedí nada... Tan sólo te di las gracias porque al haber pasado por todo eso, me convertí en lo que soy ahora... De alguna manera me preparaste para algo mucho más grande y hermoso que forma parte de mi presente, para convertirme en una mejor versión de la que podría haber sido antes, y que entiendo es lo que tengo que ser para quien en este momento ha decidido compartir todo lo que la vida implica caminando junto a mi.

Dicen que tus planes siempre son mucho más grandes de lo que cada uno de nosotros imaginamos... Por eso hoy yo no te cuestiono si será mucho o poco tiempo... Si me quedaré en forma permanente en su vida... A diferencia de otras ocasiones y otros años, ni siquiera quiero preguntarte eso, porque finalmente aprendí que para amar sin miedo, la respuesta empieza en mi.

Tú me conoces bien, sabes que sigo siendo la misma, quizá sólo con más vivencias... Desconozco cuáles son tus planes, pero confío hasta en los días y las noches en que humanamente dudo (pues sigo siendo tan imperfecta), pero me fui de ahí tan en paz como llegué y con un profundo agradecimiento hacia tí, porque he sido una mujer muy afortunada...

Esta noche no te voy a pedir que esa persona nueva que has puesto en mi vida y en mi corazón se quede para siempre -pues eso sería demasiado pretencioso- y después de todo este camino recorrido, creo que el mensaje que me has dado es muy claro... Quieres que me dedique simplemente a disfrutar el instante presente, que confíe y me limite a vivir...

Gracias por ese maravilloso regalo y gracias por esa persona que en mi presente contribuye en gran medida a que hoy, en este momento, me sienta en paz y muy feliz.

Buenas noches... 

sábado, octubre 25, 2014

La Foto Perfecta...


Siempre he dicho que los recuerdos son como fotografías instantáneas captadas de momentos hermosos o increíbles que experimentamos a lo largo de nuestra vida y que vamos guardando en un álbum adentro de nuestra alma... 

Algunas de esas imágenes las compartimos, mientras que otras las colocamos en un apartado muy personal y privado al que no tiene acceso absolutamente nadie y que quizá sólo podríamos compartir con la persona que en el pasado nos ayudó a construir esos instantes (independientemente de que esté o no esté)...

Dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores yo he hablado infinidad de veces acerca de eso, pero hoy quiero conversar con ustedes de otro tipo de imágenes, esas que cada uno de nosotros creamos en nuestra imaginación.

La idea de tocar este tema en especial, surgió hace apenas unos cuantos días atrás, cuando platicando con una muy buena compañera de trabajo acerca de los problemas que en este momento tenemos para poder realizar mejor nuestra labor, yo le comentaba que yo confiaba en que las cosas mejorarán y por ende a todos nos vaya bien, y que por eso me imaginaba la mesa de nuestra sala de asesores repleta de papelería de nuestros clientes y nosotras sin darnos abasto para llenar tanto formato.

Ella me decía que le gustaba la manera tan optimista como yo veía las cosas y que eso le daba esperanza también, entonces me compartió que una vez alguien le dijo que para que las cosas sucedan uno tiene que visualizarlas como en una fotografía perfecta y que esa imagen debe encerrar todo lo que soñamos y aspiramos alcanzar...

Ese es un ejercicio de visualización que los psicólogos y terapeutas utilizan con mucha frecuencia. Mi compañera de trabajo decía que en su "Foto Perfecta" ella se veía rodeada de su familia y muy contenta, afuera de una enorme casa y con una camioneta estacionada también en el exterior. Cuando alguien le preguntaba ¿de quién era esa camioneta?, ella respondia que era suya, y también al cuestionarle si estaba cierta persona que formó parte de su pasado, ella decía que NO.

Para quienes soñamos despiertos esto no es algo nuevo, pero creo que independientemente de si somos soñadores o vivimos con los pies totalmente anclados sobre la tierra, cada uno de nosotros sueña y visualiza las cosas que quiere para su futuro.

Ahora mismo tú que lees esto, seguramente tendrás en tu mente la descripción gráfica de lo que es tu "Foto Perfecta"... Esta se construye con tus sueños y tus anhelos, pero también con tus dudas y tus miedos, pero el secreto está en darle mayor peso a todo lo que es positivo, y aún más importante: tener la completa seguridad de todo LO QUE QUIERESLO QUE NO QUIERES  también.

Dicen que no es bueno obsesionarse con el futuro, porque te puedes perder de todas las cosas buenas que tienes en el presente, pero creo que tampoco es malo visualizar todo eso que le da sentido a tu existencia y te alimenta el alma... Así que si yo les compartiera en este momento mi "álbum de fotos" creadas desde la imaginación, lo encontrarían repleto de fotos que incluyen una madrugada de insomnio por la emoción de un viaje, toda una noche frente a una chimenea, viajes en globo, y días cotidianos en una ciudad compartiendo para siempre lo bueno y lo malo al lado de alguien con quien espero la vida esta vez si me permita la posibilidad de permanecer mucho tiempo.


Para que las cosas sucedan, uno tiene que provocarlas y los sueños son el mapa que de alguna forma va delineando el rumbo que cada uno de nosotros tomamos en nuestra vida. Por eso es lindo contar con alguien que sea tu cómplice y que te acompañe durante esa travesía en la que esas imágenes perfectas que creas con tu mente, a base de mucho trabajo y esfuerzo, puedes propiciar que se vuelvan reales...

¿Cómo es en este momento tu foto perfecta? ¿Qué es lo que ves? Y lo más importante: ¿Te ves tú dentro de esa imagen? ¿Quienes quieres que estén y a quienes no quieres ahí ya?

La vida se construye a base de cada uno de los días que vamos viviendo... Así que dale importancia a lo que realmente es trascendente, trabaja duro, fluye con lo que te toca vivir en este día, pues como leí por ahí: "Tu mundo es un globo lleno de ilusiones... No dejes entrar a gente con alfileres"...

En pocas palabras cada uno de nosotros tiene derecho a trabajar para que su "Foto Perfecta" se vuelva real y se materialice, así que a pesar de las dificultades, no dejes de soñar, de creer e imaginar. 

¡Buen Fin de Semana!

jueves, octubre 16, 2014

Regaladores de Esperanza


Ayer me tocó trabajar la mayor parte del día en la calle, y afuera del IMSS No. 6 me encontré esta leyenda en un poste y luego en en este otro lugar que aparece en esta imagen que comparto con ustedes el día de hoy.
Me llamó mucho la atención y lo primero que vino a mi mente en ese instante fue que Acción Poética ha trascendido los espacios y lugares de expresión, pero, hoy por la mañana me puse a pensar que esto ya es algo que va mucho más allá de eso, para mi fue la manera en que alguien quiso regalar por medio de palabras un poco de esperanza.

No se sabe quien fue y cada uno de nosotros podría imaginar mil rostros e historias diferentes; pero lo importante aquí es que quien quiera que haya sido es simplemente un "Regalador de Esperanza" y la dejó al alcance de los ojos de cualquier persona que pase por ahí...
Para muchos será una simple calca, otros quizá por ir con prisa ni siquiera la verán; pero para quienes soñamos y buscamos en todo lo cotidiano la magia, es eso, un trocito de esperanza, colocado ahí para quien lo quiera tomar y llevárselo (sin que necesariamente sea de manera material).
Todos nosotros, siempre buscamos encontrar algo o alguien que nos cambie el día, que le de sentido a nuestra existencia y cuando no lo encontramos nos decepcionamos; pero creo que la respuesta es muy simple... Cuando en medio de tanta cosa no encontramos nada es que somos nosotros quienes tenemos la posibilidad de ser esos "Regaladores de Esperanza"...
El mundo sería algo muy distinto si cada uno de nosotros tuviera la capacidad para regalar a diario y sin esperar nada a cambio, cosas tan sencillas como esta.

lunes, octubre 13, 2014

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 001.


Hace ya casi dos semanas publiqué en este espacio un escrito de Odín Dupeyron titulado "En Tú Única Vida: ¿De Qué No Te Quieres Perder?, pero por falta de tiempo no he podido escribir mucho y tenía pendiente contarles la razón por la cual compartí ese escrito.

Quienes son asiduos visitantes a este blog, saben que Odín es un estupendo actor y ser humano a quien admiro y de quien en estos últimos años he hablado con bastante frecuencia dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores. La frase que da título a este post, es parte de "22:22", una obra de teatro genial que tuve oportunidad de ver en el 2011 en la ciudad de México, y de la cual hablé AQUÍ en ese entonces.

Ese es el origen de la frase, y aunque la historia podría terminar ahí, jamás imaginé que continuaría casi tres años después cuando estando yo en la Terminal 2 de El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, mientras esperaba el vuelo de conexión que me llevaría a mi destino, me encontré con este libro que va un poco más allá de ser simplemente eso...

En cada post que he dedicado dentro de la sección "De Café y Letras", yo siempre digo que son los libros quienes muchas veces salen a nuestro encuentro, y en esa ocasión no fue la excepción, ya que yo decidí caminar por los pasillos del aeropuerto con la idea de comprar un libro que me ayudara a "matar" el tiempo durante la espera entre un vuelo y otro, así como durante el trayecto que fuera necesario para llegar a mi destino.

En esa ocasión disponía únicamente de una hora. Recuerdo que recorrí casi todas las tiendas que hay en esta Terminal del aeropuerto -y en especial las librerías- sin buscar o tener en mente nada en especial, pero también sin haber logrado que ninguno de los títulos o autores que había visto en los aparadores llamara siquiera mi atención.

Cuando llegué a la sucursal de la librería Gandhi, al dar la segunda vuelta por los estantes y ya ir en dirección hacia la salida sin haber elegido nada, muy cerca de la caja registradora vi un apartado donde se encontraban los libros de Odín Dupeyron que ya tengo, pero me llamó la atención la envoltura de uno que era desconocido para mi.

No lo dude ni un segundo, lo tomé y me dirigí a pagarlo. La chica que estaba ahí me hizo la observación de que no era precisamente un libro y me preguntó si aún así me lo quería llevar, a lo que sin dudar le respondí convencida que "Sí"...

Igual de contenta que un niño después de salir de la juguetería, no pude ver el contenido del libro hasta que estaba a bordo del avión que me llevaría con destino a Veracruz.

Cuando le quité el celofán y lo saqué del empaque, descubrí que se trataba de una especie de "agenda" como las que Odín ha estado publicando desde hace pocos años atrás, pero no se trataba de una agenda cualquiera... Es una especie de diario que contiene 190 páginas con una pregunta diaria relacionada con los sueños, las cosas que uno desea, etc. y que a la par de contestar él, ha dejado el espacio para que cada persona que adquiera cada uno de esos ejemplares, escriba dentro, sus propias respuestas.

La verdad la idea me ¡Fascinó!  y aunque ese "autoregalo" tan lindo no regresó conmigo (porque se quedó en Veracruz en manos de una persona a quien amo y a quien se lo regalé con la idea de que a pesar de que no me lo comparta, complete esas páginas en blanco con sus sueños); de regreso a casa y otra vez durante la escala del vuelo de conexión, apenas si tuve tiempo de volver a esa misma libería y comprar justo el último ejemplar que les quedaba, para realizar un experimento que compartiré a partir de aquí, con ustedes en mi blog.

La idea es llenar con mis propias ideas y sueños esas hojas que Odín ha publicado, porque me parece genial la posibilidad de materializar en letras todo lo que espero de la vida para no olvidarlo.

Dicen que para que los sueños se vuelvan realidad, tienes que visualizarlos y quizá para los lectores de este blog (que decidan acompañarme en esta aventura), sea también inspiración para comenzar a plasmar y trazar en suspiros y anhelos, el propio mapa de sus sueños, de todo eso que uno mismo se impone el limite para determinar si lo quiere o no lograr...

Yo prometo tratar de publicar un post relacionado con esto por lo menos una vez a la semana y pues este es el inicio... Les comparto aquí el inicio de esta maravillosa experiencia literaria, y espero que ustedes sueñen conmigo, suspiren, se diviertan y descubran todo eso tan valioso que la prisa cotidiana de repente nos hace dejar a un lado y todos llevamos en nuestro interior.  

"En Tú Única Vida: ¿De Qué No Te Quieres Perder?"... Día 001.


¿En qué te gustaría gastar un mes completo de sueldo? 
Nosotros: • En comprar una bici de bambú • En todo el equipo necesario para irme de campamento • En un fin de semana con mi hija y mi esposa comprándonos todo lo que nos guste, sin preocuparnos por las deudas...

YO:
-En volver a Veracruz para estar con DL.
-En una comida con toda mi familia en un buen restaurante.
-En meterme a una librería y gastarme todo en libros.
-En una salida "express" de la ciudad a un lugar cercano (como Mesilla o Nuevo México) con mi DL.
-En salir todo el fin de semana con mi madre (al teatro, a comer o a los centros comerciales).
-En regalarle una comida a uno o varios indigentes.
-En juguetes para mis sobrinos.
-Ponerlo en un sobre y dejarlo en casa de una familia en la periferia de forma anónima.
-¡En un viaje en el CHEPE! (Tren Chihuahua al Pacífico)

¿Y Tú?

martes, octubre 07, 2014

Cambio Verdadero...


En este último tiempo he comenzado a publicar en el blog algunas de las imágenes que de pronto me encuentro por ahí en las redes sociales y me hacen reír o reflexionar.

El día de hoy me encontré con esta, y me encantó porque creo que de manera gráfica y con muy pocas palabras expresa la idea de que cada uno de nosotros nos azotamos y sufrimos el tiempo que queremos que suceda así.

Esa es una de las cosas más valiosas que he aprendido en este último tiempo (y obvio a base de madrazos fue como logré asimilarlo), y aunque no tengo la vida resuelta y hoy por hoy mi vida no es perfecta, por lo menos si me di cuenta que en el momento en que dejé de lado el drama, de restarle importancia a cosas que no estaba en mis manos resolver; de darle fuerza a emociones negativas y alejarme de lo que ya no me hacía bien, las cosas comenzaron a cambiar y aunque sigo siendo una persona como cualquier otra, en este instante presente aprecio más todo lo bueno que me rodea y viajo mucho más ligera de equipaje...

No estamos aquí para sufrir por nada ni por nadie, y cada día la vida nos regala algo: ya sea en forma de aprendizaje, de experiencia, como un atardecer, una sonrisa, etc... Así que ¡a la burguer todo lo que ya no te sirve!, porque el tiempo aquí es corto y hay que aprovechar el viaje...

Ilust: www.facebook.com/pages/Con-Todo-Respeto

¡Buen Martes!

lunes, octubre 06, 2014

Sueños enterrados en la arena...


Hace apenas un par de semanas volví a estar frente al mar después de mucho tiempo... Por esos días pensé y no pensé en tantas cosas y hoy, así de la nada, (mientras evocaba el sonido del oleaje por las noches); de pronto vino a mi mente también una historia que leí en el libro de Soraya y tiempo atrás recuerdo haber visto antes en algún otro lado que hoy no se precisar.

La historia habla sobre un niño que en una playa que se encuentra tapizada de estrellas marinas, corre de un extremo a otro en un intento desesperado por rescatar el mayor número de estas de la arena, para así lanzarlas de regreso al mar.

No sé porque de repente me acordé hoy de eso. Estaba en casa realizando mis pendientes del fin de semana, pero al mismo tiempo casi podía ver la imagen de ese niño catapultando estrellas desde la orilla de la playa, con la diferencia de que empecé imaginarlas como si estas fueran sueños...

Mi mente materializó de esa forma lo intangible, porque muchas veces pasa que todo aquello que soñamos, deseamos -o vemos como inalcanzable-, con el paso del tiempo se queda en el olvido hasta que el tiempo lo sepulta por completo...

Es así como la desidia hace que se quede incrustado sobre la arena el sueño de aprender a tocar un instrumento, viajar para conocer un lugar increíble o a una persona que se admira, hablar un idioma nuevo, comprarte aquello que deseas o cualquier cosa que represente un sueño... Pero lo más triste es que queden también en el abandono todas nuestras ilusiones y ganas de hacer cosas nuevas o aprender...

Yo siempre digo que la vida es un viaje, y aunque cada persona tiene un mapa distinto para llegar a su destino, si usando nuestra imaginación visualizáramos que la existencia es un camino por la orilla de la playa en días soleados o de tormenta; nos daríamos cuenta también de que no todos los sueños que se han quedado en la arena están perdidos: porque existen también los de otras personas que iluminan el espacio donde se encuentran.

Esta madrugada, o en el instante mismo en que tú lees esto, si caminaras a mi lado por la orilla de la playa, sintiendo las partículas de roca disgregada bajo tus pies, podrías decirme y reconocer: ¿cuáles son los sueños que has ido dejando abandonados en el camino?

¿Podrías rescatar alguno?... Por muy imposible que parezca a veces, yo casi estoy segura que la respuesta  es "Sí"...

Es muy curioso, porque la mayoría de las veces esperamos conocer gente especial, encontrar en el camino alguien que nos haga ver la vida de manera diferente, sin saber que aún cuando hayamos dejado muchas estrellas apagadas sobre la arena de la playa, en nuestro interior llevamos todo lo necesario para encender no sólo nuevos sueños, sino para regalar un poco de LUZ a cada persona que se cruce en nuestro camino. 

Y no se trata de ser una especie de iluminado o ser privilegiado... Las personas que marcan la diferencia son aquellas que de la manera más simple pueden cambiarle el día a alguien con tan sólo regalar una sonrisa, hacerle un favor sin esperar algo a cambio, o preguntando con genuino interés: ¿Cómo estás?

Creo que cada uno de nosotros sabe mejor que nadie, cuáles son esas cosas que podemos hacer para rescatar dentro de una estrella los sueños que hemos ido dejando enterrados en la arena, y del mismo modo ayudar a encender los de alguien más, puesto que nunca sabemos el eco que los deseos bien intencionados de nuestro corazón pueden provocar en el alma de otra persona...

Tal vez en este punto del camino y viendo tantas estrellas varadas en la orilla -y en apariencia abandonadas a su suerte- no sepas por cual de todas empezar... pero como diría Mathias Malzieu en la "Alargada Sombra del Amor": "Usa tus sueños. ¡Y si están rotos, pégalos! ¡Frótalos con tu sombra mágica, ya verás, amigo! Un sueño roto bien pegado puede volverse aún más bello y sólido. Hasta el punto de hacer añicos los límites de lo real". 


En conclusión, nunca es tarde para "desempolvar" un sueño que en apariencia ha quedado olvidado... En unas cuantas horas nos espera una nueva semana y con ello, la oportunidad de desenterrar estrellas que terminarán por rescatarnos a nosotros... y ¿por qué no?, quizá también a alguien más.

¡Buen inicio de semana, nos leemos pronto!