jueves, mayo 01, 2025

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

jueves, mayo 14, 2015

Imaginar cartas... Sin escribir...


En el silencio te escribo cartas sin papel ni tinta... En mis momentos a solas, pienso en ti, en las cosas que quiero contarte... En todas esas palabras, que dan forma a ideas, sueños, miedos y pensamientos que se reflejan en mi mente, y aunque esté en un lugar rodeada de gente, viajando en el trasporte público o caminando entre calles con prisa; mi imaginación lo plasma en una carta que imagino como se va escribiendo cuando el día termina.

A veces te hago preguntas, de esas que nadie más hace: ¿del 1 al 10 qué tan feliz eres?, ¿Te gusta lo que ves en el espejo?, ¿Cómo estás hoy por dentro?, ¿Eres feliz contigo y conmigo?... Y así por el estilo, todas esas cuestiones que no encuentras impresas en las primeras planas de los periódicos, ni tampoco te hará algún amigo o amiga (cuando se reúnan contigo en una fiesta o en un café)...

Si las palabras pudieran materializarse tan sólo con pensarlas, por las mañanas veríamos en lugar de smog o nubes grises en un día con lluvia, cientos de hojas de papel volando como mariposas dirigiéndose a un destino... Con prisa de llegar a un punto distante, con la intención de decirle a alguien que al otro lado de la ciudad, en otro país o en un rincón alejado, alguien le extraña y le piensa.


¿Te imaginas? Tal vez habría una hora en el día en que cientos de suspiros, sueños y pensamientos se cruzarían en el cielo viajando sobre hojas.... Y estoy segura que más de uno -al igual que yo- haría de lado su prisa y detendría su camino un instante, para mirar al cielo y preguntarse si alguno de esos suspiros convertidos en carta podrían estar destinados a encontrarle.

Tú no lo sabes, pero yo todos los días te pregunto y con el pensamiento te escribo algo... Allá afuera, en el mundo real, las hojas de mi cuaderno quedan tan sólo con rayones o muchas veces sin contener palabra alguna.

Esta noche en particular y mientras duermes, he rescatado una de esas cartas que tan sólo imagino... Y mientras sonrío me pregunto si alguna vez podré ser capaz de regalarte sin utilizar ninguna letra, un trocito de paz.

Las cartas siempre han sido hermosas... Tanto como todo cuanto descubro en tu mirada y en tus silencios; porque sé que cuando te escribo sin escribir puedo ser capaz de atrapar en un suspiro el sonido del momento más oscuro... Esos que se desvanecen de modo irremediable cuando los desplaza la claridad que caracteriza al primer instante de la mañana.

Si fuera de noche, mis sentimientos hacia ti no serían ilegibles, pues sé que en medio de un cielo estrellado podrías ser capaz de descubrir la nostalgia que siento cuando me doy cuenta que desconozco cuando podré volver a verte, en medio de esta enorme ciudad que me queda cada vez más grande...


Pensando sin escribir tengo tanto para decirte... Podría tomarte de la mano para que descubrieras conmigo las líneas mágicas de un libro con una maravillosa historia, tal vez no la que el libro contara, sino alguna de esas que quedan atrapadas en forma breve en los espacios en blanco donde el autor no escribió.

Mis cartas sin escribir para ti siempre serán muy largas, porque en el fondo de mi alma sé que a ti tendré algo que decirte, porque me conoces ya de tal modo, que para ti ya no tengo nada que ocultar.

Las horas del día a veces no alcanzan para decirte todo lo que quiero; tan sólo porque todo esto que sucede ahora, desconozco si nos une o nos limita más...

No tengo ni la menor idea de que será lo que pase, yo tan sólo puedo hablar contigo sin que estés presente y escribirte sin plasmar nada, para decirte que te extraño horrores, para recapitular en letras lo que tú y yo hemos vivido y no le contaremos nunca a nadie; o tan sólo para hacerte saber del modo más simple que las cartas que se escriben desde el alma, puedes llegar a leerlas con tan sólo cerrar los ojos, sin necesidad de plasmarlas en un papel...  

P.D: Vuelvo a la realidad... Todo esto es nada más lo que imagino cuando pienso en ti...

Faltan 3 días para Mundo Inédito...


En los poco más de diez años que lleva publicándose este blog, Laura Pausini siempre ha tenido un lugar especial.

En esta etapa reciente, algunas veces por falta de tiempo y otras por no saturar tanto a mis lectores que no son tan fans como yo, ya no he publicado tan seguido cosas relacionadas con su vida y su carrera artística; pero eso no significa que ella no continúe siendo una parte importante de mi vida.

Quienes me leen de siempre, saben que año con año, durante el mes y en la fecha de su cumpleaños, siempre escribo o trato de hacer algo para ella. En los primeros posts de Páginas Sueltas y de Colores, las transcripciones de las cosas que yo escribía en mi diario personal, era mi forma de festejar y mi regalo muy peculiar de fan.

Esa tradición no se ha perdido, y aunque de manera muy sencilla, siempre he tratado que todas las cosas que publico para ella, sean del modo más sincero (como diría una de sus canciones), algunas veces fueron cuentos, sueños raros y hasta chistosos en los que ella apareció, y en esta etapa más reciente hasta un programa especial de radio.

La inspiración da para mucho cuando se trata de ella... En poco más de 20 años de carrera, yo me cuento entre los fans a quienes Lau les ha dado tanto; y por eso en este 2015, se me ocurrió realizar un regalo distinto a todo lo que en el pasado hice, y regalarle la primer edición de "Mundo Inédito"; publicación mensual y que por primera vez está enfocada por completo a ella.

No tengo ni la menor idea de que será lo que suceda, tan sólo sé que un proyecto de este tipo es algo que ninguno de los fans ha realizado hasta ahora, y que espero sea para mi, (que me encanta escribir y toda mi experiencia como profesionista se ha dado en el ámbito editorial); el inicio de una gran aventura que espero todo aquel que me lea, disfrute tanto como yo.


"Mundo Inédito" no es sólo mi manera muy particular de celebrar un año más de vida de la chica italiana que ha estado acompañándome con su música durante las últimas dos décadas; es el resultado también de casi un año de trabajo en "Laura Pausini en Letras",  una fan page de Facebook, que vendría a ser una especie de extensión de este blog, (en particular la sección dedicada a ella), y transportada a las redes sociales.

A pesar de que en la actualidad ya no trabajo en medios de comunicación, hacer revistas es lo mejor que yo aprendí a hacer, así que este 2015 la celebración del cumpleaños de Laura Pausini será muy especial, y tan sólo faltan 3 días para compartir esta nueva aventura con todos ustedes...

¡Nos leemos pronto!

domingo, mayo 10, 2015

9 Años...


La muerte acaba con la vida de una persona, pero no con lo que sentimos por ella.

Que nada, que ningún pensamiento doloroso, ocupe el lugar que debe estar habitado por el amor.

Soraya, a 9 años de distancia aún vives en el corazón y recuerdo de todos nosotros.

miércoles, mayo 06, 2015

"Viajar Por La Vida"


Hoy terminé de leer el tercer y más reciente libro de Gaby Pérez Islas, una Tantóloga que aunque no me conoce, desde el 2011, ha estado muy presente en mi vida y sin saberlo me ayudó en una etapa que fue bastante difícil, -pero tal cual como ella misma dice- de bastante aprendizaje.

El libro lo compré hace poco más de tres semanas, fue un "auto regalo" en la ciudad de Monterrey, y he de confesar que a propósito lo leí con bastante lentitud, porque no quería que se terminara. 

Es un libro muy cortito, pero muy sustancioso, y hoy que iba en el camión, de camino a mi trabajo, leyendo las últimas páginas, además de que "por dentro" tenía la sensación de que había nutrido mi alma (debido a que es muy hermosa la manera como ella habla respecto a la vida en el último capítulo); al mismo tiempo sentí gratitud, porque recordé que su primer libro: "Cómo Curar Un Corazón Roto", yo lo compré el mismo día que recibí mi liquidación del periódico donde trabajaba.

Todo lo que pasó esa tarde y la reseña de ese maravilloso libro, ya la publiqué hace tiempo AQUÍ.
Desde entonces, Gaby de alguna manera ha seguido inspirándome con su trabajo, que desde ese primer podcast y sus dos libros anteriores he seguido muy de cerca. 

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero las letras y las palabras de esta maravillosa especialista en el tema de duelos y confrontación con la muerte, han sido de gran ayuda e inspiración en mi camino.

Su segundo libro: "Elige No Tener Miedo", por falta de tiempo ya nunca lo comenté en el blog, pero lo único que puedo decir, es que este último cierra de manera magistral una trilogía que de manera muy humana aborda un tema del que hasta ahora sólo se había escrito de una manera muy técnica o enfocado a lo sobrenatural, y eso es precisamente lo que lo hace tan entrañablemente cálido y humano.

Algo que me encanta de Gaby, es que no sólo en sus libros, sino en sus intervenciones en radio, televisión o en sus colaboraciones editoriales, ella siempre tiene las palabras precisas que a veces uno quisiera escuchar en momentos difíciles. Creo que su éxito se debe en gran parte a eso y a la simplicidad con que exalta el amor por la vida y la importancia de aprovechar lo que se tiene ahora y aquí.

"Viajar Por La Vida" es literalmente eso: un viaje contigo mismo, una invitación a mirarte de forma introspectiva para darte cuenta cuáles son las cosas que no te permiten avanzar o ralentizan tu andar por este increíble viaje llamado vida. Tiene además al final de cada capítulo preguntas que sé que a más de uno lo dejarán pensando o quizá les sería difícil responder así, a la primera.

Ese tipo de cosas no sólo propician que descubras cosas de ti mismo que quizá ni tú mismo sabías, porque no son temas que se aborden así tan fácil en una charla cotidiana y simple; sino que dan pie también a que seas capaz de analizar tu vida y tus circunstancias desde otra perspectiva más real y menos victimista.

Estoy segura que los años pasarán y estos tres libros seguirán tan vigentes y serán de utilidad para muchas personas a quienes les toque afrontar la pérdida de un familiar, un trabajo o de la persona que imaginaron sería el amor de su vida.

Sé que no es casualidad que la mayor parte de las páginas de este libro me haya tocado descubrirlas y disfrutarlas en la sala de un aeropuerto, con una maleta cargada tan sólo con lo indispensable y con el alma en paz, en esta que considero ha sido la mejor etapa de mi vida.

La vida siempre nos sorprende, y Gaby de alguna manera, a través de sus palabras, nos brinda elementos para esa "caja de herramientas" que ella dice, todos tenemos y sirve para afrontar los momentos difíciles y disfrutar al mismo tiempo y con toda intensidad de este lapso prolongado o breve en que nos ha tocado estar.

Gracias a Gaby por seguir inspirando tanto con su trabajo.

Cierro el post con un "pedacito" de lo que más me gustó. (Aunque todo el libro está hermoso, vale mucho la pena leerlo completo).

"Viajar Por La Vida"
Gaby Pérez Islas
Ed. Diana

******************
"La Vida te puso a cargo de un ser pequeñito antes de darte pareja o hijos. Te puso a prueba a ver si podías cuidar de él o de ella y darle todo lo que material y emocionalmente necesitaba. Ese niño (a) es tu yo interior, ese que habita en ti y se asusta muchas veces porque siente que nadie cuida de él. Elaborar un duelo es justamente decirle a esta voz interior: "Tranquilo mi vida, yo estoy contigo. Vamos a pasar esto juntos".

"Así es que más te vale haber usado mucho esa ropa que te encantaba, no haber guardado los manteles y vajillas buenas para ocasiones especiales, porque cada día lo es y en ese momento lo entenderás. Usa las servilletas de tela todos los días, si se manchan o se percuden, bien por ellas, para eso fueron creadas y cumplieron un propósito.

"Ninguno de mis pacientes me ha comentado jamás sobre las servilletas tan almidonadas e impecables que heredó de su mamá. Si se despostilla un plato, es sólo señal de que se usó. Si no está completo el juego de copas significa que hubo motivos para brindar, y si los sillones de la sala ya muestran señales del paso del tiempo, será porque ese hogar tuvo vida y se vivió en todos sus rincones sin que hubiera espacios destinados únicamente para las visitas, que al fin y al cabo muchos de ellos ni tiempo tendrán de ir a tus misas o funeral".

"La vida está ahí para que la vivas intensamente y descubras que para ti también es posible la felicidad".



-Gaby Pérez Islas-

lunes, mayo 04, 2015

He Decidido Estar Sola.


Soy de quienes piensan que las mejores cosas, momentos y personas, llegan por sí solos y cuando menos se planea. Creo firmemente que aquello que se da de manera natural, a su debido orden y tiempo, siempre crea lazos más fuertes y duraderos.

He decidido estar sola por un tiempo. Y con sola, no me refiero a aislarme de las personas, sino a aislarme del amor de pareja y las mariposas en el estómago, para concentrarme en mí y crecer como persona.

He decidido dedicar más tiempo a lo que me apasiona, a mis amigos y familia. Leer más, escribir más, bailar más, cantar más, sonreír más, ser feliz por mí misma.

Procurar verme bonita para mí, arreglarme para mí y enamorarme de mi misma.

He decidido depurarme de lo que, y quienes me hacen daño: malos hábitos, malas actitudes, malos pensamientos y personas nocivas.

He decidido dar en misma cantidad el cariño y atención que me dan. No por orgullo y mucho menos por vanidad, sino porque por amor propio, debo aprender a identificar cuando doy más de la cuenta y a cambio obtengo nada.

He decidido estar sola porque no hay nadie en este mundo que pueda hacerme más feliz que yo misma. Porque el verdadero amor comienza cuando yo me amo, y sólo entonces puedo amar verdaderamente a alguien más.

No he decidido estar sola por depresión, ni por amargada, ni porque rompieron cruelmente mi corazón, ni porque "todos son iguales"… y esto último recalcado puesto que no, no todos son iguales y tampoco yo lo soy, es por eso he decidido estar sola.

El hecho de que decida estar sola, no significa que cerraré las puertas de mi corazón; significa que esperaré el tiempo necesario hasta que esté preparada para volver a amar.

El hecho de que decida estar sola, no quiere decir que me la pasaré todo el tiempo llorando; significa que disfrutaré al máximo cada emoción mientras pueda, pues a fin de cuentas, como leí alguna vez "¿Cómo conocerías la felicidad, si nunca experimentas la tristeza?"

El hecho de que decida estar sola, no quiere decir que no tengo la madurez para tener una relación estable; significa que tengo madurez de sobra para saber que un amor sincero no se busca como un loco, sino que ambas personas se encuentran en el momento indicado y entonces todo surge.

He decidido estar sola, porque no hay peor cosa que una persona que le teme a la soledad. Porque estar sola no es ser una persona apática, sino una persona que aprende a conocerse a sí misma y de este modo se relaciona con personas que valen la pena.

Buscar a alguien para llenar tu soledad, es de las peores cosas que puedes hacer. Temer a la soledad, es la muestra más clara de miedo y disgusto hacia ti mismo, a quien eres. Es no saber que la felicidad se encuentra en ti, y no en otras personas u objetos.

Cuando estas con alguien sólo para no sentirte solo, terminas lastimando a esa persona y engañándote a ti mismo; porque no te unió a ella una atracción sincera y mucho menos el verdadero deseo de compartirle tu felicidad.

He decidido estar sola porque deseo sanar mis heridas, deseo rescatar mi esencia y construir mi propia felicidad para después compartirla con alguien más, que también se ame a sí mismo cuando está solo.

Quiero estar sola por decisión propia… porque pretender olvidar a una persona con otra, o pretender buscar consuelo al vacío que a veces se suele sentir, es el camino adecuado para terminar estando verdaderamente sólo, sin siquiera tenerte a ti mismo en el proceso.

Estoy sola porque sé que cuando vuelva a enamorarme, será de la manera más sincera… y no sólo por despecho o por miedo a mí sin ti.

-Mayeli Tellez-

miércoles, abril 29, 2015

De Historias y Reflexiones de Hospital


En todos los lugares se escriben historias, y cuando pasas demasiado tiempo en uno solo, no es nada difícil descubrirlas, atraparlas o darte cuenta que tú mismo eres una de ellas.

Lo interesante de la vida, es que todas las historias suceden al mismo tiempo... Desde el instante mismo en que sales de tu casa, los destinos de millones de personas coinciden muchas veces sin ni siquiera cruzarse y son tan sólo algunos los que se entrelazan; algo así como si fueran un montón de hilos de todos los colores y texturas que en conjunto conforman un complejo tejido.


Eso fue lo que aprendí luego de que por cuestiones de trabajo, he pasado ya un año de estar de pie durante varias horas al día en las diversas instalaciones que hay por toda la ciudad del hospital público más grande que existe en el país.

Desde ahí y durante más de 365 días, con frío o calor intenso. me ha tocado ser testigo de historias que comienzan, otras que terminan de manera muy triste y al mismo tiempo ser la única persona que presta oídos y con quien alguien habla. mientras la eterna espera por la recuperación de un familiar o ser querido se vuelve interminable o de plano no llega.


A las puertas de ese hospital he visto ángeles pequeños en cajas de cristal en un intento desesperado por conservar su vida; parejas muy jóvenes que salen a la calle sin un peso en la bolsa, pero llevando en un pequeño bulto de color azul o rosa la esperanza tan pequeñita que ni siquiera imaginan les dará la fuerza para salir adelante.

Hasta ahora, de todas las historias que allí se escriben, me ha tocado ser sólo testigo y no protagonista... Eso de verdad es un privilegio, porque muchas son despedidas con final muy triste, porque para bien o para mal ese es un lugar donde a diario la vida y la muerte se cruzan en los pasillos sin oportunidad siquiera para saludarse.

Una mañana durante el desayuno, una mujer me contó de sus largas noches de espera mientras su hermana intentaba recuperarse de una rara enfermedad... La recuperación nunca llegó.. Y así entre el aroma a cloro y medicamentos la vida transcurre en espera de algo: un diagnóstico, un nacimiento, el regreso de la fuerza en el alma y el cuerpo mientras la vida es eso que sucede del otro lado de la ventana mientras alguien se recupera en una cama de la zona hospitalaria.


He perdido ya la cuenta, pero recuerdo todas y cada una de las cosas que entre esos pasillos he visto; cada una de las conversaciones que he tenido y la que más recuerdo hasta ahora ha sido una en especial que careció por completo de diálogo y la corporalidad hizo prescindir a las palabras.

En esa ocasión yo estaba tramitando un permiso para instalar un módulo adentro de una de las clínicas, y la oficina del director general se encontraba en el mismo piso y muy cerca de la zona donde ingresan los pacientes que están en internamiento. Yo salí un tanto molesta porque me habían hecho ya dar varias vueltas y por mera burocracia el papel con la autorización nada más no estaba listo.

A eso se reducía toda mi preocupación en ese día, y la idea de cuántas visitas más a esa oficina me faltaban era lo único que ocupaba mi cabeza, hasta el instante en que poco antes de llegar a la puerta de salida, en el punto donde comienza el área de ingreso a la zona donde se encuentran los pacientes internados, la puerta del elevador se abrió trayendo consigo a un par de camilleros que llevaban a una chica muy enferma.


Mi mirada y la suya se encontraron... Ella no necesitó expresar palabra alguna, porque la expresión de su rostro me hizo saber que todo el dolor imaginable se hallaba concentrado en su cuerpo y no existía medicamento o remedio en ningún rincón de ese hospital que sirviera para atenuarlo.

Ese microsegundo en que su vida y la mía coincidieron, fue más que suficiente para que yo entendiera que no existe problema grande o pequeño que no pueda ser solucionado y que eres libre y la vida dura sólo mientras puedas tener control sobre tu cuerpo.

En ese mismo hospital empezó mi propia vida hace cuatro décadas atrás; y luego de tanto tiempo, en esos pasillos donde a diario la carencia toma dimensión y forma, hay gente que como yo se gana la vida, mientras que otros regalan en forma de comida y bebidas calientes un poco de esperanza.

De pie y en cada una de esas clínicas observas la vida y descubres que tú mismo puedes ser una de esas tantas historias... Y si antes de ese encuentro de miradas yo ya rezaba al final del día por los que nacen y por los que en cada segundo abandonan este mundo; hoy más que nunca tengo la convicción de que hacerlo es de cierto modo, como poner una vela en el largo camino donde tantas personas, todos los días, necesitan más que ayuda, un poco de fe y luz.

lunes, abril 27, 2015

15 Cosas Básicas que no debes explicarle a NADIE.


A lo largo de nuestra vida, siempre recibimos comentarios acerca de lo que hacemos o no hacemos. Pasamos la mayor parte de nuestra infancia buscando la aprobación de nuestros padres, nuestros amigos, y no es hasta que nos convertimos en adultos que podemos tomar nuestras propias decisiones...

¿Pero qué pasa cuando ya eres un hombre o mujer hecho y derecho y la gente sigue opinando?... Nunca falta la tía, vecina, amiga o cualquier otro ejemplar "ponzoñozo" a quien siempre todo lo que haces o decides le parece mal... 

Seguramente te ha pasado, y hay quienes incluso tienen la facultad de hacerte sentir culpable o peor aún, existen casos mucho más complejos de personas que no logran ya no se diga tomar una decisión, sino vivir su vida de la manera que les gustaría, simple y sencillamente porque terminan por ceder a las opiniones y comentarios de los demás.

Espero que este no sea tu caso y si lo es, además de recordarte que más allá de que a quienes te rodean les parezca o no lo que haces o no haces, así tengas 18, 20, o 55 años, la gente siempre va hablar para bien o para mal... Sin embargo hacernos responsables de nuestra vida es tarea de cada uno de nosotros y nunca es tarde para empezar... Si no tienes ni la más remota idea de como se logra esto, aquí te damos una ayudadita y te planteamos 15 cosas básicas de las que no tienes porque darle explicación a NADIE.

¿Les echamos un vistazo?... Venga de ahí...

1. No le debes a nadie una explicación sobre tu situación de vida.
Si estás viviendo con tu ex novio o ex novia, si te andas pasando de motel en motel por todo el país, o sigues viviendo con tus padres con más de veinte años, no tienes que darle explicaciones a nadie. Es TU DECISIÓN con quién vives y no tienes que explicarle a los demás si no deseas. Si eres plenamente consciente de tu situación de vida, entonces significa que tienes tus propias razones para estar dónde estás y no es un asunto de nadie más.

2. No le debes a nadie una explicación sobre tus prioridades en la vida.
Tu tienes tus propias ideas acerca de las cosas que hacen que tú y tus seres queridos estén cómodos y felices, y esto es tu principal prioridad. Como todos somos individuos únicos con diferentes valores, sueños y aspiraciones, tus prioridades básicas serán diferentes a las de cualquier otra persona. No le debes a nadie una explicación de lo que es para ti, tu prioridad principal en la vida. Ese es un asunto personal, de nadie más.

3. No le debes una disculpa a nadie si no lo sientes realmente.
Si no te arrepientes de tus acciones, crees que alguien está equivocado acerca de algo o no te preocupa mucho su perdón, entonces no tienes que pedir disculpas. Muchas personas son muy rápidas para ofrecer disculpas y tratar de reparar las heridas que aún no están listas para ser sanadas, lo que sólo sirve para agravarlas más y traer problemas. Realmente no tienes que pedir disculpas si no lo sientes o cuando tu versión de los hechos no ha sido escuchada.

4. No le debes a nadie una explicación por necesitar tiempo a solas.
Puedes preocuparte de quedar ante los demás como “grosero”, “anti-social” o “distante” al cancelar planes u otras obligaciones porque necesitas tiempo a solas para descansar o simplemente disfrutar de un buen libro por ti mismo. Sin embargo, pasar tiempo a solas es una práctica completamente normal, natural y necesaria que más personas deben adoptar. Tómate tu tiempo a solas con confianza.

5. No le debes a nadie un acuerdo sobre tus creencias personales.
Sólo porque alguien comparte sus creencias personales con pasión no significa que tú tengas que sentarte ahí y asentir con la cabeza en señal de aprobación a todo lo que diga. Si no compartes sus creencias, no es justo para ti ni para la otra persona, suprimir tus propios pensamientos y sentimientos, y fingir que estás de acuerdo con ellos. Está bien y es mejor no estar de acuerdo, en vez de sentirte atrapado por la desaprobación y por las frustraciones que la situación pueda conllevar.

6. No le debes un sí a todo lo que dice una persona.
Tienes derecho a decir que no cuando no hay ninguna razón de peso para decir que sí. De hecho, las personas más exitosas en el mundo son los que han dominado el arte de decir no a todo lo que no es una prioridad. Reconoce la bondad de otras personas y sé agradecido por ello, pero no tengas miedo a declinar cortesmente cualquier cosa que te aleje de tu foco, objetivos y prioridades básicas. Esta es la manera de salir adelante.

7. No le debes a nadie una explicación de tu apariencia física.
Puede que seas delgado, gordo, alto, bajo, guapo, plano, lo que sea, pero no tienes que darle explicaciones a nadie de por qué te ves como te ves. Tu aspecto físico es un asunto personal y las obligaciones las tienes sólo contigo mismo. La apariencia física no puede determinar tu valor propio.

8. No le debes a nadie una explicación por tus preferencias de alimentación.
Hay ciertos alimentos que simplemente no te gustan por diferentes razones, incluyendo preferencias de sabor y de salud. No tienes que explicarle a nadie en absoluto por qué prefieres ciertos alimentos, esto es muy personal. Si alguien te acosa acerca de por qué estás comiendo (o no comiendo) ciertos alimentos, dile que eso es lo que quieres para ti, y punto. 

9. No le debes a nadie una explicación sobre tu vida sexual.
Mientras vuelves a estar en una relación con otra persona, no le debes una explicación de dónde, cuándo y cómo condujiste tu vida sexual. Puede ser que esperes hasta el matrimonio, puede que se trate de una sola noche o puede que siempre experimentes con los mismos encuentros sexuales porque te nace de corazón, pero en cualquiera de los casos no tienes que explicarle tus preferencias sexuales a nadie.

10. No le debes a nadie una explicación por la elección de tu carrera profesional y camino de vida.
A veces las circunstancias nos obligan a elegir entre el trabajo y “tener una vida”. La decisión no siempre es fácil y podrías terminar eligiendo el trabajo, no porque no te preocupe tu familia o tu vida social, sino porque estás trabajando en algo que te dará la seguridad en el futuro. Como sea la situación, no le debes a nadie una explicación por haber elegido que tu carrera esté por encima de tu vida personal (o viceversa), siempre y cuando tengas la certeza acerca de lo que está haciendo y por qué lo estás haciendo.

11. No le debes a nadie una explicación de tus opiniones religiosas o políticas.
Si eres priísta, panista, católico, protestante o musulmán, es tu elección personal. No le debes a nadie una explicación de por qué eres lo que eres y crees lo que crees. Si alguien no puede aceptarte así, ese es su propio dogma, no el tuyo.

12. No le debes a nadie una explicación de tu soltería.
Si es que estás soltero en este momento, eso no es asunto de nadie. Estar solo no es un trastorno de la personalidad. Eres libre de estar en una relación o no. Además, eres mucho más que tu estado civil y la soltería es una de esas etiquetas sociales que a nadie realmente debería importarle.

13. No le debes a nadie una cita sólo porque te preguntaron.
Alguien podría ser agradable, guapo e incluso estar un poco interesado, pero no le debes una cita sólo porque te lo pide. Si en el fondo sientes que no quieres salir con esa persona, entonces no lo hagas. Tu puedes darle una razón para rechazar su invitación, pero haz que sea breve y concisa.

14. No le debes a nadie una explicación de tu decisión sobre el matrimonio.
Independientemente de si eliges casarte y tener hijos o permanecer soltero y no tenerlos, es tu propia decisión. Incluso tu madre que está muriendo por tener nietos debería entender que el matrimonio es una decisión personal y no es adecuado para todos. Ella debe respetar tu decisión al respecto, no importa lo difícil que sea.

15. No le debes a nadie una explicación de las relaciones que eliges.
A veces la gente hace comentarios sobre las relaciones románticas inapropiadas que has tenido, lo que realmente no es de su incumbencia. Puede que escuches comentarios como: “esa persona no te conviene" o "no son la pareja perfecta”, o que debes encontrar a alguien más. Sin embargo, no eres responsable ante nadie más que a ti mismo para elegir las relaciones que quieras tener. Vive tu vida y nunca salgas o permanezcas en una relación sólo porque alguien dice que tienes que hacerlo. Si es necesario comete tus propios errores, pero siempre aprende de ellos.

En conclusión; Hagas lo que hagas, sea bueno o malo, la gente a tu alrededor siempre opinará... Por ende, será muy difícil que logres complacer a todos. Mientras no afectes a terceras personas, eres libre de vivir tu vida como mejor te parezca, pues por muy egoísta que pueda parecer, nadie, por muy cercano a ti que sea, puede ser capaz de saber que es lo más adecuado para ti....

Deja de hacer caso a las críticas, de anteponer las opiniones e intereses de los demás antes que los tuyos, pues a final de cuentas, nadie más que tú puedes vivir tu propia vida, así que no permitas que nadie más decida por ti.