viernes, mayo 01, 2015

Bienvenidos a mi Huev Blog...


"Páginas Sueltas y de Colores", no es otra cosa, más que la transcripción de algunas de las páginas que a veces escribo en mi diario personal. Por esa razón son "Páginas Sueltas", mientras que lo de "Colores", obedece a que los estados de ánimo (sobre todo en nosotras las mujeres) suelen ser muy cambiantes y por ende se revisten de distintas tonalidades similares a las que existen dentro del espectro de colores.

Estoy pensando en que quizá estaría padre hacer una clasificación respecto a eso, porque aquí encontrarás páginas con tonos rosas, grises (que serán quizá las tristes), verdes (cuando hable de algo que haya aprendido o quizá me sorprenda), morado (que es mi color favorito y usaré tal vez para plasmar alguna vivencia muy personal), azul (que para mi es el color de los sueños), así como colores terrosos o en tonos intensos y vivos, similares a los que van revistiendo cada experiencia que conforma la vida.

Me encantaría encontrar en el camino a muchas personas que tal vez se identifiquen con lo que hago, sin embargo estoy consciente también de que habrá a quienes simplemente no les guste lo que escribo.

Para mi, que sólo soy una "aprendiz de escritora" todo es válido y lo más importante es saber que en este espacio he encontrado no sólo la forma de hacer lo que más me gusta y pues si en ese lapso logro aportar una reflexión, un sentimiento o la alegría y la risa que provoca el compartir una idea loca, tal vez en el instante mismo que eso suceda, habré cumplido mi objetivo.

Así que para ya no hacer más largo este rollo y sin importar también: ¿cómo haya sido que llegaste hasta este blog?, te agradezco el tiempo que te tomes para leer lo que escribo y del mismo modo espero que disfrutes tu estancia en este pequeño espacio del ciberespacio al igual que lo hago yo.

¡Bienvenido!
***********

viernes, noviembre 14, 2014

Viernes en Corto: "Cambio de Baterías"


Hacía un buen tiempo ya que dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores no nos tocaba ver un "Viernes en Corto". Como dicen que nunca es tarde para retomar las cosas que nos gustan, en esta mitad de Noviembre y final de semana, quiero dejarles uno muy especial que invita a reflexionar sobre ese eterno dilema relaciononado con el hecho de si en el futuro los robots podrán ser capaces de experimentar emociones y sentimentos humanos, 

Este ha sido el principal tema y argumento de innumerables películas y aunque cada uno de nosotros puede tener su particular punto de vista al respecto, además de ese planteamiento, este cortometraje elaborado en 3D nos lleva a cuestionarnos sobre la imporancia de convivir con nuestros padres.

Nuestro ritmo de vida actual es acelerado y siempre con prisas, pero todo pasa, y el tiempo y sobre todo la vida no se detienen y no son la excepción...

¡Que lo disfruten!

¡Buen Fin de Semana Largo! (para todos los lectores que viven en México). 

lunes, noviembre 10, 2014

"Páginas Sueltas" de Diario Inédito.


"Desde hace varios años yo siempre te pregunto: ¿cuál es el plan para mi?, y me queda muy claro que todo lo que he vivido hasta ahora no fue más que parte de un proceso para que yo descubriera quién era y lo que hay en mi interior para ofrecer"...

sábado, noviembre 01, 2014

De Visiones y Lamentos en El Puerto...


...No era la primera noche en el puerto y en aquel final del día, las calles todavía estaban vestidas de oscuridad y fiesta con motivo de un baile sabatino en un parque cercano. 
Yo estaba exahusta, así que decidí recluirme temprano en la habitación de ese hotel que ocupaba justo a la orilla del mar.

Recuerdo que el cielo estaba repleto de estrellas y el mar en aparente calma... Aunque en las calles de aquel pequeño poblado aún había gente a esa hora de la noche, la playa estaba casi desierta, uno que otro pescador pasaba por ahí de cuando en cuando, y a lo lejos tan sólo resplandecían las luces de la ciudad.

Después de una buena ducha que ayudó a despojarme del calor y el agobio del día, a pesar de no ser tan tarde, caí en un sueño profundo sin tener nada en particular en la mente... Podría haber sido una noche más tan lejos de casa, pero de manera inexplicable y en plena madrugada mi sueño se interrumpió.

Cuando abrí los ojos todo estaba oscuro... La única luz provenía de mi aparato celular que sobre el buró contiguo a la cama indicaba que pasaban ya de las dos de la madrugada... Desorientada y un tanto somnolienta, sabía que mi organismo necesitaba más horas de sueño, pues a pesar de que llevaba más de cuatro horas durmiendo, una extraña sensación me hacía creer (hasta casi convencerme), de que  era como si apenas hubieran pasado quince minutos desde el momento en que puse la cabeza en la almohada y cerré los ojos.

Estando sola, a esa hora de la madrugada, por reflejo, lo primero que se me ocurrió hacer fue voltear hacia la ventana que daba hacia la playa... A diferencia de unas horas el clima había cambiado por completo y aunque la oscuridad era densa, tras la persiana (hecha de manera muy rudimentaria con varitas de madera); era evidente que el clima se habia transformado por completo y de ser una noche apacible, el viento fuerte y los relámpagos que iluminaban por espacio de un microsegundo la oscuridad de la noche, evidenciaban que se acercaba una fuerte tormenta.

A excepción de unas cuantas casas en los alrededores, el hotel era la última construcción antes de llegar al punto donde comenzaba el mar abierto y fue justo ahí desde donde comenzó a escucharse la voz de una mujer...

En un inicio era como un susurro... No era una voz que articulara palabra alguna, pero se escuchaba cerca, al pie de aquella edificación que resguardaba el hotel, entre la playa y unas palapas al aire libre, que conforme transcurrían los minutos, y a pesar del viento y los truenos se escuchaban con la intensidad de un lamento...

Yo me quedé inmóvil... La lluvia comenzó a golpear con fuerza la ventana, y entonces recordé que en el balcón de aquella habitación había dejado yo desde la tarde anterior unos jeans y algunas otras prendas secando al aire libre... Si los dejaba afuera corrían el riesgo no sólo de amanecer empapadas, sino de que desaparecieran por completo con la fuerza del viento... Así que luego de unos minutos de que los lamentos de aquella mujer cesaron, me armé de valor y tras prender la luz de la habitación me encaminé hacia la puerta que daba hacia el balcón...

Cuando abrí la puerta, justo en ese punto desde donde partió esa voz extraña que se convirtió en lamento, no había absolutamente nadie... La playa -como era de esperarse a esa hora de la madrugada- estaba completamente desierta y tan sólo se percibía el mar picado y el cielo repleto de nubes enfurecidas relampagueando destellos y descargas en una noche de tormenta.

Con el corazón en la garganta recogí la ropa, cerré la puerta y volví lo más rápido posible a la cama... Pero a veces, resguardarte bajo las sábanas de una cama que no es la tuya, no es refugio suficiente en un instante en que para variar ¡se fue la luz!...

No sé si sea a propósito que bajo circunstancias como esa, empiezas a recordar todas las historias terroríficas que has visto en el cine, escuchado por parte de tus amigos o leíste quizá como parte de las leyendas populares; pero en mi mente estaba tan nítido el recuerdo de que las 3:00 de la madrugada es el "Tiempo Muerto" o la "Hora del Diablo"... Tiempo en el que según los expertos, es el momento en que la actividad paranormal  alcanza su punto máximo...


Sabía que pensar en este tipo de cosas no era del todo bueno... Y mientras la lluvia arreciaba y la luz seguía sin volver aún, comencé a intentar pensar en otras cosas para distraerme y conciliar el sueño otra vez...

La voz no se volvió a escuchar, pero el sentido común hizo que me metiera a la cama y por ningún motivo volviera a voltear hacia el enorme ventanal que asomaba al balcón de mi habitación en ese hotel... La verdad no sé si fue un instante o un par de horas... Al final no sé si estaba en realidad despierta o aún dormía, pero la mente y por ende los pensamientos que pones en ella son por demás poderosos y al pensar en el amor de la persona que propició que yo viajara hasta ese lugar fue lo que logró tranquilizarme mientras pasaba la tormenta y regresaba de nueva cuenta la luz eléctrica.

Cerca de las 5:00 am y todavía con la oscuridad en el exterior, la lluvia cedió un poco y el único ruido que se escuchó entonces fue el de los pescadores que vivían en los alrededores, quienes salieron para asegurar mejor sus lanchas por medio de cuerdas, y evitar así que se desprendieran de la orilla y fueran arrastradas mar adentro por lo violento del oleaje...

Volvió a amanecer y yo no conté nada... Perdí la noción del tiempo y no supe si dormí poco o dormí mucho... Tan sólo pensé en las almas sin liberar que quizá desencarnaron en algún naufragio en otro tiempo, o de la gente que murió en combate en la época en que Estados Unidos atacó el puerto o mucho antes de que encallara en pleno Siglo XVI, la embarcación de un comerciante originario de Niza (Francia),  en honor a quien se nombró esa localidad como Antón Lizardo.

Ha pasado más de un mes desde aquella noche... Y la verdad desconozco si volveré o no a ese lugar de nuevo... Pero lo que si me queda claro es que más allá de nuestro mundo y de la vida moderna, (así tal cual la conocemos), existen seres y entes que pertenecen a dimensiones alternas a la nuestra, y que tal vez bajo ciertas circunstancias y horario, ese delicado y sutil velo entre el mundo de los vivos y los muertos es mucho más palpable y puede cruzarse con gran facilidad...

Verdad o resultado de mi imaginación a esa hora de la madrugada, en el presente me quedó una anécdota distinta para plasmar en una Página Suelta de tonalidad oscura, así como la convicción de que no obstante que en pleno Siglo XXI ya muy pocas cosas nos sorprenden, así como existe el bien, también el mal, las fuerzas oscuras y todos esos fenómenos de otras dimensiones, cohabitan junto a nosotros en esta realidad.

lunes, octubre 27, 2014

De Cartas y Peticiones Equivocadas


Hoy fui a tu casa después de tanto tiempo... La última vez que fui a buscarte fue en Veracruz, pero estuve ahí tan sólo un instante y aunque me acompañaste durante todo el camino, la verdad no hubo mucho tiempo para hablar.

Esta tarde fue diferente... Yo no tenía ningún plan, pero mis pasos me llevaron de manera inconsciente hasta a ti, y llegué hasta ese lugar en el que habitas, cuando el sol ya se había ido.
A diferencia de otras tantas veces en que he estado ahí, mi intención no era pedirte nada...

Sabes bien que desde hace tiempo estoy muy en paz, y no sé si será por eso, pero recordé todas y cada una de las veces en que he estado ahí porque necesitaba hablar contigo, pedirte algo o tranquilizar mi alma en esos días inciertos y grises en que sentía que no podía ya más.

Es increíble como cambian las circunstancias... Ya hace más de 7 años me enseñaste que las cosas que yo pido no siempre son lo mejor para mi, y es en tu tiempo -y no en el mío- cuando las respuestas llegan en forma que ni siquiera yo sabía que necesitaba.

Hace más de 9 años yo iba cada día a buscarte, y te pedía con desesperación que el único hombre que fue importante para mi regresara, que pudieramos estar ahí frente a ti y volver con el tiempo ya con una familia.

Tu respuesta llegó no mucho tiempo después, de una manera que ni yo imaginaba; materializada a través de una persona increíblemente especial de quien aprendí un montón de cosas que ni siquiera sabía sobre mi misma, y por quien realicé el mejor y más lejano viaje que he vivido hasta ahora.

Tiempo después volví hasta tu casa con el corazón roto... Y una vez más te pedí ayuda... En ese entonces necesitaba una señal para saber si estaba haciendo o no lo correcto; para tratar de entender porque razón mi camino no estaba junto al de esa persona con quien yo apostaba todo por estar en ese entonces.

Todo fue parte de un proceso; un camino que aún no estaba completo y en el que una vez más volviste a sorprenderme...

De nuevo me regalaste un encuentro -que aunque fue breve- me ayudó a sanar y a aprender lo que era amar otra vez a alguien de una manera sana y en completa libertad.

Esta noche en tu casa no pedí nada... Tan sólo te di las gracias porque al haber pasado por todo eso, me convertí en lo que soy ahora... De alguna manera me preparaste para algo mucho más grande y hermoso que forma parte de mi presente, para convertirme en una mejor versión de la que podría haber sido antes, y que entiendo es lo que tengo que ser para quien en este momento ha decidido compartir todo lo que la vida implica caminando junto a mi.

Dicen que tus planes siempre son mucho más grandes de lo que cada uno de nosotros imaginamos... Por eso hoy yo no te cuestiono si será mucho o poco tiempo... Si me quedaré en forma permanente en su vida... A diferencia de otras ocasiones y otros años, ni siquiera quiero preguntarte eso, porque finalmente aprendí que para amar sin miedo, la respuesta empieza en mi.

Tú me conoces bien, sabes que sigo siendo la misma, quizá sólo con más vivencias... Desconozco cuáles son tus planes, pero confío hasta en los días y las noches en que humanamente dudo (pues sigo siendo tan imperfecta), pero me fui de ahí tan en paz como llegué y con un profundo agradecimiento hacia tí, porque he sido una mujer muy afortunada...

Esta noche no te voy a pedir que esa persona nueva que has puesto en mi vida y en mi corazón se quede para siempre -pues eso sería demasiado pretencioso- y después de todo este camino recorrido, creo que el mensaje que me has dado es muy claro... Quieres que me dedique simplemente a disfrutar el instante presente, que confíe y me limite a vivir...

Gracias por ese maravilloso regalo y gracias por esa persona que en mi presente contribuye en gran medida a que hoy, en este momento, me sienta en paz y muy feliz.

Buenas noches... 

sábado, octubre 25, 2014

La Foto Perfecta...


Siempre he dicho que los recuerdos son como fotografías instantáneas captadas de momentos hermosos o increíbles que experimentamos a lo largo de nuestra vida y que vamos guardando en un álbum adentro de nuestra alma... 

Algunas de esas imágenes las compartimos, mientras que otras las colocamos en un apartado muy personal y privado al que no tiene acceso absolutamente nadie y que quizá sólo podríamos compartir con la persona que en el pasado nos ayudó a construir esos instantes (independientemente de que esté o no esté)...

Dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores yo he hablado infinidad de veces acerca de eso, pero hoy quiero conversar con ustedes de otro tipo de imágenes, esas que cada uno de nosotros creamos en nuestra imaginación.

La idea de tocar este tema en especial, surgió hace apenas unos cuantos días atrás, cuando platicando con una muy buena compañera de trabajo acerca de los problemas que en este momento tenemos para poder realizar mejor nuestra labor, yo le comentaba que yo confiaba en que las cosas mejorarán y por ende a todos nos vaya bien, y que por eso me imaginaba la mesa de nuestra sala de asesores repleta de papelería de nuestros clientes y nosotras sin darnos abasto para llenar tanto formato.

Ella me decía que le gustaba la manera tan optimista como yo veía las cosas y que eso le daba esperanza también, entonces me compartió que una vez alguien le dijo que para que las cosas sucedan uno tiene que visualizarlas como en una fotografía perfecta y que esa imagen debe encerrar todo lo que soñamos y aspiramos alcanzar...

Ese es un ejercicio de visualización que los psicólogos y terapeutas utilizan con mucha frecuencia. Mi compañera de trabajo decía que en su "Foto Perfecta" ella se veía rodeada de su familia y muy contenta, afuera de una enorme casa y con una camioneta estacionada también en el exterior. Cuando alguien le preguntaba ¿de quién era esa camioneta?, ella respondia que era suya, y también al cuestionarle si estaba cierta persona que formó parte de su pasado, ella decía que NO.

Para quienes soñamos despiertos esto no es algo nuevo, pero creo que independientemente de si somos soñadores o vivimos con los pies totalmente anclados sobre la tierra, cada uno de nosotros sueña y visualiza las cosas que quiere para su futuro.

Ahora mismo tú que lees esto, seguramente tendrás en tu mente la descripción gráfica de lo que es tu "Foto Perfecta"... Esta se construye con tus sueños y tus anhelos, pero también con tus dudas y tus miedos, pero el secreto está en darle mayor peso a todo lo que es positivo, y aún más importante: tener la completa seguridad de todo LO QUE QUIERESLO QUE NO QUIERES  también.

Dicen que no es bueno obsesionarse con el futuro, porque te puedes perder de todas las cosas buenas que tienes en el presente, pero creo que tampoco es malo visualizar todo eso que le da sentido a tu existencia y te alimenta el alma... Así que si yo les compartiera en este momento mi "álbum de fotos" creadas desde la imaginación, lo encontrarían repleto de fotos que incluyen una madrugada de insomnio por la emoción de un viaje, toda una noche frente a una chimenea, viajes en globo, y días cotidianos en una ciudad compartiendo para siempre lo bueno y lo malo al lado de alguien con quien espero la vida esta vez si me permita la posibilidad de permanecer mucho tiempo.


Para que las cosas sucedan, uno tiene que provocarlas y los sueños son el mapa que de alguna forma va delineando el rumbo que cada uno de nosotros tomamos en nuestra vida. Por eso es lindo contar con alguien que sea tu cómplice y que te acompañe durante esa travesía en la que esas imágenes perfectas que creas con tu mente, a base de mucho trabajo y esfuerzo, puedes propiciar que se vuelvan reales...

¿Cómo es en este momento tu foto perfecta? ¿Qué es lo que ves? Y lo más importante: ¿Te ves tú dentro de esa imagen? ¿Quienes quieres que estén y a quienes no quieres ahí ya?

La vida se construye a base de cada uno de los días que vamos viviendo... Así que dale importancia a lo que realmente es trascendente, trabaja duro, fluye con lo que te toca vivir en este día, pues como leí por ahí: "Tu mundo es un globo lleno de ilusiones... No dejes entrar a gente con alfileres"...

En pocas palabras cada uno de nosotros tiene derecho a trabajar para que su "Foto Perfecta" se vuelva real y se materialice, así que a pesar de las dificultades, no dejes de soñar, de creer e imaginar. 

¡Buen Fin de Semana!

jueves, octubre 16, 2014

Regaladores de Esperanza


Ayer me tocó trabajar la mayor parte del día en la calle, y afuera del IMSS No. 6 me encontré esta leyenda en un poste y luego en en este otro lugar que aparece en esta imagen que comparto con ustedes el día de hoy.
Me llamó mucho la atención y lo primero que vino a mi mente en ese instante fue que Acción Poética ha trascendido los espacios y lugares de expresión, pero, hoy por la mañana me puse a pensar que esto ya es algo que va mucho más allá de eso, para mi fue la manera en que alguien quiso regalar por medio de palabras un poco de esperanza.

No se sabe quien fue y cada uno de nosotros podría imaginar mil rostros e historias diferentes; pero lo importante aquí es que quien quiera que haya sido es simplemente un "Regalador de Esperanza" y la dejó al alcance de los ojos de cualquier persona que pase por ahí...
Para muchos será una simple calca, otros quizá por ir con prisa ni siquiera la verán; pero para quienes soñamos y buscamos en todo lo cotidiano la magia, es eso, un trocito de esperanza, colocado ahí para quien lo quiera tomar y llevárselo (sin que necesariamente sea de manera material).
Todos nosotros, siempre buscamos encontrar algo o alguien que nos cambie el día, que le de sentido a nuestra existencia y cuando no lo encontramos nos decepcionamos; pero creo que la respuesta es muy simple... Cuando en medio de tanta cosa no encontramos nada es que somos nosotros quienes tenemos la posibilidad de ser esos "Regaladores de Esperanza"...
El mundo sería algo muy distinto si cada uno de nosotros tuviera la capacidad para regalar a diario y sin esperar nada a cambio, cosas tan sencillas como esta.